La relación candidato-diputado

Endilgarle a un candidato presidencial los pecados de un diputado es una necedad. Primero porque ese HD fue escogido por una población para que los representara y no por el aspirante para su beneficio político.

Además, el candidato no es necesariamente (hay casos) el presidente del partido y su poder está limitado por la posibilidad de su triunfo. Ahora bien, ello no impide que estos presidenciables cuestionen el modus operandi de un órgano legislativo plagado de clientelismo.

 

 

Y esta crítica es muy valiosa y el silencio muy comprometedor.

 

 

mario lara
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @mlarapty
Instagram: mariolarapma

 

  • Visto: 230