Recipientes para las comidas. Algunas advertencias

Un estudio publicado en la revista “Environmental Science & Technology”, señala que algunos recipientes para transportar o guardar alimentos resistente a grasas poseen contaminantes químicos como el flúor.

Según el estudio se encontraron estos residuos en una de cada cinco cajas o recipientes analizados. Estudios previos han encontrado una cierta relación entre otros derivados como el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el ácido sulfónico de perfluorooctano (PFOS) con cáncer de riñón y de testículo, un bajo peso al nacer, la enfermedad de la tiroides, una reducción en la calidad del esperma, hipertensión inducida por el embarazo, y problemas en el sistema inmunitario de los niños, señalaron los autores.

Resalta el estudio que desde 2011 fabricantes de EE.UU. dejaron de usar estas sustancias, pero hay países que aún lo utilizan. Se usan en una amplia variedad de productos (alfombras, tapizados, ceras para el suelo y ropa) y pueden contaminar los alimentos, ayudados por el calor y grasas de la cocción.

Eduardo Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico