Escrito por el

El gobierno se gasta miles de balboas, todos los meses, en un servicio nacional de acceso a internet gratuito, conocido popularmente como “compita”. El servicio es lento, casi parado y de dudosa calidad. ¿Qué pasa ahí?