Punto de Vista

Criminalizando

La doble moral y la hipocresía, mezcladas con una gran dosis de racismo y muchos prejuicios sociales, alientan la percepción que tenemos de las tradiciones de los pueblos indígenas de Panamá.

El cepo, aplicado en la Comarca Ngäbe, ha sido demonizado por voceros interesados, ciudadanos desinformados y los políticos casi siempre oportunistas.
¿Por qué se debe criminalizar una práctica ancestral conocida?

¿Será para defender a quienes ya no representan los verdaderos intereses indígenas sino los de otros?

ImprimirCorreo electrónico

Las buenas noticias

Uno de los retos del periodismo de hoy, es contar lo bueno que tiene lo cotidiano de la vida. En la escuela de periodismo nos enseñaron que el conflicto, la corrupción y la tragedia son lo que más interesa a los consumidores de historias noticiosas.

Esta filosofía de la cobertura informativa termina siendo, muchas veces, anacrónica y también arcaica. El periodismo debe exigirse el equilibrio, para ensalzar la rica diversidad de acontecimientos y noticias buenas y positivas.

ImprimirCorreo electrónico

Basta de excusas

Dos series de explosiones en el centro neurálgico de la distribución de electricidad, sendos apagones el viernes y lunes reciente y la confirmación de un sistema eléctrico frágil y la posibilidad de nuevos cortes, son para pedirle la renuncia a todos los involucrados y responsables de darle electricidad al país.

Es inaceptable que se culpe a la Contraloría, al sistema de compras o a pelúa por lo que debió resolverse hace mucho tiempo.
Si la reina no tira besitos y baila, entonces que no sea reina.

ImprimirCorreo electrónico

¿Y nuestros derechos?

Los gobernadores y alcaldes tienen que ponerse de acuerdo en un propósito nacional: recuperar los espacios públicos para las familias.
El plan del alcalde José Isabel Blandón de darle a la capital lo que perdió por la desidia y el clientelismo es correcto.

Sin embargo, debo pedirle que no condene ni criminalice a nuestros vendedores humildes, llevando a lugares donde no tengran ingresos o que invente vías para los ciclistas que serán usadas por una minoría, afectando al resto de la capital.

ImprimirCorreo electrónico

Aquí cabemos todos

La xenofobia, el racismo y clasismo son amenazas ideológicas que la sociedad democrática enfrenta todos los días.

Una débil educación en valores y una estructura familiar basada en la frivolidad, alejada de la fe, la solidaridad y el amor al prójimo hacen crecer una ideología individual y colectiva terrible y perversa.

Convoco a todos los panameños de bien, que somos la mayoría, a poner en marcha una resistencia activa contra la satanización por raza, color o dinero. Ese no es el Panamá incluyente, que ama

ImprimirCorreo electrónico

No estaba de parranda

El fin de semana me preguntaron insistentemente, amigos y colegas si tuve una colisión terrible entre Costa del Este y el Corredor Sur.

El año pasado hasta pésame por mi fallecimiento le enviaron a mi familia y me llamaron para preguntarme si era cierta versión sobre que estaba muerto.

A principios de año circularon un listado espurio donde me incluían entre los que recibieron millonarios fondos de Odebrecht.

El rumor en las redes es el principal enemigo de la verdad. Por ahora, tomarlo como una chaza afectuosa y broma.

ImprimirCorreo electrónico

¿Y la mano dura?

En la lucha contra la delincuencia hay dos corrientes. Una propone incorporar a los delincuentes con programas sociales intensos, ayudas monetarias y puestos de trabajo.

Un grupo menos optimista con la resocialización apuesta por la mano dura para arrinconar a los líderes del crimen local y destruir sus fuentes de financiamiento y blanqueo de sus capitales.

Crece el número de panameños que exige mano, operativos sin descanso y un acoso a todos los delincuentes

ImprimirCorreo electrónico

¿Cuántos Panamá hay?

Vivimos, al mismo tiempo, en varios países llamados Panamá que quedan geográficamente en el mismo lugar.

Todo dependerá y está sujeto al diario, televisora o estación de radio que nos dé las noticias o al partido político, dirigente o gremio que nos hable de los temas de la vida real.

Lo cierto es que hay una combinación de sentimientos muy encontrados, de desasosiego, desencanto y me atrevería a decir de molestia acumulada porque se prometen cambios y no pasa nada.

ImprimirCorreo electrónico

Crímenes de Estado

El informe de la Comisión de la Verdad sobre los desaparecidos y asesinados, entre 1968 y 1989, documenta 110 casos de panameños que fueron víctimas de la incursión del poder militar en el país.

Otra Comisión, conformada el año pasado debe decirnos cuántos panameños murieron durante la intervención militar norteamericana Causa Justa del veinte de diciembre de 1989.

Los crímenes del Estado Panameño, durante la dictadura militar, fueron documentados. Todavía muchos no saben dónde están sus familiares y no han logrado justicia

ImprimirCorreo electrónico

No hay circulante

Las cifras de  un crecimiento económico espectacular, que nos muestran los ministerios de Economía, Comercio y Trabajo reflejan un optimismo oficial que contrasta con la opinión  de empresarios locales,  los cuales aseguran tienen caídas importantes en  ventas y transacciones.

Ellos creen que falta circulante  en la economía porque los proyectos gubernamentales no generan la carga de negocios paralelos que se necesitan y el merecumbé judicial de todos los días crea desasogiego y pánico.

ImprimirCorreo electrónico

Un barril con fondo

La crisis institucional que vive el país está atizada por el descubrimiento de prácticas corruptas en el ejercicio del poder, que ponen en jaque la credibilidad de las fuerzas políticas y sociales.

Si queremos enderezar la nación, insisto, urge un diálogo de todas las fuerzas políticas y sociales para determinar cuál será el rumbo de los próximos años.
La despolitización de la justicia, el fin del clientelismo, la definición de programas de Estado para revolucionar la educación y derrotar a la pobreza son una prioridad.

ImprimirCorreo electrónico

Una nueva república

El golpe militar del 11 de octubre de 1968, fracturó la vida civil y le dio cabida a un nuevo grupo gobernante, lo que fue conocido como la alianza cívico-militar.
Eran tiempos de irrupciones castrenses, rebeliones marxistas y demandas sociales intensas en Latinoamérica.

Los realidades, hoy, son de lucha contra los crímenes transnacionales, la pobreza y ahora la corrupción.
Refundar la república, para que no sucumba la moralidad política y social una tarea urgente e ineludible.

ImprimirCorreo electrónico

Los mirones de palo

Después de las masivas protestas prodemocracia, que sacudieron al país entre 1987 y 1989, los panameños solo se han concentrado para celebrar los carnavales, semana santa y el domingo que se renueva la presidencia y todos los poderes del Estado.

La corrupción, por encima de todos los males que debilitan a la democracia, es, sin lugar a dudas, la peor expresión de la clase política y gobernante.
El que solo observa y no hace lo propio para expresar su rabia, molestia o frustración, no exige o protesta, es igual de cómplice.

ImprimirCorreo electrónico

Sacudir todo el árbol

Me preguntaba, al igual que miles de panameños, si vale la pena denunciar la corrupción y luchar sin descanso para derrotarla.
Llego a la misma conclusión: claro que sí.

Sin embargo, para terminar con estas estructuras que corroen la confianza ciudadana hay que plantearse una oposición sin cuartel.
La presión cívica, la movilización ciudadana, el periodismo comprometido y la certeza de que la honestidad es la mejor expresión de lo que queremos para el país, son el argumento suficiente.

ImprimirCorreo electrónico

Algunas precisiones

La tragedia de Antón vuelve a poner en el tapete los serios problemas que existen en el transporte público.

La modernización tiene que pasar por radicales ajustes y una legislación estricta y severa para que conductores particulares, privados o al servicio de empresas de transporte de personas o carga, cumplan con requisitos máximos para garantizar la seguridad de los pasajeros, conductores y de los peatones.
Quedarse de brazos cruzados es totalmente irresponsable.

ImprimirCorreo electrónico

La alianza que falta

A pesar que este año escolar arrancará con asuntos pendientes, miles de padres, muchachos y muchachas iniciarán hoy, con entusiasmo, la actividad académica más importante de su vidas.

Estudiar es el periodo más fascinante en la vida de los jóvenes.

Es por eso que se necesita, con urgencia y sin excusas, una revolución educativa que transforme las actuales estructuras arcaicas del sistema escolar nacional.
Si queremos progresar, como país, el compromiso está con una mejor educación.

ImprimirCorreo electrónico

Sobre el año escolar

El año escolar arrancará como ha ocurrido en la última década.

Hay optimismo entre los padres de familia, estudiantes y educadores y un mensaje de progreso por parte de las autoridades educativas.

Empero, hay asuntos sin resolver que se repiten sin que existan planes eficaces para resolverlos a tiempo.

La falta de un plan nacional de educación que involucre a todos los sectores y otro para tener todas las escuelas reparadas y en buenas condiciones, ponen en jaque al sistema público escolar del país.

ImprimirCorreo electrónico

Nuestro compromiso

La objetividad, en el periodismo, siempre está bajo la mira del público que quiere una narración equilibrada, valiente e independiente de los acontecimientos.
Para el equipo de Metro Libre, estos cinco años han sido de un diario y forzoso aprendizaje.

Con el imperio creciente de la tecnología, el periodista de hoy pasa de narrador y testigo a investigador incansable y muchas veces protagonista de las historias que deben ser contadas a fondo.

El compromiso es la verdad y nada más.

ImprimirCorreo electrónico

Comienza la farsa

A partir de hoy el país entra en parálisis por la celebración de las fiesta del Carnaval.

En la capital, donde se invierten importantes recursos públicos, el jolgorio perdió su atractivo y su esplendor.

Eso ocurre porque el Estado asumió el control y el financiamiento, el cual debería compartir con la empresa privada, sobre todo la del turismo, hotelería, transporte, alimentos y bebidas, que son las más beneficiadas.

Hay que copiar el exitoso modelo de Herrera y Los Santos.

ImprimirCorreo electrónico

La revolución

Está probado que las ideologías extremas y las dictaduras civiles o militares terminan oprimiendo a los pueblos que dicen defender.

La verdadera revolución no está en las armas, derrocamientos de gobiernos, socialismos del siglo XXI o salvadores de la derecha.

La verdera revolución, la que saca a la gente de la ignorancia, la pone a pensar y le da herramientas eficaces para combatir la pobreza y afianzar el desarrollo social y económico es la educación. Y Esa revolución no llega todavía a Panamá.

ImprimirCorreo electrónico

¿Qué pasará entonces?

Dentro de seis meses se conocerán detalles, al menos eso nos han dicho, de las revelaciones, confesiones y delaciones de 77 altos ejecutivos de la constructora brasileña Odebrecht sobre la trama de corrupción en Brasil y la que envolvió a una docena de gobiernos, políticos, empresarios, bancos y abogados en la región.

Cuando se deshoje el guión de las confesiones, ¿quedará algún gobierno de los que manejaron obras públicas con Odebrecht en pie para enfrentar a la justicia?
¿Resistirá el país?

ImprimirCorreo electrónico

¿Es más fácil ser malo?

Los sonados casos de corrupción que agobian al país han puesto a los panameños en el medio de una discusión terrible, pero real.
Ya no se trata de saber quién es el más honesto, sino quién es el más corrupto.

La politización de la justicia, el clientelismo de la clase gobernante y una impunidad rampante han distribuido el lodo, sin dejar a ningún sector afuera.
Tengo fe en un acto valiente de la justicia para que aquellos que se robaron los dineros públicos, vayan a juicio y paguen con la cárcel.

ImprimirCorreo electrónico

Estamos a tiempo

Algunos líderes del gobierno están convencidos que Panamá está “volando” y restan importancia a las advertencias de economistas, empresarios y consumidores sobre recesión en la economía doméstica, la del ciudadano de a pie y del empresario cuyo negocio se sustentan en las compras y también en las ventas.


Vuelvo a insistir en un diálogo político que haga coincidir a todos los sectores, visiones e intereses para definir el país que queremos y los pasos que se deben dar para tener una nación sin exclusiones.

ImprimirCorreo electrónico

Los presos políticos

Con tanto rollo doméstico los panameños nos olvidamos, por momentos, de los padecimientos de nuestros vecinos y también compatriotas.

En Venezuela, donde la convivencia democrática se deterioró y la voz mayoritaria del pueblo es desoída por los actuales gobernantes, es propicio el momento para volver a exigir la libertad de un centenar de presos políticos, y del líder político Leopoldo López, el fin de la persecución y el reconocimiento de una mayoría que exige cambios y el fin de un régimen a todas luces seudodemocrático y es claro, dictatorial.

ImprimirCorreo electrónico

Tareas pendientes

No hay un solo sector de la sociedad que no reconozca, de acuerdo a su propia realidad y las cifras que maneja, que el país está amenazado por una recesión.

A pesar que las cifras oficiales pintan con optimismo el desempeño económico del país, importantes sectores productivos reportan caídas en sus ingresos y un enfriamiento del entusiasmo inversor.

Insisto, el diálogo con todos los sectores organizados y sociales para definir el rumbo del país es necesario.

¿Estarán los líderes dipuestos a dialogar por el bien de Panamá?

ImprimirCorreo electrónico

Legado de patriota

Si hubo un panameño que quisó a su patria, ese fue Ricardo Arias Calderón, el líder de la democracia cristiana y de un pensamiento socialcristiano avanzado que influyó en la vida política nacional en los últimos 40 años del reciente siglo pasado.

Se opuso y combatió el golpe militar de 1968 y sin claudicar al régimen del General Manuel Antonio Noriega, inclusive poniendo en peligro su vida y la estabilidad de su familia.

Filósofo, educador y político a tiempo completo sirvió al país y lo hizo sin descanso.

ImprimirCorreo electrónico

La incertidumbre

Una de las virtudes que identifican a los panameños es su capacidad para el diálogo y la búsqueda del consenso.

La confirmación de la existencia de casos de corrupción enquistados en la administración pública y la revelación de una red de pago de coimas y sobornos por parte de Odebrecht, abrieron una Caja de Pandora que ya no es posible cerrar.

Paralelo a la actuación de la justicia, la clase dirigente, gremios, sindicatos y sociedad civil deben construir caminos de diálogos para terminar con a incertidumbe actual, que

ImprimirCorreo electrónico

Una salida a la crisis

Las declaraciones de Ramón Fonseca Mora, aliado del gobierno y hasta el año pasado un hombre cercano al poder, sacuden la estabilidad y ponen al presidente Juan Carlos Varela contra la pared.

El país se debate entre los que combaten la corrupción, los que fueron parte de ella y los que la defienden y justifican.

Si el presidente Varela quiere enderezar el timón y que su gtobierno recupere la tranquilidad, está obligado a convocar a las fuerzas políticas y sociales, sin exclusión, para definir el rumbo del país que todos queremos.

ImprimirCorreo electrónico

Revolución educativa

El país urge de una revolución educativa que le de vuelta a un sistema cansada y anticuado que se convirtió en una máquina de títulos y no de profesionales preparados para los tiempos que estamos viviendo.

Para recuperar el tiempo perdido y dar pasos gigantes, el diálogo por la educación debe incluir a todos los sectores, sin exclusiones ni mezquindades.

Nuestros jóvenes de hoy salen de los colegios y universidades mal preparados, desorientados, frívolos y sin la capacidades desarrolladas.

ImprimirCorreo electrónico

Consensos necesarios

Los desacuerdos que se han producido en la Asamblea Nacional por la aprobación de la Ley 245, la diferencia de criterios por el alcance de la delación premiada y los desacuerdos surgidos por la Ley de Educación Sexual y la reforma al Código Electoral nos confirman la necesidad de promover amplios diálogos para encontrar los consensos que permitan avanzar como país en todas las materias que están pendientes.

Es urgente e inevitable que los diálogos se conviertan en una prioridad nacional.

ImprimirCorreo electrónico

Prioridades absurdas

El balance es negativo. Las federaciones deportivas responden a la política; la práctica del deporte aficionadono es masiva, las escuelas no son semilleros por la falta de programas que incluyan el deporte como una prioridad y el país adolece de infraestructura suficiente para los deportistas.

Si en la capital llueve, en el interior del país el diluvio es permanente.

Gastarse $220 millones para organizar y realizar los juegos deportivos centroamericanos de 2022 es un despropósito total.

ImprimirCorreo electrónico

Debemos insistir

Durante gran parte del siglo pasado reciente las prioridades del país y los panameños fueron la consolidación de la república, la recuperación del Canal, la salida de las tropas estadounidenses del istmo y la vuelta a la civilidad con el fin del control militar de la vida civil y las instituciones de la democracia formal.

Hoy, la realidad nos obliga a repensar y esatablecer las prioridades nacionales y los asuntos de Estado que tenemos pendientes.

Una revolución educativa, el ataque frontal a la pobreza y una justicia independiente encabezan el listado.

ImprimirCorreo electrónico

Los conspiradores

En democracia siempre existen personas y agrupaciones que no terminan por entender que la voluntad popular se ejerce en las urnas cada cinco años y el mandato dado por el pueblo se debe respetar hasta el final.

Hay, en estos momentos, algunas mentes maquiavélicas sugiriendo estremecimientos políticos y revolcones que en vez de ayudar, en el propósito de fortalecer el sistema democrático, lo que hacen es introducir más especulación, morbo y zozobra cuando necesitamos unidad nacional y propósitos comunes.

ImprimirCorreo electrónico

Los espacios públicos

Los municipios de todo el país tienen una deuda muy seria con los ciudadanos: la recuperación de los espacios públicos y la creación de nuevas áreas para la recreación, el deporte, la movilidad y el esparcimiento familiar.

Los espacios públicos fueron acosados y sometidos a la desaparición por una ambiciosa carrera, sin control, de construcción de torres de edificios y también barriadas.

El país necesita parques, miradores, ciclovías, canchas, bibliotecas, jardínes y plazas.

ImprimirCorreo electrónico

La beca de Taiwán

El gobierno de la República de China (Taiwán) acaba de anunciar la apertura para el consurso de becas que ofrece la nación asiática, bajo el programa llamado “Beca de Taiwán”.

Los estudiantes que resulten seleccionados podrán estudiar en Taiwán y aprender el idioma mandarín, conocer la historia e idiosincracia del pueblo taiwanés e insertarse en un círculo académico de muy alto nivel.

En www.roc-taiwan.org/pa o llamando al 2640851 se podrá tener acceso a una ventana al éxito.

ImprimirCorreo electrónico

Mirando hacia el 2019

Dentro de veinte meses el país estará involucrado en la campaña general para elegir un nuevo presidente y renovar todos los poderes del Estado.

La pregunta cotidiana es ¿quién será el beneficiado con el voto de los panameños?

Vaticinar un ganador sería demasiado arriesgado porque en la política no hay pitonisos que puedan predecir el comportamiento final de los electores.

Lo que sí es cierto es que quien se alce con la presidencia, en 2019, deberá gobernar con honestidad, paciencia y unidad nacional.

ImprimirCorreo electrónico

Pagar lo que se debe

La responsabilidad de pagar las cuentas del Estado por la construcción de obras de infraestructura o servicios recibidos debe ser una prioridad del gobierno, en particular del Ministerio de Economía y Finanzas y la Contraloría.

Cientos de millones de dólares son adeudados por el gobierno central y entidades como la Caja del Seguro Social a cientos de proveedores pequeños y grandes.

El Contralor General, Federico Humbert, tiene que agilizar los procesos garantizando la debida supervisión pero desembolsando los pagos pendientes.

ImprimirCorreo electrónico

Por un solo Panamá

Tras el fin de la presencia militar norteamericana en Panamá y la recuperación del Canal, la perfección de la democracia quedó como una químera y los grandes temas nacionales en un discurso.

El país necesita, en este momento, razones para una unidad inevitable si queremos avanzar.

Es hora de alcanzar acuerdos sobre el futuro del Seguro Social, una revolución en la educación, para controlar el costo de vida, mejorar la seguridad pública y definir prioridades en la inversión pública y privada para tener una nación que toque con su prosperidad a todos y todas.

ImprimirCorreo electrónico

Cinismo y arrogancia

Los corruptos, esos que se hacen del dinero de todos los panameños cuando están en el sector público o hacen millonarios negocios con el gobierno, siempre que los alcanza la justicia o los investigan, se declaran víctimas de una persecución política, actúan con espectacular cinismo, arrogancia y sufren, de una conveniente amnesia.

Si la justicia no los alcanza, prueba sus delitos, los lleva a juicio y no logra sus condenas, se adicionarán la a decpeción y hartazgo nacional, otra mecha más al polvorín que se acumula hace rato.

ImprimirCorreo electrónico

Que caigan los corruptos

Los panameños queremos darle un voto de confianza la justicia, pero ese chance se lo tienen que ganar el Ministerio Público y la Corte Suprema con investigaciones contundentes, sin selectividad, respetando derechos que contempla la ley y realizando juicios donde las pruebas, y no las especulaciones sean la base para condenar ejemplarmente a corruptos y corruptores.

Para que se regrese a la normalidad y esta tempestad de revelaciones de robos y actos criminales, la impunidad, debe ser la única que pierda la partida.

ImprimirCorreo electrónico

¿Se debe ir Odebrecht?

Los trabajadores del consorcio Odebrecht se pronunciaron a favor de conservar sus plazas, atribulados por las presiones para que las obras que construyen les sean canceladas por el escándalo de coimas, sobornos y corrupción internacional.

La pregunta es válida: ¿se debe ir Odebrecht o hay que permitirle que termine con los encargos que el dio el país?

¿Habrá consecuencias si se cumple con el mandato creciente de los panameños de fuera Odebrecht?

Mientras crecen lasvoces que desaprueban a los brasileños, la justicia asoma la cabeza, no tan rápido como queremos, pero ya la está asomando.

ImprimirCorreo electrónico

Falta el jaque mate

El reto que tiene la Procuradura General, Kenia Porcell, es convencernos a los panameños que la demora y el secretismo en las investigaciones de las coimas, sobornos y corrupción de Odebrecht no terminará con acuerdos debajo de la mesa.

La indignación es de tal magnitud, que un sentimiento nacional de exigencia está creciendo ante una decepción acumulada que tiene varias décadas.

Es hora de mostrarnos todas las cartes que adviertan del fin de la impunidad y la burla.

ImprimirCorreo electrónico

El país que queremos

Esta semana se expresan importantes grupos de la sociedad civil, en la capital, para confirmar su rechazo a la corrupción y pedir que la justicia actúe con diligencia en las revelaciones que nos llegaron desde Brasil, Suiza y Estados Unidos, por los pagos de coimas y sobornos que hizo la empresa brasileña Odebrecht para quedarse con millonarios contratos de obras en el sector público.

La pelota está en manos de la Procuradora, Kenia Porcell, quien debe demostrar, con hechos, que la impunidad llegó a su fin.

ImprimirCorreo electrónico

El tiempo de Donald

Donald Trump llega a la presidencia de Estados Unidos poniendo al mundo con los pelos de punto por lo que parecer será su determinación para retornar al proteccionismo comercial, acercarse a las potencias, que hasta ahora son enemigas o rivales en la lucha por el control geopolítico del resto del mundo.

Trump es el norteamericano clásico, individualista que está convencido que el éxito es individual, el mejor reflejo del capitalismo que sustenta a la sociedad gringa.

ImprimirCorreo electrónico

Como agua de tinaja

Este asunto de Odebrecht y su mano peluda tienel país en estado de crispación y duda.

El Ministerio Público está a prueba y el gobierno tendrá que ir hasta el fondo, sin importar quién o quienes, en los gobiernos de los expresidentes Martín Torrijos, Ricardo Martinelli o el actual se dejaron salpicar.

No es la primera vez que empresas poderosas pagan coimas y sobornos y no será tampoco la último.

Sin embargo, conocido su alcande, se debe ir hasta el final en estas investigaciones.

ImprimirCorreo electrónico

¿Aguantará el país?

Los más fatalistas predicen que el país está en un punto de ebullición por la falta de unidad nacional alrededor de lo que deberían ser los proyectos nacionales y por la división que se produce en un país dividido por cuatro fuerzas políticas.

Hasta hace ocho años, el PRD y el partido Panameñista se compartían el poder hasta que irrumpió en el panorama electoral, Cambio Democrático (CD).

Si tomamos en cuenta a los independientes, que asoman la cabeza, sería aventurado hacer pronósticos para la contienda del 2019.

ImprimirCorreo electrónico

Caiga quien caiga

Desde 1990, cuando el país recuperó la senda civil y democrática, estamos escuchando promesas de cambios en la administración del gobierno, la actuación de la Asamblea Nacional y el comportamiento de la clase política con la transparencia y la lucha contra la corrupción.

Gobierno tras gobierno los compromisos con el país se esfuman en medio de una telaraña de encubrimientos descarados.

Una mayoría silenciosa, pero inteligente observa y aguarda.

Es la hora de poner la Constitución, justicia y la Ley por delante.

ImprimirCorreo electrónico

Estamos indignados

Desde 1990 la clase política nos prometió el fin de la impunidad y el reino de la justicia.

En los últimos 26 años hemos esperado que la política, el clientelismo y las matemáticas del poder no dominen ni secuestren las investigaciones que realiza el Ministerio Público o las decisiones que deben adoptar en la Corte Suprema de Justicia.

Odebrecht sacudió la tenebrosa miasma de la corrupción que gobierno tras gobierno deja huellas que son tapadas por unos y otros como si fuéramos ciegos o tontos.

ImprimirCorreo electrónico

Lo que falta ahora

La justicia tiene la oportunidad de oro para demostrarnos que la justicia no está secuestrada por los intereses y la política local.

El reconocimiento implícito de la constructora brasileña Odebrecht de haber pagado coimas y sobornos al comprometerse a devolver $59 millones del pueblo panameño es un gran avance.

El país quiere que se identifiquen a los corruptores y a los corruptos, que se les abtran procesos por corrupción y enriquecimiento injustificado y que les caiga todo el peso de las leyes.

ImprimirCorreo electrónico

Las reformas electorales

Las reformas al Código Electoral tiene un atraso de siete años y todo parece indicar que hay un juego de intereses atrasando cambios fundamentales para mejorar, equilibrar y proteger el proceso electoral que debe terminar con la renovación de los poderes públicos en 2019.

La regulación de las donaciones privadas y los financiamientos particulares, aumento de las penas por delitos electorales, abuso del poder y las nuevas reglas para inscribir un partido político son necesarias y urgentes.

ImprimirCorreo electrónico

Comisión internacional

Un grupo de panameños de diversas tendencias políticas y profesiones propusieron la creación de una Comisión Internacional para que investigue los casos de corrupción conocidos, como los sobornos y las coimas pagadas por Odebrecht.

Iría más allá, que se auditen todas las obras realizadas por Odebrecht en el país y se escudriñe en casos como la construcción del puente Centenario, Cemis, Remigio Rojas, Cinta Costera, los dineros que se esfumaron del PAN y MOP y las partidas millonarias que manejaron sin control, los diputados y representantes de corregimiento.

ImprimirCorreo electrónico

Como una llama

El 9, 10 y 11 de enero de 1964 fue clave para la inflexión decisiva en la relación entre Panamá y Estados Unidos, marcada por la presencia militar norteamericana en el país y la propiedad exclusiva del Canal.

Los enfrentamientos fueron causados por la rabia, frustración y humillación que causó la destrucción de la bandera nacional a manos de un policía de la antigua Zona del Canal.

A partir de ese momento se marcó el reloj de la cuenta regresiva para que las tropas de EE.UU. y el sistema colonial terminaran.

ImprimirCorreo electrónico

Dos voces se apagan

La Lista Clinton es mortal. La inclusión del empresario panameño de origen libanés, Abdul Waked, le puso fecha de cese a los diarios La Estrella de Panamá y El Siglo. Este viernes circularán por última vez. La Estrella de Panamá fue fundada en 1849 y se llegó a publicar en inglés, francés y español.
El Siglo tiene más de 30 años de vida editorial. Trabajé en La Estrella entre 1986 y 2006 y la mitad de mi vida prosional fue su director. Dos grandes diarios, que no hablarán, temporalmente. Y ojalá sea por poco tiempo.

ImprimirCorreo electrónico

El Tribunal Electoral

Si de algo sirve la pausa que se produjo, desde finales de octubre, por la elección del nuevo magistrado del Tribunal Electoral es que el país necesita con urgencia nuevas reglas para elección de los cargos que tienen que ver con la administración de la justicia penal, civil y también electoral.
Una nueva Constitución Política que termine con el maniqueísmo de la clase político que secuestró los poderes del Estado es una necesidad urgente y también inevitable.
Es hora de actuar.

ImprimirCorreo electrónico

Los deseos para 2017

Los panameños aspiramos que, en los próximos 12 meses, el crecimiento que experimenta el país se traduzca en mayor bienestar para los ciudadanos y que las actividades que reflejaron debilidades, el año pasado, se repongan para apuntar el empleo y la calidad de vida de todos los ciudadanos nacionales y también extranjeros.

El MOP, IDAAN y Meduca tienen que ponerse las pilas para hacernos creer que sus direcciones son eficaces y eficientes, para tranquilidad de todos.

ImprimirCorreo electrónico

Que corran las bolas

En la medida que el vergonzoso escándalo de corrupción de la brasileña Odebrecht revela cómo se orquestó una operación mundial de corrupción, los corruptos y corruptores están haciendo mano de los rumores, las populares bolas para tratrar de enredar a la opinión pública o simplemente dejar en duda la reputación de muchos panameños que nada tienen que ver con este sainete tenebroso.

El rumor es una mentira divulgada con planificación o saña y quienes lo difunden en redes son iguales o son peores a los que pagan coimas o las cobran.

ImprimirCorreo electrónico

¿Reventará la soga?

El gobierno del presidente Juan Carlos Varela hizo lo correcto y propio en el harto conocido caso de megacorrupción promovido, orquestado y dirigido por la constructora Odebrecht.

Falta ahora que la Procuraduría General deje su actitud timorata, que nos deja dudas a todos los ciudadanos, y actúe con todas las fuerzas que le da la Constitución y la Ley para perseguir a los corruptores y a corruptos.

Si la justicia no se muestra, será otra raya para el tigre de la decepción nacional.

ImprimirCorreo electrónico

Sanción ejemplar

La corrupción doméstica ‘made in Panamá’ ya nos tenía hasta la coronilla y ahora nos enteramos que la gigante brasileña Odebrecht tenía una organización criminal a nivel internacional para comprar y sobornar a funcionarios, políticos y altos cargos de los gobiernos donde se hizo de millonarias obras.

La justicia debe actuar contra los corruptores y corruptos, imponer ejemplares multas, sacar de las licitaciones a esta empresa, hasta que pague todas sus culpas y exigirle nombres y pruebas de los coimeros y corruptos.

ImprimirCorreo electrónico

La Estrella de Panamá

Si el cinco de enero La Estrella de Panamá y El Siglo, permanecen en la Lista Clinton por las acusaciones de presunto blanqueo de capitales y narcotráfico contra su principal propietario, ambos rotativos dejarán de circular por los efectos de la sanción.

Estuve vinculado a La Estrella desde 1986, como periodista-repotero, asistente del director y director general.

En Catedral y luego en sus actuales instalaciones hice gran parte de mi carrera profesional.

Un gran diario está en peligro, sin que existan un juicio o condena.

ImprimirCorreo electrónico

Que no quede impune

Odebrecht no sale del hueco y lo que se conoce de sus operaciones en Latinoamérica y en Panamá, los arreglos ilegales y pago de coimas y sobornos son un escándalo que no puede quedar como una investigación archivada.

Es hora de exigirle a la procuradora Kenia Porcell y a sus fiscales que se desplieguen a fondo, sin miedo para saber quiénes cobraron las coimas, dónde las depositaron y cómo armaron la red que alimentó la corruptela.

Es dinero del pueblo el que se robaron.

ImprimirCorreo electrónico