Escrito por el

AFP | La italiana, última superviviente conocida del siglo XIX y decana de la humanidad, cuyo régimen alimentario a base de huevos se comenta en todo mundo, celebró ayer 117 años en su pequeño apartamento de Verbania, en el norte de Italia.

Morano nació el 29 de noviembre de 1899, su primer amor desapareció durante la Primera Guerra Mundial, se separó de un marido violento justo antes de la Segunda y trabajó hasta los 75 años en una fábrica de bolsas de arpillera.

Siguiendo el consejo que le dio un médico cuando tenía 20 años, se alimentó durante casi un siglo a base de tres huevos diarios, dos crudos y uno hervido, con un poco de carne y muy pocas frutas o verduras.

Las galletas le vuelven loca, pero durante una entrevista con AFP a finales de octubre, no estaba segura de si probaría su tarta de cumpleaños: la de los 116 años le sentó mal.

"La gente viene. No invito a nadie pero ellos vienen. De América, de Suiza, de Austria, de Turín, de Milán... ¡Vienen de todas partes a verme!", exclamó.
Muy independiente, conservó su autonomía hasta los 115 años, a pesar de que ya no salía de su vivienda de dos habitaciones desde hacía 20 años. Además, lleva un año postrada en cama y necesita de un auxiliar de enfermería a tiempo completo.

Su espíritu se mantiene alerta, aunque oye muy mal, se expresa con dificultad, ve poco como para mirar la televisión y pasa gran parte del día durmiendo.