El trabajo del Tribunal Electoral

Algunos actores políticos, que aspiran a cargos de elección popular por la libre postulación, han hecho acusaciones muy serias a los tres magistrados del Tribunal Electoral y a la misma entidad porque ellos no están, para nada, de acuerdo con diversas decisiones de carácter electoral.


Si comparamos la actuación del Tribunal, antes de 1989 y después de 1990, tenemos que confirmar que lo que ha ocurrido en democracia es un avance irreversible y no un retroceso.


Falta mucho para perfeccionar el sistema electoral, pero en cada elección el país está ganando fortaleza cívica, participación ciudadana y responsabilidad entre los partidos políticos, los líderes de la sociedad civil y los ciudadanos.

 


Pretender que se gana gracia o respaldo popular, introduciendo la desconfianza hacia el árbitro idóneo de nuestros comicios refleja miopía política e inclusive es una irresponsabilidad.


¿Fraude? Hace rato andan con ese cuento, otra historia promovida por aquellos que no participan o no creen que pueden ganar. Esos tiempos, señores, ya pasaron.

 

  • Visto: 327