EDITORIAL : Julian Assange, un caso para el debate

Si WikiLeaks no hubiese publicado miles de documentos secretos que involucraban a los organismos de inteligencia de Estados Unidos, a gobiernos y empresas multinacionales, poco sabríamos de lo que se esconde detrás de los grandes poderes mundiales.

 

Sin embargo, Estados Unidos reclama, a la luz de su justicia, que Julian Assange es responsable de vulnerar su seguridad nacional y de cometer el grave delito de piratería informática.


La otra pregunta es sobre la libertad de información y el acceso al que deben tener los ciudadanos de los documen tos, investigaciones o hechos que le afectan.


WikiLeaks y Assange rompiendo con casi un siglo de silencios impuestos por las poderosas potencias pusieron en jaque prácticas que ahora son vistas con mucho detalle.


Lo que se avecina es una dura batalla de Assange y sus abogados para evitar que la extradición pedida por los Estados Unidos se concrete pronto.


El mundo libre reclama y demanda acceso a la información y algo cierto es que, después de Assange, eso cambió.

 

  • Visto: 383