La cuota de paridad

Un argumento no tiene porqué reñir con el otro. En la búsqueda de los mejores profesionales para ocupar las jefaturas de los ministerios debe primar el talento y los valores humanos.

 

Sin embargo, la relación ministros-mujeres ha sido históricamente desproporcionada por razones culturales más que por ausencia de capacidades femeninas.

 

Es erróneo asignar cualidades exclusivas a determinado sexo, cuando lo acertado es diversificar las posiciones de mando, toda vez ello nutra de representatividad a una población tan variopinta como la nuestra.

 

mario lara
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @mlarapty
Instagram: mariolarapma

 

  • Visto: 183