Prioridades invertidas

Como si fuera un salto de astronauta, la ministra de Educación anuncia que los estudiantes de bachiller en turismo deberán graduarse hablando inglés.
El inglés es necesario, pero es una contradiccon que se privelegie la lengua inglesa y se deje a un lado el aprendizaje del español.

Un porcentaje, cada vez más creciente, de profesionales panameños son analfabetas funcionales sin liderazgo, capacidad de articular un discurso, sostener un debate o tener ideas propias.

ImprimirCorreo electrónico