Miedo, principal aliado del cáncer de próstata en Panamá

Este es el mes de la prevención del cáncer y aunque se le da prioridad a la cinta rosada, los hombres también tiene que tomar conciencia del peligro que tienen en la próstata.

De acuerdo con el registro hospitalario de 2013, el cáncer de próstata se anotó 227 casos en Panamá. Según grupo de edad, la incidencia más alta se presentó en pacientes de 60 a 69 años, con 96 casos, un 42.3%.

Aunque se organizan campañas de prevención a nivel gubernamental y de institución privada, la falta de información y el miedo alrededor del padecimiento lo convierten en un problema que sigue afectando al hombre.

A nivel latinoamericano, uno de cada cuatro pacientes llega tarde a su primera cita de detección, asegura el Dr. Francisco González, Gerente Médico de Oncología de Janssen (farmacéutica). Agrega que esa es la principal barrera para curar a tiempo.

“La principal ventaja de la detección temprana es tratarla. A nivel internacional, un 35% de los pacientes llega cuando ya los tenemos que trasladar a cuidados paliativos porque no hay nada que hacer; temor a la realización de exámenes clínicos, mitos de sexualidad y otros temas personales son los peores enemigos del paciente”, afirmó González.

Las posibilidades

Aunque el flagelo se presenta en pocas ocasiones en hombres menores de 40, no debe descartarse la posibilidad. La enfermedad se propaga rápido después de los 50 años; alrededor de 6 de 10 casos se detectan en hombres mayores de 65.

Cuando el tumor de próstata hace metástasis resiste a los tratamientos médicos o quirúrgicos que bajan la testosterona, esto ocurre cuando se ha propagado más allá de la glándula y avanza.

Nuevos tratamientos

El tipo de terapia hormonal representa una innovación de gran valor para pacientes con cáncer de próstata avanzado que hacen metástasis. Un ejemplo es el acetato de abiraterona (molécula).

Entre los beneficios terapéuticos más importantes: detiene o desacelera la producción o acción de la testosterona en el cuerpo, disminuye el ritmo de crecimiento o reduce el tamaño del tumor.

Datos clínicos y estadísticos del tratamiento demuestran mejora significativa en aspectos funcionales y emotivos.

Yalena Ortíz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter @yortiz08755482
Instagram @y.ortiz

ImprimirCorreo electrónico