LOGOML

Un tranque interminable

Los tranques vehiculares hacia y desde La Chorrera a Panamá (pasando por el distrito de Arraiján) son insoportables. Son más de cuatro horas al día de ese martirio que los panameños que viven en esos distritos y los que se desplazan al interior ya no soportan más. A eso se le suma que, de lunes a viernes, desde las 8 p.m., los genios del Ministerio de Obras Públicas (MOP) cierran varios tramos del puente de las Américas, para darle mantenimiento, una acción que, aparte de complicar aún más el viaje, parece no tener un final pronto. La situación es caótica, un solo choquecito, tranca cualquier tramo de las vías hacia los puentes de las Américas y el Centenario. Lo curioso es que desde octubre de 2014, el presidente de la República, Juan Carlos Varela, anunció la ampliación, a seis carriles, de la carretera Interamericana en el tramo entre el puente de las Américas y Arraiján cabecera, un proyecto que tendría el objetivo de resolver el tranque de todos los días y que, en ese entonces, debía de ser incluido en el presupuesto del Estado del año 2015, pero pasaron los meses y nada se ha hecho. Es más, el propio Varela dijo que la obra también contemplaría una vía exclusiva para los autobuses del transporte público. En mayo de este año, el MOP publicó en el portal de contrataciones del Estado, PanamáCompra, la licitación para tan esperada ampliación. La licitación es por mejor valor, con evaluación separada. Una vez adjudicada la obra, el trabajo deberá estar listo en 912 días (2.5 años). Pero a la fecha, nada más se sabe. Paralelo a esto, el gobierno anuncia con bombos y platillos, los avances para la construcción de la Línea 3 del Metro y el cuarto puente sobre el Canal de Panamá, como otras alternativas para mejorar la vialidad en ese sector. Es curioso, que se gastarán miles de millones de dólares para estas construcciones, en vez de enfrentar el verdadero problema: la creación de nuevos empleos y focos de desarrollo urbano.

Una vez leí que, para solucionar los tranques vehiculares, se deben construir ciudades periféricas, con los servicios básicos a la población y puestos de trabajo suficientes para que NO tengan que movilizarse hacia la capital desde largas distancias, pues por sus residencias solo se puede dormir y cambiarse de ropa. Esos millones deberían invertirse en eso y no sólo en calles.

Roberto E. Robinson
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*El autor es periodista.

ImprimirCorreo electrónico