EDITORIAL : El clientelismo con dinero del Estado

Con desparpajo escandaloso, un diputado advierte de que no puede jugarse con la navidad de sus electores, al enterarse que el Contralor General no refrendará gastos con fines políticos, como la compra de tarjetas, jamones o pollos congelados.

 

Colegas suyos dicen que por décadas han mantenido dicha práctica populista, la que consideran por completo normal dentro de los cánones políticos criollos.

No faltan a su verdad de acomodo, pero cualquiera puede preguntarles por qué tanta generosidad no la cargan a sus bolsillos personales, en vez de hacerlo con los impuestos que pagamos todos los panameños. Aunque marcha a paso lento, hay que reconocer los esfuerzos que se hacen para desmontar el esquema corruptor que sostiene la política reeleccionista en el país

. Es un propósito que necesita del apoyo incondicional de la sociedad para promover, entre los ciudadanos, el rechazo hacia toda expresión de dádiva, en canje por nuestros votos a la hora de elegir en las urnas. Por fortuna, nuestra democracia genera cada vez más rechazo hacia estas conductas deplorables. Y así quedará demostrado en los siguientes comicios generales.

 

  • Visto: 444