EDITORIAL : Los peligros de la demencia populista

La dictadura que oprime a Venezuela sigue dando tumbos y hundiendo a un país que fue ejemplo de democracia y progreso.

La crisis económica y política que estremece al país suramericano, y que produce el inevitable éxodo de miles de venezolanos, está aumentando tensiones sociales con Colombia, Ecuador y Brasil.

Nicolás Maduro y su regimen no saben que tarde o temprano tendrán que responder por sus crímenes y sus actos delincuenciales.

La comunidad internacional y las naciones democráticas están claras que la dictadura se ha impuesto con las armas y el poder la represión abierta.

Sin embargo, esta agonía no termina porque Maduro, los Generales del ejército y el partido en el poder se robaron la democracia y el futuro inmediato de la buena Venezuela.

Caerán, claro que caerán, a pesar de los carcelazos, las campañas sucias, los juicios amañados, la violación de la ley, la violencia institucional y las decisiones demenciales de un tirano sin inteligencia.

Venezuela será libre, democrática, incluyente y moderna muy pronto.

De esto no tenemos dudas y estamos seguros.