EDITORIAL : Del hacer de la justicia y del espectáculo

Del hacer de la justicia y del espectáculo

La justicia verdadera no da espacio a la venganza revanchista. Todo lo contrario, por cuanto dispone lo necesario para asegurar al encausado las prerrogativas que él pudo haber desconocido a otros en la causa que se le sigue.

Así, en el caso de Ricardo Martinelli, la justicia panameña está sometida a las exigencias de la independencia y la objetividad, de manera que se asegure al ex mandatario un juicio por completo imparcial y ajeno a apasionamientos segados, porque no hay nada más ajeno a los intereses de la justicia que los estimulados con el fragor de la política.

Llegado el momento y puestas en la balanza las pruebas acusatorias, en igual medida su defensa debe contar con las garantías que faciliten su trabajo.

De la sociedad también se espera una actitud mesurada y respetuosa frente al asunto; que rechace la banalidad de los espectáculos que puedan avergonzarnos ante el mundo y nosotros mismos.

En ese sentido, lo relacionado con todo esto nos mostrará cuanto ha madurado nuestra democracia. En el fondo, de eso se trata.

 

  • Visto: 210