Escrito por el


En Boquete hay una regla no escrita. Lo que se ofrece debe ser de calidad. El acuerdo va desde el trabajo de quien lo cosecha hasta el servicio del que lo sirve.

La producción de una cerveza artesanal bajo estos requisitos se le antojó en 2014 al estadounidense Dave O’Keefe. La propuesta empezó en un modesto sitio en la avenida principal de Bajo Boquete.

Rápidamente, la idea tomó forma y tamaño. Fue la tierra fértil o la osadía de un grupo de músicos, probablemente ambas, lo que motivó a Boquete Brewing Company a ocupar más tarde una simpática casa de piedra, al frente del antiguo recinto, donde la rústica decoración invita a los bebedores del día a convertir la fresca brisa boqueteña en trascendentales conversaciones, como en todo buen pub.

La fecha de reapertura fue oportuna. Antes que el 4 de noviembre cambiara a 5, la cerveza se había agotado con la casa llena. No menos de 800 patriotas se citaron en la residencia, que por otra parte no dejó de destilar rock. Durante la noche, los integrantes del grupo de rock Los 33 contaron a todos los inquilinos cuánto habían deseado la ocasión.

Sus socios son Víctor Juliao, exdiputado y vocalista, Ricky Méndez, baterista; Paulo Nascimento y Miguel Brostella. El maestro cervecero, Chris Couper, es el principal autor de las India Pale, Brown, American y Coconut Ale, Rye Wheat y Pilsner.

Fuera de la casa, en el patio, The Hoppy Truck ocupa su lugar. Ceviches, alitas, chile y hamburguesas salen del food truck, confiando en la fórmula que dice que toda buena taberna no puede prescindir de una oferta gastronómica.

Desde entonces el rock no para en aquel rincón en el cual los músicos decidieron hacer su cerveza. No olvidemos que antes de Boquete Brewing, existían Los 33.