EDITORIAL : Ni en los tiempos más oscuros

Ni en los tiempos más oscuros del pasado que recuerde la república se habían dado tantos embates contra el ejercicio del periodismo en el país, en cuanto al número de comunicadores objeto de querellas por parte de quienes ven en la investigación periodística una amenaza para sus manejos tortuosos.

Develar los entramados corruptos pasa necesariamente por incomodar a los que, amparados en los puestos que ocupan, se acreditan el derecho de llevarse por delante las garantías de la libre expresión y la información abierta.

Nada les importa si deben ser los primeros en rendir cuentas a la sociedad por sus actos; el concepto de transparencia no les preocupa lo más mínimo al considerar que están por encima de las leyes, el Estado y la Constitución.

Como creen encarnar el poder, pueden arrastrar a los tribunales a quien quieran. Este aspecto en particular afirma el diagnóstico ominoso que se hace de nuestra institucionalidad, porque se pliega y allana el camino al santuario de la impunidad.

Así, el periodismo independiente, al margen del medio donde se ejerza, es solidario en estos momentos con los periodistas víctimas de tales atropellos. En su defensa, estamos.

 

  • Visto: 483