No hay fronteras para el conocimiento musical

Desde hace varios años, estas chicas hacen un gran esfuerzo por viajar 442 kilómetros desde Chiriquí hasta Panamá, para aprender, compartir y deleitarse con el Panamá Jazz Festival, escuela que las ha ayudado a desarrollar su talento por el violín y la viola.

Diana Ramírez, de 15 años, se enamoró del violín hace siete años. Viaja desde David y aunque es agotador el trayecto, no se desanima, porque busca ser una excelente artista.

Johanna Garrido de 15 años viaja de la Riviera, Chiriquí desde el 2012. Para ella no hay nada difícil en el aprendizaje, le gusta superar retos. Ha hecho amistades.
A ellas se les une su amiga Nyssa Valenzuela, de 14 años, quien contó que su amor por las melodías nació desde niña, cuando veía a su profesor apasionado por este arte, tiempo después entró en la academia. Estudió violín dos años y ya lleva 24 meses aprendiendo sobre viola.

Karoline Santana
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @karolineliz
Instagram: @karo1722

ImprimirCorreo electrónico