EDITORIAL : La Fuerza Pública y los ciudadanos

El respeto mutuo entre la fuerza pública y los ciudadanos es condición insalvable para un clima de seguridad, entre otras razones porque permite el desarrollo de acciones para combatir el delito en diversas modalidades.

 

El personal de Policía, en particular, debe tener una comprensión cabal de los derechos humanos por cuanto le corresponde su tutela. Por su parte, la ciudadanía ha de reconocer en los miembros de dicho cuerpo un colaborador de la tranquilidad comunitaria.

Por ello no tiene justificación que algunos procedan contra integrantes de la Policía con el salvajismo visto de parte de una persona en días recientes. Podría decirse que ello es muestra del deterioro que sufren principios y valores en nuestra sociedad, pero tampoco puede aceptarse bajo tal argumento atropellos como el que se comenta.

En circunstancias así es necesaria la aplicación drástica de las leyes, a riesgo de permitir que cundan ejemplos nefastos como este. Si la autoridad no se respeta, dónde iremos a parar?

 

  • Visto: 249