Cinismo y arrogancia

Los corruptos, esos que se hacen del dinero de todos los panameños cuando están en el sector público o hacen millonarios negocios con el gobierno, siempre que los alcanza la justicia o los investigan, se declaran víctimas de una persecución política, actúan con espectacular cinismo, arrogancia y sufren, de una conveniente amnesia.

Si la justicia no los alcanza, prueba sus delitos, los lleva a juicio y no logra sus condenas, se adicionarán la a decpeción y hartazgo nacional, otra mecha más al polvorín que se acumula hace rato.

ImprimirCorreo electrónico