Escrito por el

25 años después de la fundación de la compañía, por Alfred Nobel en 1872, como fabricante de productos de voladura para minería, canteras y construcción, comenzó la actividad de cartuchería de tiro y caza deportiva, por lo que buscaron una opción para mercadear el beneficio, los calendarios.

“Necesitaban que este productos llegara de manera personal. La compañía se preguntó cómo publicitarse sin medios de comunicación. En esa época tenían sedes en Bilbao y París y creemos que a alguien se le ocurrió la idea de un cartel porque en la capital de Francia estaba de moda”, Lucas Ferreira, de Maxan.

Los anuarios se convirtieron en una manera de estar presente en la mente del consumidor todo el año. A los pintores se les pidió que la obra que crearían fuera figurativa, una imagen popular y reconocida por la gente, que tuviese referencia con la actividad de la compañía, y se ha mantenido hasta la fecha; hoy son presentadas en el Museo del Canal Interoceánico.

“Lo que verán en esta exposición, que estará hasta el 19 de febrero, es una transformación en la manera de contar las cosas y cómo evolucionó la compañía”, Ferrería.
Para este año, la empresa que efectuó al menos tres mil 500 voladuras durante la ampliación de nuestro brazo de mar, ha escogido la obra “Estuvimos en el Canal de Panamá”, de Manuel Alcorlo, para ilustrar el calendario 2017.

Yalena Ortíz
yortiz@metrolibre.com
Twitter @yortiz08755482
Instagram @y.ortiz