Escrito por el

 

Pedro Miguel González reconoce que el principal adversario del PRD es la división interna.

Está convencido que “la primera condición para que el PRD se convierta en una alternativa es trabajar en la unidad”.

“Hay mucho trabajo para que las diferencias personales sean las que se impongan a lo interno del partido”, confesó el también diputado, en una entrevista realizada en la sede central del PRD, en Calidonia.

Es cauteloso cuando responde, pero no deja nada por fuera.

Defiende el carácter opositor del PRD y advirtió que cuando se firmó el pacto de gobernabilidad en la Asamblea Nacional, con el partido Panameñista, “se aclaró que este acuerdo no podía desnaturalizar el papel de oposición que le corresponde desempeñar al PRD”.

Empero, reconoció que las ambiciones y disputas personales desviaron el propósito del PRD.

Advirtió que el futuro de quién ejercerá la gobernanza en la Asamblea, después del 1 de julio, dependerá de la elección del magistrado del Tribunal Electoral.
“El PRD no variará su posición. En el Tribunal Electoral se necesita alguien que pueda tener conocimiento de la materia, carácter y mantener el balance”, dijo.

No descartó una figura institucional, pero aseguró que la única forma que el panameñismo impondría un candidato es con votos de CD.
Anunció que existe la posibilidad de un magistrado de consenso, pero “de no darse esa posibilidad el PRD va a mantener su postura”.

“Varela puede haber tenido buenas intenciones, pero perdió el momento para convocar a una constituyente porque postergarla por un año fue postergarla por todo su mandato”.

Cree que la falta de apoyo a la justicia, “limita la capacidad de acción del Ministerio Público” lo que permite investigaciones deficientes y “tribunales cerrando los casos de corrupción” dejando una gran frustración en la población”.

Anunció la integración de “comisiones especiales” en el PRD para hacer un diagnóstico de los temas más sensitivos para el país como el transporte, costo de vida, seguridad, educación y agricultura para presentarlos al país, retroalimentar la propuesta y tener un “proyecto político torrijista en sintonía con la sociedad panameña”.

“Cuando nos toque elegir el liderazgo electoral, en el 2018, “el PRD debe estar en otra etapa, conectado con la sociedad nacional y siendo el vehículo de tranformaciones que requiere Panamá”, aseguró González.

Para el diputado, quien “sepa interpretar la nueva realidad del PRD y su propuesta y asuma esta nueva realidad, el compromiso con ese proyecto político y esa visión compartida” será el candidato presidencial.

“El propósito es ganar el gobierno para transformar el país. Quien llegue [a la Presidencia] debe hacerlo con un compromiso con la sociedad y el partido para cumplir con los compromisos. En la medida que asumamos la responsabilidades y tareas, se irá forjando la unidad, no en torno a un candidato presidencial, sino a un proyecto”.

González dijo que en la Asamblea puede haber un pacto panameñismo-CD, una directiva exclusivamente opositora o similar a la actual, conducida por el PRD.