Debemos insistir

Durante gran parte del siglo pasado reciente las prioridades del país y los panameños fueron la consolidación de la república, la recuperación del Canal, la salida de las tropas estadounidenses del istmo y la vuelta a la civilidad con el fin del control militar de la vida civil y las instituciones de la democracia formal.

Hoy, la realidad nos obliga a repensar y esatablecer las prioridades nacionales y los asuntos de Estado que tenemos pendientes.

Una revolución educativa, el ataque frontal a la pobreza y una justicia independiente encabezan el listado.

ImprimirCorreo electrónico