TOPSHOT-NICARAGUA-UNREST-FEATURE.jpg

¿Cuándo las fieras se han vuelto vegetarianas?

Las tiranías se atrincheran en el terror de perder del poder y lo defienden a dentelladas de violencia ciega. Lo hizo la dinastía de los Somoza y busca hacerlo la que pretenden instalar en Nicaragua los esposos Ortega -Murillo.

Ambos regímenes se asemejan al calco. Pero la segunda puede llegar a superar en brutalidad a los “Tachos”. En 1959, en León, una rebelión contra el gobierno arrojó cuatro víctimas fatales, en un enfrentamiento contra una fuerza regular única.

Ahora, los nicaragüenses “luchamos contra las fuerzas de choque de la Juventud Sandinista, los motorizados, los policías antidisturbios, los trabajadores del estado y grupos delincuenciales”, declaran testigos de las masacres.

Esto explica que en algunas semanas la cota mortal de asesinatos supere los 350, la mayoría con “impactos de bala del pecho para arriba”.

El tenor vesánico de esta represión ya no respeta religiones ni altares – como hiciera en su momento con Monseñor Romero, en El Salvador – porque la consigna es asumir las justas protestas ciudadanas con llamado a zafarrancho de combate.

Y el drama puede prolongarse si, como en el caso de Nicolás Maduro, la comunidad internacional sigue como espectadora del asunto creyendo que las fieras van a entrar en razón, cuando están dispuestas a llevarse por delante las vídas que sean necesarias.

 

  • Visto: 246