EDITORIAL : Sangre en las manos de Maduro

Mientras el régimen lo niega, organismos multilaterales pronostican que a la vuelta de unos meses la inflación en Venezuela alcanzará récords históricos y mundiales, al tiempo que el exilio de ciudadanos de ese país es ya el más grande conocido en las Américas.

 

Nicolás Maduro sostiene que todo es patraña de la oposición y se niega a hablar de crisis humanitaria, cuando allí millones de personas carecen de lo más mínimo.

En ese contexto, se produjo la muerte de un concejal opositor detenido horas antes por autoridades, las que, según conceptos universales en materia de derechos humanos, tenían la responsabilidad de su garantizar su vida y las cuales hablan de un suicidio, negando incluso a sus allegados la posibilidad de ver el cadáver.

El caso ha hecho arreciar la condena internacional sobre la dictadura, reacia como la de Nicaragua a dar explicaciones por sus actos de barbarie. Es obligación moral de los países democráticos afirmar las presiones sobre dichos gobiernos, como una manera de defender la vida y los valores civilizados.

 

  • Visto: 423