El fracaso de la Defensoría del Pueblo

No es la primera vez que denunciamos el estado de grave deterioro al que ha llevado el funcionario que ocupa el cargo de Defensor del Pueblo, a una institución creada para tutelar y defender los derechos humanos de los panameños.


Además de ser una burocracia bien pagada, su función es invisible, sin relevancia y en la gran mayoría de los casos de adorno y muda.
La investigación que anunció la Asamblea Nacional debería terminar con una recomendación: la remoción del Defensor del Pueblo, por no hacer lo que corresponde con el cargo.

JAMES APARICIO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter:@jamesapariciopa
Instagram:jamesapariciopadre

 

  • Visto: 190