Tareas pendientes

No hay un solo sector de la sociedad que no reconozca, de acuerdo a su propia realidad y las cifras que maneja, que el país está amenazado por una recesión.

A pesar que las cifras oficiales pintan con optimismo el desempeño económico del país, importantes sectores productivos reportan caídas en sus ingresos y un enfriamiento del entusiasmo inversor.

Insisto, el diálogo con todos los sectores organizados y sociales para definir el rumbo del país es necesario.

¿Estarán los líderes dipuestos a dialogar por el bien de Panamá?

ImprimirCorreo electrónico