El implacable costo de vida de estos días

Quien asuma las riendas del país, el próximo 1 de julio, tendrá entre sus prioridades la recuperación urgente de la economía doméstica.

 


La reducción de los empleos y del poder adquisitivo nos golpean.


La confianza será un factor necesario para darle inyección a la empresa privada, también afectada por la reducción de sus ingresos y el despido de miles de valiosos trabajadores.


Si insistimos, en los próximos cinco años, en venganzas, desquites y persecuciones, más allá del imperio de la ley, este país se irá al traste y eso no lo queremos.

 

  • Visto: 84