ML banners

No hay certeza de castigo

Es trillar sobre lo mismo. Sin embargo, no importa. Hay que seguir haciéndolo aunque para algunos sea cansón, mientras para otros, entre los que me involucro, tenemos que seguir una y otra vez hasta que algún día probablemente, entiendan que no siempre el fin justifica los medios y que cuando se violenta la ley, hay que pagar por la infracción.

El juega vivo es un síntoma de corrupción. Cuando ignoramos el derecho de otros, así como pasar por encima de las leyes, es señal que estamos haciendo las cosas mal. En fin, vivimos en una sociedad que a diario se la pasa haciendo lo que bien le viene en gana porque sabe que lo más seguro es que no será sancionado. Entiendo que hay muchos jóvenes que en sus hogares y en sus colegios se les ha inculcado la importancia de respetar las normas que rigen sobre la conducta de los seres humanos. Estoy refiriéndome a las reglas que deben regir, tanto sociales como morales, que nos permitan vivir decentemente en la sociedad. 

Reglas elementales que tienen que ver con el saludo obligado, el dar las gracias, pedir las cosas “por favor”, etcétera, pareciera que fueron eliminadas o en todo caso, argumentar ignorancia sobre las mismas para no respetarlas. Es la gran diferencia que existe entre los que prefieren la decencia a la conducta indecorosa. Olvidarnos que debemos convivir como seres civilizados. Hoy, son cuestiones olvidadas. Hablamos a gritos, con facilidad insultamos, preferimos olvidar el respeto que merecen las autoridades, justificamos la grosería e, incluso, en el colmo de esa degeneración, aplaudimos a los que hacen gala de una patanería.

Usted llega a un local comercial, llámese almacén o tienda, exigimos que se nos atienda de inmediato, aunque hayamos llegado de último. Las reglas del tránsito son irrespetadas a cada rato por los conductores, los peatones cruzan por dónde les da la gana aunque existan pasos peatonales. Este es el comienzo. Más tarde nos quejamos de los gobiernos corruptos. De los que llegan para servirse en vez de servir a la comunidad.

Lo peor es preguntarnos a quién podemos responsabilizar, cuando todos al final del camino, unos más y otros menos, somos responsables del desgreño del país. Así de simple, aunque lo más terrible es que en la mayoría de los casos no hay certeza de castigo.

Euclides M. Corro R.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es periodista.

Imprimir Correo electrónico

Más en opinión

Errores infantiles inaceptables

-Euclides M. Corro R.


El gobierno de Juan C. Varela inauguró recientemente obras que sin lugar a dudas mejoran en su imagen y contenido, la “Calzada” de Amador. Algunos dirán que este...

WhatsApp, religiosidad y complejos monárquicos

-Eduardo Reyes Vargas

La herramienta del WhatsApp es usada con frecuencias para expresar la” religiosidad” de sus emisores (cristianos o católicos). Ya sean enviando imágenes o videos. Cada día más creciente.

Me parece...

Tranques agobiantes de nunca acabar

-Thaylin Jiménez

Cada vez resulta más agobiante para las personas trasladarse de un lugar a otro por los tranques incontrolables que a diario se producen en diferentes vías del país.

Buscando una...

La responsabilidad social empresarial

-Roberto Rollón

 

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se define, de acuerdo a la teoría conocida, como la inversión social voluntaria que hace el empresariado con la sociedad...

Vacunas, herramienta de costo efectividad en Panamá

-Miguel Mayo


A través de los años se han dado cambios cíclicos y periódicos en la incidencia de las Enfermedades Inmunoprevenibles, tales como el sarampión, la tosferina o la expansión...

La Empresa Privada y La 4ta. Revolución Industrial

-Néstor Altuve


En los próximos días, específicamente del 26 al 28 de abril, se estará llevando a cabo en Panamá el principal evento anual de la Asociación Panameña de...

Llegó la hora de hacernos escuchar

-Jorge Luis Prosperi

Aunque los panameños fuimos a las urnas y elegimos a los que nos deberían representar, la historia reciente nos ha demostrado que nuevamente nos equivocamos. Las acciones de los...

Híbridos políticos

-Eduardo Reyes Vargas

“Un híbrido  es el organismo vivo animal o vegetal procedente del cruce de dos organismos por la reproducción sexual de razas, especies o subespecies distintas, o de alguna o...

Essential SSL