EDITORIAL :El futuro del sector agropecuario

Decir que el sector agropecuario es el olvidado eterno de nuestros gobiernos es algo ya, además de inútilmente reiterativo, cajonero; lugar común que alude a nuestros problemas estructurales, arrastrados por décadas de promesas vacías y fórmulas estériles de solución.

Ha sido necesaria la protesta cohesionada y unísona de sus productores, para hacerse escuchar por el país y por un gobierno hasta ahora ajeno a sus preocupaciones, la cuales configuran una aguda crisis que ya puede permanecer a la espera de simples paliativos transitorios.

La producción de nuestro campo y el esfuerzo sacrificado de quienes lo trabajan son víctimas de políticas divorciadas de nuestra realidades y favorecedoras en cambio de estrategias comerciales que deben ser corregidas.

Al reclamar que sus argumentos fueran atendidos por el Jefe de Estado, los representantes de los productores apuestan a que, pese a faltarle solo meses para concluir su mandato, el gobernante oriente acciones que enderecen el rumbo.

También es una manera de recordar, a los que esperan reemplazarlo, que ellos están en pie de lucha por la vigencia de sus derechos de sus derechos y el resarcimiento de todo lo que han padecido.

 

  • Visto: 221