Escrito por el

Roberto Durán es una gloria deportiva muy querida, pero  muchas veces dice  cosas que no hay que  aplaudirlas. Las declaraciones que circulan, con su voz, sobre el presidente no son propias de un campeón.