Cuando el negativismo intoxica al país

 

Todos los días confirmo y descubre que miles de panameños están construyendo, sin que ello signifique que es fácil o que no se produzca un traspié, un futuro para ellos y su familia.


El gran dilema del país, ahora en medio del debate electoral y el cambio inminente del gobierno, vía las urnas, es que estamos bombardeados por innumerables noticias negativas, muchas de ellas exageradas y otras repetidas como guion hasta producir hastío y cansancio.

En Panamá ocurren cosas buenas. Las dificultades no significan que estamos en un precipicio.


JAMES APARICIO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter:@jamesapariciopa
Instagram:jamesapariciopadre

 

  • Visto: 105