EDITORIAL : La necesaria transparencia

Al tenor de la decisión del jefe del Ejecutivo de adoptar la transparencia como divisa de su administración, debe esperarse que la Autoridad que regenta la materia en el país esté a la altura de este compromiso.

 

Según la Ley, “las instituciones del Estado están obligadas a brindar a cualquier persona que lo requiera, información sobre el funcionamiento y las actividades que desarrollan”, mientras que, entre otras funciones, la Autoridad mencionada debe “ser organismo rector en materia de derecho de petición y acceso a la información pública, protección de datos personales, transparencia, ética y prevención contra la corrupción a nivel gubernamental”, al igual que “contribuir a que la Administración Pública se ejecute en un marco de legalidad e integridad en el que los derechos de los ciudadanos estén protegidos” Además de ”fiscalizar la Ley de Transparencia”, también ha de “promulgar e implementar las políticas de prevención contra la corrupción”.

 

Si la anterior gestión de la ANTAI cumplió con estas tareas, no es algo que la ciudadanía perciba o pueda acreditarle a ese despacho. Bien decimos en Panamá que aquí no faltan leyes; si, quienes las hagan cumplir, respondiendo por la misión que la sociedad y el Estado les confía.

 

  • Visto: 195