Tejemeneje de 8 de febrero de 2017

Este país es increíble
Que los representantes de corregimiento de Colón obstruyan la operación del ferrocaril por una demanda de dinero es la tapa del coco. Ejemplo cívico le están dando al resto de los panameños. Eso parece un chantaje.

No tienen los votos
La ausencia del Órgano Judicial y el Ministerio Público, en el debate de la ley 245, aumentó el número de votos en contra de la iniciativa. Las intensas negociaciones entre bancadas no avanzan porque los diputados están desconfiando del alcance de la delación premiada.

Lo leo y no lo creo
Alguien debe decirle a Luis Eduardo Camacho que el doble discurso no es bueno para ningún político. El eslogan de ayer, para convocar a una protesta contra la Ley 245 fue “investigaciones sí, impunidad no”. Sería bueno saber la definición suya de ambos términos.

No hay Amoxicilina
Los pacientes del Seguro Social van a las farmacias y cuando no hay un medicamento, como el en caso de la Amoxicilina, les dan un papel para llamen a otras farmacias del Seguro a ver si tienen suerte; sí, ¡suerte!

Salvemos a la familia
El Movimiento Salvemos a la Familia anunciará hoy, enh el Hotel Roma, nuevas medidas de presión para evitar que una ley relacionada con la familia avance en la Asamblea Nacional. El lobby cristiano hablará a las diez.

Tambalean los corregimientos
Hay una comisión de límites que analiza la creación de los nuevos corregimientos y eso tiene a Javier “Patacón” Ortega con sangre en los ojos. Si se aprueba la ley, antes de mayo, habrán más y más representantes. Ataja...

Como el Cool Aid en fiesta
El diputado Sergio Gálvez le dijo a su colega Ronny Araúz, también de CD, que ahora que es “cariñoso” con el panameñismo anda como el “cool aid” en fiesta. Araúz quiere estar en todo, aunque nadie lo invite. Ajoo...

El puente del terror
El puente que une el BDA con la Asamblea y las comisiones, entre Santa Ana y Ancón es un asco. El municipio de Panamá y el MOP se tiran la pelota. El paso es usado como inodoro y un puente del amor. Umm...

Para revisar el asunto
Una junta comunal abrió un curso de guitarra y, de doce matriculados, diez eran venezolanos y colombianos y dos panameños. Cuando pidieron documentos de identidad la mayoría de los alumnos estaban indocumentados.

ImprimirCorreo electrónico