Escrito por el

EFE| "Dr. Strange", la última superproducción de Marvel, se mantiene como la gran dominadora de la taquilla en Estados Unidos al situarse por segundo fin de semana consecutivo como la película más vista. Según los datos divulgados hoy por el portal especializado Box Office Mojo, "Dr. Strange" recaudó este fin de semana 43 millones de dólares en Estados Unidos, mientras que sus ingresos acumulados a escala internacional ascienden ya hasta los 492,6 millones.

Protagonizada por Benedict Cumberbatch, la cinta relata la historia de un arrogante neurocirujano que, tras un terrible accidente, viaja para recuperarse a Katmandú, donde se le abrirán las puertas a una dimensión desconocida y a unos poderes que le convertirán en el hechicero supremo.

Por su parte, la película animada "Trolls" se anotó el segundo puesto al sumar 35 millones de dólares. Con las voces en su versión original de Anna Kendrick y Justin Timberlake, este largometraje retoma los personajes de los muñecos de juguete Troll y cuenta la historia de Poppy y Branch, dos Trolls que deberán afrontar una gran aventura para salvar su mundo.

"Arrival", la nueva propuesta del canadiense Denis Villeneuve y que cuenta con Amy Adams como cabeza visible de su reparto, recaudó en su primer fin de semana en la gran pantalla 24 millones de dólares. La cinta narra cómo una experta lingüística es reclamada por el Gobierno de EE.UU. para tratar de comunicarse con unos alienígenas que han llegado a 12 puntos diferentes de la Tierra con intenciones desconocidas.

También se estrenó con buen pie en los cines "Almost Christmas", que logró 15,6 millones de dólares. Esta cinta dirigida al público afroamericano, que cuenta con Kimberly Elise, Omar Epps, Danny Glover y Mo'Nique en su elenco, muestra la reunión por primera vez de una familia disfuncional desde el fallecimiento de la matriarca del clan.

Por último, la cinta bélica "Hacksaw Ridge", de Mel Gibson, consiguió 10,8 millones de dólares Esta película se centra en la historia real de Desmond Doss, condecorado con la Medalla de Honor, el máximo reconocimiento en las Fuerzas Armadas de EEUU, a pesar de su rechazo a portar armas mientras combatió en la II Guerra Mundial.