EDITORIAL : Los problemas del Seguro Social

Si algún caso ejemplifica y representa de manera descarnada el estado de la salud pública en el país, es el de los pacientes-víctima del dietilenglicol.

 

Tras varios gobiernos y sendas administraciones de la Caja de Seguro Social, los afectados por el envenenamiento colectivo continúan como parias de un sistema que abandona a su suerte a quienes no tienen opción distinta para procurarse atención médica.

De forma paralela, el Estado acumula demandas millonarias por este y otros conceptos relacionados, nada menos, que con la violación del derecho a la salud, que supuestamente debe beneficiar y cubrir por igual a todos los habitantes del país.

Todo avance que se planifique o que se logre con relación a la salud en Panamá, debe incluir la corrección de las injusticias cometidas hasta ahora, en este campo, con las víctimas mencionadas y todas demás. Ello es, además de impostergable, inexcusable.