EDITORIAL : Algo más que diplomacia

Las declaraciones del presidente en el sentido de que se considera el área de Amador dentro de las opciones para edificar la sede de la embajada de la República Popular China en nuestro país, introducen un elemento a considerar con notoria seriedad dado lo que está en juego.

 

Es cierta la importancia de las relaciones bilaterales con la potencia asiática, como es cierto el rol destacado de esta dentro de los usuarios del Canal. Pero los terrenos a los cuales se alude son de hecho de una vocación turística y por lo tanto distinta al uso que tendría si en ellos se concreta la sede mencionada.

De igual modo, y sin que en ello quepan chauvinismos absurdos y sin sentido, las tierras revertidas junto con la vía interoceánica están llamadas conservar cierto carácter de exclusivas dentro del patrimonio de la nación, generando – eso sí – el mayor beneficio posible para los panameños.

Flaco servicio se hace el mandatario dando pie, por cuenta de esto, a polémicas innecesarias e improductivas.

 

  • Visto: 404