Mucho camino por recorrer en paridad

Ni la política ni la empresa privada dan el ejemplo. Temor de ellas y discriminación de nosotros, o una combinación de ambas, frenan el acceso de las mujeres a puestos de mando.

 

No pasa por el hecho de que se rehúsen a aspirar, lo que algunos catalogan como una tímida actitud de género.

 

Pasa por condiciones que alientan la ambición masculina, al considerarla obvia en la naturaleza del hombre, y que en el caso de ellas se malentiende como desafiante y arriesgada. El clima mejora, pero algunos siguen apegándose a criterios desfasados.

mario lara
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @mlarapty
Instagram: mariolarapma

 

  • Visto: 422