LOGOML

Varela ante sus horas más bajas, porque su "amigo" lo vinculó a Odebrecht

 

EFE | El presidente panameño, Juan Carlos Varela, enfrenta hoy sus horas más bajas luego de que uno de sus principales donantes y "amigo", Ramón Fonseca Mora, lo acusara de recibir donaciones de la empresa brasileña Odebrecht, poco antes de que fuera detenido por presunto blanqueo en la trama Lava Jato. Embarrar a Varela a las puertas del Ministerio Público, donde ayer se presentó "voluntariamente", lo que también hizo su socio Jürgen Mossack, para luego ambos quedar "retenidos", ha convulsionado a la clase política del país centroamericano, donde connotados personajes han tomado las más diversas posiciones, desde pedir su renuncia hasta negar que el gobernante cometiera algún pecado.

Fonseca dice que Varela le admitió haber recibido "donaciones" de Odebrecht porque "no se iba a estar peleando con todos" y además que el gobernante, con su hermano y diputado José Luis Varela y su exempleado en la empresa licorera familiar y también legislador Adolfo Valderrama, le comentaron que pusieron como presidente de la Corte Suprema al polémico José Ayu Prado por su "docilidad".

El gobernante niega haber recibido donaciones ni coimas de la firma brasileña y por eso anunció que publicará voluntariamente la lista de donantes a su campaña de 2014, no la que recibió todo su partido, pero nada dijo de hacer lo mismo con la de 2009, cuando por primera vez aspiró a la Presidencia y acabó aliado con Ricardo Martinelli. Martinelli, autoexiliado en EE.UU. y con pedido de extradición, tiene ahora en Panamá cerca de una decena de casos abiertos por supuesta corrupción. Varela lo recordó el jueves, sin nombrarlo, en su alegato de inocencia, por ser de los que están fuera del país y "no dan la cara" a la justicia, al parecer insinuando que es el expresidente quien está buscando beneficiarse de la actual crisis.

El expresidente Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), el primero y único gobernante que aceptó que su campaña fue penetrada por donaciones de un narcotraficante colombiano, José Castrellón Henao, pidió a Varela, por Twitter, que "renuncie porque no nos representa". Pérez es un veterano líder del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD). El precandidato presidencial del partido Cambio Democrático de Martinelli y procesado por corrupción, José Raúl Mulino, en arresto domiciliario, dijo en la televisión que Varela debe separarse del cargo para permitir una investigación.

Pedro Miguel González, secretario general del PRD y diputado, dijo hoy que su partido tomará posición en pocas horas, pero advirtió que para investigar a Varela, competencia exclusiva de la Asamblea Nacional, requiere una denuncia formal con una prueba, no se puede hacer solo con lo dicho a los medios por Fonseca Mora. Hace más de un año, cuando desde Brasil la fiscalía habló de la "empresa criminal" que supuestamente operaba Fonseca Mora desde su bufete para favorecer el blanqueo de capitales de la corrupción dirigida por Petrobras en el llamado caso Lava Jato, el abogado y expresidente del gobernante Partido Panameñista se reía de ello. Con el "agua hasta las narices" es que ahora señala a Varela, vociferando que en abril del año pasado se "distanció" del gobierno y reclamando "por qué no se allana las oficinas de Odebrecht en Panamá" y se le investiga en serio también a sus abogados.

El gobernante no tiene control de la Asamblea Nacional, solo 17 diputados de los 71, si se constituye en tribunal para procesarle y ya por lo menos los diputados González y la independiente Ana Matilde Gómez, debido a la gravedad de las denuncias, han manifestado su disposición a llegar al fondo del asunto "caiga quien caiga", pero con "prudencia".

La fiscal general, Kenia Porcell, también dijo que el investigado formalice sus denuncias contra Varela, aunque se ha cuidado de no mencionar su nombre en sus comparecencias públicas por la "reserva de sumario" y ha reiterado la "independencia" del órgano investigador.

En esta situación, "en donde hay algunos que quieren pescar en río revuelto", según el ministro panameño de la Presidencia, Álvaro Alemán, el sector popular convocado por el Frente Nacional de Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso) y el principal sindicato de la construcción civil, prometieron tomarse las calles este viernes, algo que no ha ocurrido al bordear el mediodía. Mientras tanto, los obreros contratados por Odebrecht para hermosear las veredas de la capital panameña, trabajan tranquilamente cerca del Ministerio Público y los periodistas hacen guardia a ver si dejan hablar a Fonseca Mora cuando lo lleven hoy ante el fiscal a continuar declarando por el blanqueo de capitales.

Foto: Onassis González

Etiquetas: odebrecht

ImprimirCorreo electrónico