LOGOML

Opinión

Cartas del Comité de Salvación Pública N°3

 

Estimado amigo:
Le agradezco la atención que presta la nueva dirigencia del Partido a las observaciones de las comisiones especiales creadas y que representan un esfuerzo para presentarle al electorado prácticas de gobierno basadas en la filosofía políticas de Omar, Gerardo, Villalaz y tantos otros convencidos de la importancia de que los mejores administren el Gobierno Nacional.

Esta práctica poco apreciada por algunos dirigentes permitió que el clientelismo forme parte de nuestra membresía. Así, vimos que el partido dedicado a la estimación y al estímulo político de lo que el general Torrijos califico de líderes naturales fuera reemplazado por dirigentes que traían a nuestras filas muchos miembros, algunos con su precio en las camisas y otros seducidos por la posibilidad o la inmediatez de empleo público con todas sus canonjías.

Es obvio que los tiempos de hoy no son los de ayer y que las circunstancias no permanecen incólumes aunque siempre se repiten distintas.

Afortunadamente, nuevos hombres y nuevas ideas logran imponerse a medida que se comprueba la imposibilidad de querer borrar para siempre la línea trazada por Omar a los verdaderos creyentes. El desplazamiento de los que tenían al PRD sirviendo a su codicia, la instalación de comisiones especiales para considerar los verdaderos intereses del partido y del país, significara presentar nuestras soluciones o propuestas para los problemas que debe resolver el partido con la meta fija en lo que queremos que sea nuestro país es un paso que distingue al PRD del pasado propio y de los otros partidos.

Guillermo Vega
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

ImprimirCorreo electrónico

Los deberes que incumplen las autoridades

1. La falta de defensa del gobierno por los panameños angustiados por la lista OFAC. El gobierno está obligado a pedir que se les respeten sus derechos y garantías. Soslayan el artículo 17 constitucional. La Corte Suprema, en sentencia del 2015, determinó sobre la interpretación que le daba al artículo 17; que esa norma, “no sólo establece la obligación que tienen las autoridades de proteger en su vida, honra y bienes a quienes se encuentren bajo su jurisdicción, sino el deber que tienen las autoridades de sujetarse al orden (constitucional y legal) y de asegurar la efectividad de los derechos y deberes individuales y sociales”.

2. El deber de denunciar de la ANATI ante el Ministerio Público, el caso del Director Regional sancionado administrativamente por usar un bien del Estado, como lo ordena el Código Judicial en su Artículo 1996.

3. La falta de rendición de cuentas adecuada de la Procuradora en el tema Odebrecht. No permitió preguntas, denunciaron comunicadores. Da supuestos avances del caso bajo “opacidad”. Dice que hay bancos que incumplen normas, pero no da los nombres, entonces ¿para qué tocó el tema? Decide aceptar la promesa de la empresa de entregar 59 millones de pagos de sobornos, pero no la promesa de recibir los nombres de los sobornados, como era su deber el exigirlo.

ERNESTO CEDEÑO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.>

ImprimirCorreo electrónico

Estamos dormidos

El nuevo año no está pintando ser mejor que el anterior, todo lo contrario, las cosas cada día empeoran más, el gobierno está tomando decisiones inconsultas con miras a beneficiar a un grupo selecto del poder económico y agudizar más las dificultades a la población en riesgo.

Recientemente nos enteramos por un tweet que el proyecto de 30 millones o más para llenar de cemento el parque Omar se cancelaba, esto ante el clamor de la sociedad en redes sociales y otros medios. El estrangulamiento al sector del agro que es la fuente de nuestra alimentación, el alza en rubros de primera necesidad, el desabastecimiento de las atenciones primarias de salud, el retroceso del sistema educativo, y el descontrolado avance de la criminalidad, son solo unos cuantos daños desmedidos que nuestros gobernantes nos están dejando como legado.

Las promesas engañosas de combate a la corrupción y una justicia imparcial y transparente, han descubierto que la mentira es un arte de convencimiento en una sociedad permisiva, quienes saquearon las arcas del estado en el quinquenio pasado disfrutan de lo saqueado en otros lugares o aquí mismo con la complicidad de los órganos del estado, los escándalos de los radares y su incomprensible solución han demostrado que todos estaban y están embarrados, los escándalos de papeles de Panamá y el caso Waked, han demostrado que el gobierno es solo para defender no a los panameños que sufren por una conspiración, sino a los amigos sin importar cuan corruptos sean.

Dalmiro Elías
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*El autor es periodista

ImprimirCorreo electrónico

Momento para trabajar

Las fiestas de fin de año han pasado, el verano ha hecho su entrada con mucha fuerza y me parece que es el momento ideal para que el Gobierno aproveche esta etapa climática, que más allá de servir para que las personas disfruten de las playas, ríos, piscinas y por supuesto, los Carnavales que se avecinan el próximo mes de febrero, también se tenga como objetivo reparar el mal estado de las calles en todo el territorio a nivel nacional.

Las quejas constantes del pueblo panameño por este mal de nunca acabar simplemente se dan para que superemos la etapa de la mediocridad. La clave está en que se hagan las cosas, pero que se hagan bien. He podido observar como el Ministerio de Obras Públicas (MOP) suele enviar a sus trabajadores a determinado sitio con la finalidad de arreglar la carretera y en vez de culminar el trabajo en la vía, también quiere ejecutar de forma simultánea la misma labor en otro sector, descuidando el primero. Se entiende que se busca atender todas las avenidas que se encuentran deterioradas, pero esto tampoco debe significar el descuido de las otras.

Francisco Márquez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es periodista de Metro Libre

ImprimirCorreo electrónico

¿Cuándo se acabarán los huecos en las calles de Panamá?

Es algo preocupante ver tanta deficiencia por porte de las autoridades del Ministerio de Obras Públicas (MOP), en la reparación de las vías en todo el país. Lo triste es escuchar que están trabajando, pero la ciudadanía percibe lo contrario. Cuando será que verdaderamente se pondrán a trabajar para que las quejas de las personas por lo menos se reduzcan.

Esta entidad lleva a cabo un programa denominado “Trabajando Por Tu Barrio”, pero muchos se preguntan dónde están los resultados, porque cada vez más los autos siguen sufriendo a causa de tantos huecos en las calles. Estos cráteres ocasionan en muchas ocasiones cantidades de accidentes y es lo que menos queremos que ocurra para no tener víctimas en las carreteras.

También cantidades de dinero es lo que tienen que invertir los conductores, porque sus carros sufren demasiado al caer tanto en los huecos y otras de las muchas preguntas que se hacen los ciudadanos es ¿Dónde está el ministro Ramón Arosemena y qué hace?

El parque automotriz de Panamá se sitúa por alrededor de 1,221,999 vehículos inscritos de acuerdo a la Dirección Nacional del Registro Único de Vehículos Motorizados de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre. Si nos ponemos a sacar cuenta de cuántos autos sufren daños en las carreteras de toda esta cantidad de vehículos registrados te aseguro que son la inmensa mayoría y esto representa una importante suma de dinero en cada conductor para reparación de los mismos.

Cada vez que realizo notas periodísticas sobre las calles en mal estado, no hay ninguna persona que me diga el ministro hace un buen trabajo, cuando será el día que escucharé una frase como esta. Siempre dicen la carpeta asfáltica que colocan no es de la mejor calidad, ya no se ni por donde dirigirme en la vía para no encontrarme con tantos huecos.

El mantenimiento de las vías es un trabajo que no debe parar, pues donde se arregla en una parte en otro lado se daña, ya que hay carreteras que han sido construidas desde hace años. Hoy se realizan ampliaciones como Santiago- David y Paso Canoa-Puerto Armuelles en Chiriquí, lo que es algo bueno para desplazarse mejor, pero deben ser construidas de la mejor calidad y concluir un buen trabajo.

*El autor es periodista

ImprimirCorreo electrónico

No jueguen con el pueblo

La semana pasada cedí el espacio de mi columna a uno de mis hijos, quien hizo interesantes planteamientos sobre el acontecer nacional. Sentí la misma vergüenza que él por los hechos de corrupción y el padrinazgo de los últimos gobiernos.

Las redes sociales entran en ebullición tras cada tropezón de los políticos y en algunos casos son el medio para descargar la frustración e impotencia. Entre tantos casos, que sería largo enlistar, queda claro la descomposición en todos los ámbitos y que todo y todos tienen su precio. La cultura del juega vivo ha echado raíces. Ese árbol de la muerte, enquistado dentro de nuestra sociedad, aunque lo remesen fuertes vientos, apenas deja caer algunos frutos envenenados. Mientras, su sombra sirve de cobijo a quienes parece importarles poco el descrédito y el país.

Decía Belisario Porras, reconocido como el arquitecto de la modernización del Estado, “se nos atribuye a los panameños la característica nacional, de no ganar ni perder reputación, y esto es realmente triste, porque en materia de honra hay que distinguir entre quien la tiene, quien la ha perdido y quien no la ha conocido jamás.” ¡Cuán vigente esa frase frente al déficit de honorabilidad imperante! Más que culpar a quienes elegimos, para el manejo de la cosa pública, culpémonos por elegirlos y eternizarlos en puestos que deben ser de relevo, para evitar el apego que los consume e induce a actos deshonestos con tal de mantener el poder.

Revocarles el mandato es una facultad que más que de los partidos debe ser de los electores. Cuando el pueblo se organiza logra que su indignación sea escuchada. Advertimos, ¡no jueguen con el pueblo!, como en campaña pregonó el hoy presidente de la república. No jueguen porque aquí no ha habido un estallido social por la ausencia de un liderazgo creíble y de concertación, aún.

"Cuando los poderosos utilizan su posición para someter a los demás, todos perdemos", afirmó la actriz, Meryl Streep, refiriéndose al nuevo presidente de su país. Acá conocemos ese sabor de pérdida. Los hechos atestiguan la fuerza de los poderosos en un país sumergido en trampas, escándalos y conspiraciones.

La sociedad tiene que empoderarse, a través de la movilización en aras de preservar el costoso sistema democrático que nos gastamos, ayer con pailas y pañuelos y hoy, en convocatorias espontáneas como la del parque Omar.

*La autora es comunicadora social

ImprimirCorreo electrónico

Paridad o feminismo

En las últimas épocas ve visto que la figura femenina en muchas ocasiones es quien lleva, controla y resuelve la mayoría de las situaciones en la familia y hasta es la que genera mayor ingreso salarial, pero será esto parte de la imposición que está teniendo las mujeres sobre los hombres o la mejor preparación educativa o aspiraciones que tienen las mujeres de superación.

Sin embargo, las mujeres ganan 11% menos que los hombres a pesar que las cifras revelan que 75% de los graduados de universidad son femeninas. Esto nos deja pensando si es que aún existe en nuestro país la desigualdad de género. Escucho aun decir en las calles a las propias mujeres que hacen comentarios “machistas”, es decir con actitud de prepotencia de los varones, lo que me deja sorprendida.

Pero ¿qué es lo que falta? Será que nos hace falta tener una elevada autoestima y sentir seguridad para entender que tenemos la misma capacidad al igual que los hombres. Al conducir escucho los improperios que utilizan como “tenía que ser mujer”, “por mujeres como ellas es que ocurren los accidentes”, “no se para que le dan licencia”, entre otras frases que más que enojo me causa tristeza sobre los pobres refuerzos, los logros y avanzar de la igualdad plena entre los sexos.
Soy mujer y me siento capacitada de para hacer a la par de un hombre el mismo esfuerzo, desde cambiar un neumático hasta jugar fútbol, sin temor a que nadie intimide, discrimine y ponga en duda mi feminidad.

La mujer es un valor agregado al mundo que empieza en que nosotras mismas tengamos que darnos muestra posición. Por más que escucho a diversas entidades y organizaciones luchar contra esto la población insiste en verlo en algo sin mayor relevancia sin saber que día a día en nuestro país mueren mujeres por el simple hecho de ser mujer (femicidio) y las cifras aumentan cada vez más a pasos gigantesco.

Mientras, la violencia doméstica hacia mujeres es uno de los delitos más denunciados y sigue siendo un papel (boleta de protección), único escudo para defendernos.

*La autora es periodista

ImprimirCorreo electrónico

Las miles de polleras y nuestros retos

Por encima de mi disciplina de escribir sobre medicina y otros diferentes temas ciudadanos, hoy expreso mi experiencia del 14 de Enero frente a las pantallas de TV particulares y estatal. Desde 1:30 pm a 7:00 pm observaba el numeroso colorido de nuestras polleras y otros atuendos nacionales usados mayormente por nuestras damas. Escuchaba con atención las informaciones y opiniones de los expertos invitados en dichos medios. Reconozco que siendo de Veraguas, aprendí algo más sobre ese conocido traje de nuestra nación. Sus diseños, origen de materiales para su confección, sus prendas, etc.

Fui testigo de la diversidad de estilos de polleras de varias regiones de Panamá, en especial las originarias de Los Santos. Mi entusiasmo de permanecer muy atento casi seis horas fue la presencia de familiares de mi círculo ALFA-OMEGA, que lucían sus polleritas en un carro alegórico. Creo que esa actividad, que genera millones de balboas según la Autoridad de Turismo a los diferentes actores de la orfebrería, costureras y otros, es muy loable.

Lo fue también otorgar la bandera a nuestro ícono nacional: Dagoberto “Yin” Carrizo. Al escuchar a los expertos sentía que debemos avanzar mucho más en la uniformidad de temas en materia del folklore, sobre todo para evitar la transculturización que penetra y debilita esas antiguas costumbres. Percibí opiniones muy encontradas entre ellos inclusive críticas con sabor acre.

Igual en algunos casos, un gran contexto de interés sociológico. Si es un celo para defender nuestra “soberanía folklórica” Enhorabuena. En esa misma dirección corresponde a nuestras autoridades pertinentes, si no lo han realizado, crear el marco legal que proteja nuestro patrimonio nacional en relación a esos vestidos, sus prendas y otras manifestaciones culturales que se dan en ese evento. Algo de propiedad intelectual y búsqueda de reconocimiento internacional (UNESCO). Como nuestro Canal, nuestros carnavales, lugares de turismo, el desfile de las Miles de Polleras debe constituirse en evento nacional con proyecciones internacionales.

Todo ello, para que cada año panameños y buenos extranjeros acudan a deleitarse con ese espectáculo nacional. Sin caer en regionalismos dañinos, también respaldar otras actividades que se dan en nuestra multiracial nación, en diferentes provincias y comarcas de Panamá.

*El autor es médico

ImprimirCorreo electrónico

¿Un problema de nunca acabar?

Hasta cuándo tendremos que presenciar las discusiones y desacuerdos entre los organizadores de los carnavales de ciudad capital y del interior del país; será que por primera vez las autoridades se ponen serias y llevan la batuta de estas festividades y se preocupan más por no dejarnos mal ante el resto del mundo.

No ha comenzado el Carnaval del 2017 y las diferencias continúan, empezando por el alcalde de Las Tablas Noé Herrera, quien en pleno noticiero de un canal de televisión se puso a discutir con el administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá, Gustavo Him, porque éste último aseguró a Metro Libre que si el alcalde no resuelve el problema de las tunas será él quien tomará las riendas.

Ante esto, Herrera le contestó que él no está facultado legalmente ni constitucionalmente para dirigir la junta de Carnaval, pues le corresponde a la ATP. El fin de semana se desataron los críticos y amantes de la música típica en redes sociales porque los hermanos Sandoval no aparecen en el listado para cantar en el Carnaval de la City; así lo dieron a conocer los monagrilleros en sus redes sociales, alegando que tienen 25 años participando de este evento.

Samy Sandoval expresó que quiere creer que para este año la ATP no tiene presupuesto. Todos estos problemas, a casi un mes y medio de la festividad, deja mucho que pensar. Esperemos que se controlen y que como años atrás se organice de la forma adecuada para que las familias puedan disfrutar sanamente sin temores a que hayan peleas entre las tunas.

*La autora es periodista de Metro Libre

ImprimirCorreo electrónico

Las dos versiones de un gobierno

Luego de analizar el más reciente discurso del presidente Juan Carlos Varela ante la Asamblea Nacional, cumpliendo con su obligación de presentar un informe sobre a la labor realizada en su último año de mandato, no pude menos que sentir decepción. Si bien es cierto que su triunfo electoral tuvo más de fortuna accidental que producto de una campaña sólida, muchos abrigamos la esperanza de que este joven empresario, de sonrisa cordial, de palabra amable y otras cualidades, bien podría realizar un gobierno diferente y que nos permitiera continuar con la imagen de país en pleno desarrollo. Debo señalar que Varela se encontró con la pelota frente al arco y sin saber por qué ni cómo, la pateó y metió el golazo. Gracias a un PRD que no pudo escoger peor propuesta electoral y un Cambio Democrático que cometió un grave error a última hora que le costó la presidencia.

Pero más allá de que algunos puedan coincidir con nosotros, hubo justificadas esperanzas de que los arnulfistas realizaran por primera vez un gobierno diferente, eficiente y de respuestas. Al tiempo que promovieran la decencia y dejar que la justicia hiciera su trabajo. Ni una cosa ni la otra.

Reitero lo que hace unas semanas dije aquí en este espacio. “Un buen hombre, un mal gobierno”, así de simple. ¿De quién es la culpa? Creo que el capitán escoge al equipo que lo acompañará y lo que suceda es gran parte su responsabilidad. Y si no realiza los cambios que a cada rato promete, igual nadie tiene la culpa de la mediocridad de muchos de los actuales altos funcionarios.

Su discurso del pasado 2 de enero fue propio de un candidato. Tenía que decirnos principalmente sobre lo realizado y también sobre los proyectos en ejecución y no únicamente sobre lo que piensa hacer. Olvidó que después de dos años ya el pasado eres tú mismo y no puedes seguir endilgando la culpa a tus antecesores.

Nos leyó un informe propio de lo irreal. Para el señor Varela han sido casi tres años de muchas obras, de felicidad, de cero corrupciones, de seguridad para todos, etc. También sobre una educación extraordinaria, una envidiable tarea en obras públicas, proyectos sociales, justicia, crecimiento económico, etc., etc.

Nada sobre los tres grandes escándalos que todavía gravitan sobre la seriedad de nuestro país a nivel internacional. Ni del nuevo impuesto del Registro Vehicular Único, ni de los crimines terribles, ni del record de fracasos escolares. En fin, de estas y muchas otras cosas que parecieran ocurren en otro país, porque el nuestro es el de las maravillas.

*El autor es periodista

ImprimirCorreo electrónico

Enmiendas electorales

Por múltiples razones, pero sobre todo por intereses personales y el miedo, el terror a la luz que son las enmiendas a la ley electoral que van desde la prohibición de participar en negocios que colisionan con la actividad legislativa, los topes de dineros en las elecciones, la transparencia en las donaciones, la declaraciones juradas de sus patrimonio antes y después de la legislatura y la no reelección de los honorables diputados (que es mi aspiración), son los fantasmas que espantan los honorables diputados para no entrar a discutir las enmiendas que exige en esta hora la patria.

Nuestro sistema electoral es un conjunto de principios, normas, reglas y procedimientos técnicos enlazados entre ellos, y legalmente establecidos, por medio de los cuales los electores expresan su voluntad política en votos, que a su vez se convierten en escaños o poder público, que en nuestro caso es custodiado por toda una institución y que se ha consolidado con el transcurrir del tiempo y la actuación de sus tres magistrados.

Fue el 5 de octubre de 2016, luego de transcurridos casi nueve meses de haber sido presentado por los Magistrados del Tribunal Electoral (TE), que el proyecto 292 recibió primer debate.

Este proyecto de ley fue presentado casi al concluir la legislatura pasada, en donde el proyecto recibió más de una veintena de modificaciones. Los partidos de bancada mayoritaria en la Asamblea de Diputados se acusan mutuamente de entorpecer el inicio de los debates para los cambios en las reglas electorales para los comicios del 2019, que entre los cinco partidos legalmente constituidos se distribuirán 100 millones de dólares. Una partida de 60 millones de dólares corresponde al subsidio pre electoral y los otros 40 millones se distribuyen entre los partidos que sobrevivan las elecciones.

Los Honorables Diputados que les ha tocado discutir y llevar a cabo las transformaciones que la sociedad exige y espera, reniegan, desean sacar la vuelta, darle el esquinazo, sacar el cuerpo, posponer lo inevitable y seguir con las malas artes de la añeja política superada, pero el votante los observa y les pasará la factura a cada uno, por laxos y oportunistas… sin duda.

*El autor es periodista

ImprimirCorreo electrónico

El legado de Obama

La finalizada campaña presidencial norteamericana puede reconocerse como la más importante de los últimos años, si acaso no es la más importante de toda su historia.

El país estuvo en manos del presidente Barack Obama y su equipo, quienes, además, conducían el mundo hacia el Nuevo Orden Mundial (NOM), un proyecto adoptado por las Naciones Unidas y llevado adelante con el reiterado apoyo de una mayoría de gobiernos irresponsables en ese sentido. El NOM no representa otra cosa que una distopía con la que sueñan, equivocados, las izquierdas y los “progresistas” del mundo.

Una distopía (antiutopía) es la “representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana”.

El inesperado triunfo de Donald Trump desconcertó a los propulsores del NOM.

El triunfo y la anunciada política pro vida y pro valores cristianos de Trump representa la mayor amenaza al NOM. Pero, constituye, para algunos analistas, una espada de Damocles para Trump. Sería aventurado decir que el candidato Trump conocía el objetivo oculto de las fuerzas progresistas en las elecciones. Pero, en el proceso, descubrió el temor de las mayorías preocupadas por las amenazas a los valores religiosos y morales tradicionales de la sociedad y respondió con su promesa de defenderos y apoyarlos.

La derrota de Hillary es duro revés, no el fin, ara el NOM: Sus activistas no se rinden. Para fortalecer las luchas futuras, han inventado el “Legado de Obama”.

La palabra, tanto en español como en inglés (Legacy), es término que se aplica, por la historia misma de la palabra, nacida del latín, a eventos históricos de valor cultural relacionados con Roma y el cristianismo, además del significado de donación.

Puede hablarse del legado de Julio César, del emperador Constantino, también de Carlomagno. Pero, la palabra, en este sentido, le queda grande a Obama.

Hay un legado negativo cuando se piensa en lo que dejó a la posteridad Adolfo Hitler o Stalin. Es la clase de legado de Obama.

Con el legado de Obama, su país y el mundo heredan todo lo que cabe esperarse de la “cultura de la muerte” denunciada por el Papa san Juan Pablo II.

*El autor es periodista

ImprimirCorreo electrónico

Un país sin alma


Mucho se habla de resaltar la identidad panameña, de lo peculiar que somos al hablar o comportarnos dentro y fuera del país, pero qué hay dentro de los istmeños que le gusta la fiesta, de los que comen carimañola y tamal, de los que se engalanan con el atuendo típico en cada celebración patria, de los que dicen “vaina” para todo. En los últimos años, parece que solo somos cascarones vacíos, personas sin verdadero conocimiento de lo que somos, individuos que al no conocer de dónde venimos, no sabemos a dónde vamos a parar o cuándo. Hemos tomado las peores costumbres y las hemos convertido en lo que nos identifica, la llamada hora panameña, o el llamado juega vivo, sin darnos cuenta que esos dos aspectos son muy distantes de lo que significa ser canalero; no es la impuntualidad y ser deshonesto lo que realmente es este pueblo, que siempre ha luchado por salir adelante, seres humanos que con diplomacia lograron los que a otros le costó sangre y lágrimas.

Las generaciones a las cuales no les importó dar la vida por defender su bandera o verse sometidos a los más crueles vejámenes para no tener que abandonar su tierra, esos panameños que sufrieron la invasión del ejército más grande del occidente y en solo un año se levantaron y convirtieron una nación productiva; sí, esos a los que le entregaron el Canal ante la mirada escéptica de las principales potencias económicas internacionales y no solo incrementaron su eficiencia sino lograron su ampliación. Somos algo más que carnavales, más que personas exaltadas por adquirir un jamón, más que aquellos que venden sus votos por hojas de zinc; somos un pueblo que unido logró la independencia de España, que logró la separase de la Gran Colombia, que desapareció el enclave estadounidense.

Tierra bendita en la que es posible dar los primeros pasos para resolver conflictos que durante décadas han hecho sufrir al mundo, hemos tenido tropiezos, pero nunca desmayamos. ¿Cuándo despertaremos de ese letargo, en qué momento nos miraremos en el espejo para darnos cuenta que somos el potencial que nos permite alcanzar todo lo que soñamos, siempre que nos preocupemos por los problemas de nuestro vecino, hermano, amigo. Solo así volveremos a ser dignos panameños y a tener el alma.

Onassis González
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es fotógrafo

ImprimirCorreo electrónico

Ejercicio, ¿aún en fines de semana?


El estudio de la "Association of “Weekend Warrior” and Other Leisure Time Physical Activity Patterns With Risks for All-Cause, Cardiovascular Disease, and Cancer Mortality", apoya que hacer ejercicios aún fines de semanas disminuye trastornos a nuestra salud, sobre todo en disminución de riesgos cardiovasculares y cáncer.
Los panameños en su mayoría somos sedentarios y los fines de semana muchas veces no lo utilizamos para hacer actividad física.
Con optimismo vemos un sector de la juventud inclinados a sus ejercicios físicos.

Quizás pensamos que es poco tiempo y es mejor dedicarlo al ocio y algunas diversiones malsanas. Este estudio sustenta que aún los fines de semana (sábados y domingos) hacer ejercicios es positivo. El estudio abarco casi 40,000 personas en edades mayores de 40 años en Escocia e Inglaterra. Fue una encuesta sobre sus últimos 18 años haciendo esas actividades.

Aún sin cumplir esa sugerencia de hacer ejercicios por 150 minutos (OMS) cada semana, el realizarlo era beneficioso.

"Los guerreros del fin de semana", que hicieron todo su ejercicio en uno o dos días de la semana, mostraron reducir su riesgo de morir de ECV en un 41% y el cáncer en un 18%, en comparación con los inactivos. Los que se ejercitaban regularmente en tres o más días a la semana redujeron sus riesgos en un 41% y 21%. Indica esta traducción del estudio publicado en la revista médica Jama Internal Medicine.

Con esta nueva motivación, debemos cambiar esos malos hábitos de vida. Hacer algo de ejercicio y convertirnos como califica el artículo en” Guerreros de fines de semana”.
Prolongaremos nuestra vida y con calidad. Una vez más gracias a nuestras fuentes de información, que nos permiten fortalecer el alfabetismo sanitario. Buen día.

Eduardo A Reyes Vargas.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico

En la unión está la fuerza

Mucho se ha habla del poco apoyo que los gobiernos en Panamá aportan a la cultura; la falta de estructuras, poca capacitación, pobre educación y pocas oportunidades para crecer o vivir del arte en Panamá. Pero existe un punto que incrementa la fragilidad de la estructura cultural de nuestro país, y es la división entre los miembros de las diversas organizaciones artísticas que se mueven en el ámbito cultural.

En el teatro, su unión ha permitido la apertura de dos nuevas salas durante el 2016, aunque también es sabido que la disputa por lugares donde las productoras puedan presentar su trabajo ha creado ciertos desacuerdos dentro de la industria, que incluso tocó eventos tan importantes y por años valorados como los premios escena. Este aspecto, durante los últimos años obtuvo mucha valía, lo que contribuyó a que creciera el número de personas que se involucraron en la creación de obras teatrales, y con el bajón económico, algunas fueron desplazadas y no encuentran sitios donde presentar sus trabajos.

Lejos no están los que se encargan de los espectáculos artísticos, quienes tienen que batallar a diario por los patrocinios de las empresas privadas, lo que acrecienta el abismo que existe entre los que trabajan en esta área; desplazando las producciones nacionales por productos extranjeros, que aunque más populares entre el público consumidor, no aporta a la creativas o al crecimiento de los nuevos escritores, productores, actores o directores, que buscan desarrollar una nueva oferta en cuanto a temática o historias, pero no encuentran el capital y los teatros en los que presentar su trabajo, hace más oscuro el panorama.

En esa misma línea se encuentran los llamados festivales musicales, que durante la temporada seca son visitados por nacionales y extranjeros. Existen algunos como el Panamá Jazz Festival o el Desfile de Las Mil Polleras que han logrado tener el apoyo gubernamental por ley, pero esto, aunque positivo, ha dejado una espina en otros géneros musicales o regiones del país, con la famosa frase “por qué a ellos y nosotros no”, sin ponerse a pensar en qué hicieron bien los organizadores de estos eventos para imitarlos y lograr el día de mañana el éxito en sus propios montajes.

Yalena Ortiz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*La autora es
periodista

ImprimirCorreo electrónico

La importancia del médico de cabecera

 

Importancia del médico de cabecera, el norte de las intervenciones en materia de salud pública están dirigidas fundamentalmente a la reducir la carga de la enfermedad y aumentar la calidad de vida de la población; ese es nuestro propósito. Hoy enfrentamos grandes desafíos globales que inciden en la forma de vivir y de producir de las personas. Las condiciones sociosanitarias demandan de un trabajo en equipo a nivel institucional e interinstitucional. Es imposible atender los problemas de salud solo desde el sector salud. El concepto de salud enunciado en 1946 desde la OMS “completo estado de bienestar físico, mental y social; y no solo la ausencia de enfermedad”; nos hace ver más allá del sistema de provisión de servicios de salud para incidir de una manera contundente en los determinantes sociales de la salud, como causas del mal estado de la salud de los habitantes.

Desde el Ministerio de Salud, señalamos que la medicina moderna aplicada en el sector público sin poner atención a la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud, ha dejado evidencias claras de fracaso. En las últimas décadas tenemos una población con elevada carga de enfermedad, sobre todo de Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT).

La Estrategia de Atención Primaria de Salud, concebida hace 38 años se fundamentó en el accionar con la gente, con las comunidades, con las autoridades pero; sobre todo señala la importancia del médico de cabecera y la enfermera básica que son recursos fundamentales dentro del Equipo Básico de Salud para llegar más cerca de la gente. Los países de primer mundo aplicaron la Estrategia de Atención Primaria de Salud con médicos de cabecera y hoy tienen unos indicadores de salud envidiables, sobretodo la disminución los años de vida perdidos y el aumento de la esperanza de vida al nacer. El médico de cabecera debe redescubrir su valor dentro del sistema de servicio de salud.

Lo que hay que hacer y desde este momento invito a los cientos de médicos generales a jugar un rol más protagónico dentro de la salud pública y volver a ser ese profesional respetado en las comunidades, entregado en su servicio a la humanidad. Hemos aumentado la formación de médicos en la Universidad de Panamá, pero es necesario que el estudiante de medicina comprenda la importancia del médico general.
*El autor es ministro de Salud de Panamá.

Miguel Antonio Mayo Di Bello
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

ImprimirCorreo electrónico

¿Subsidios acaban con el buen juicio?

Hace unos días leía una noticia que aseguraba: “Los suizos rechazan recibir un plan social sin trabajar”. Me llamó la atención y decidí buscar más información para ver de qué se trataba. Resulta que en ese país hicieron un referendo el año pasado, en que los gobernantes proponían una mensualidad de 2.533 dólares para adultos y 634 dólares para menores de edad.

En la consulta ciudadana, cuatro de cinco personas votaron que no, se rehusaron a recibir fondos sin hacer nada. La gente que se le consultó explicaba que esa “paga” fomentaba la vagancia y no el esfuerzo que se debe tener para salir adelante.

Me pregunto qué pensarían mis coterráneos si en nuestro país se propusiera algo similar, qué habrían respondido los “panameñitos vida mía”. Imagino que la respuesta es obvia, por la cantidad de personas que actualmente reciben un subsidio y que cierran las calles exigiendo que les resuelvan hasta el mínimo problema que tienen en sus hogares.

Con el pasar de los años hemos visto como se ha desvirtuado esta “ayuda” y algunas personas la utilizan para adquirir cualquier otro bien que no sea indispensable.
Menores embarazadas, jóvenes que delinquen, estudiantes de escuelas públicas que con tan solo llegar al “3.0 pela’o” tienen derecho a una beca universal y si el maestro no les regala el ansiado punto, entonces van los padres de familia a pegarle al docente porque “le dejaron al hijo”. ¿A dónde vamos a parar como sociedad? ¿En dónde quedó eso de no les des el pescado, enséñales a pescar?

Sí, hay algunos políticos que consideran que tener al pueblo contento, con muchas ayudas sociales, es lo mejor para que en los próximos periodos esa gente vote por ellos; pero también hay que tener dos dedos de frente y ser responsables de nuestros actos sociales.

Cómo un padre que no trabaja y recibe una contribución puede exigirle a sus hijos que estudien para que sean alguien en la vida, deberían dar el ejemplo y seguir los pasos de los suizos que rechazaron esa oferta que promovía la holgazanería. ¡Ah!, pero como aquí impera la mal llamada práctica del juega vivo, si no lo aceptas eres un ‘pendejo’. Necesitamos cambiar, hay que leer, documentarse y no estar solo metidos en nuestra burbuja.

Eso de tirar a la basura un juego de enciclopedia completa, como mostró un locutor de radio, demuestra cuál es nuestra idiosincrasia. Preferimos ver programas sin sentido que leer un buen libro.

ImprimirCorreo electrónico

El futuro de las reformas electorales 2

La Asamblea Nacional está a la espera de imprimirle el segundo debate al proyecto de Ley 292 de reformas al Código Electoral.
Continuando sobre algunos puntos relevantes de la nueva normativa tenemos:

10. Los medios de comunicación, no podrán difundir propaganda electoral a favor o en contra de ningún candidato o partido, durante la veda electoral.

11. Las personas y los medios de comunicación que violen el reglamento de las encuestas políticas electorales o de preferencias políticas, serán sancionados con multa de veinticinco mil balboas a cincuenta mil. Si hay reincidencia el monto de la sanción se duplicará.

12. Cada partido político deberá seleccionar, de manera exclusiva, una agencia de publicidad para beneficio de sus candidatos. Los candidatos de libre postulación en circunscripciones mayores de cinco mil electorales, también quedan obligados a contratar una agencia de publicada para pautar propaganda con el financiamiento público del que dispongan.

13. Se prohíbe la propaganda sucia, entendiendo por ella, la que ofenda la dignidad humana con la utilización de insultos, incursiones en la vida privada, discriminación y aseveraciones de conductas ilegales que no sea hayan dictaminado por los tribunales competentes, promueva la violencia o atenten contra las leyes.

14. Desde los seis meses previos al día de la elección, se prohíbe la propaganda o publicidad estatal y de gobiernos locales en todos los medios de comunicación social, incluyendo la de los contratistas del Estado para promover avances o culminación de obras.

15. De resultar ser elegido para dos o más cargos de elección popular, el favorecido deberá manifestar la elección del cargo a ejercer en un periodo máximo de 5 días hábiles después de ser proclamado, de lo contrario, el Tribunal Electoral decidirá otorgarle el ejercicio del cargo correspondiente al de mayor jerarquía y el otro cargo será ocupado por el suplente.

16. La participación política se regirá por el principio de paridad, en todos los procesos electorales internos, generales y partidarios, que implica que todas las delegaciones, nóminas y demás órganos pares estarán integrados por el 50% de mujeres y el 50% de hombres.

17. Los candidatos proclamados electos que no fueron impugnados recibirán sus credenciales sin esperar los resultados del proceso de impugnación.

*El autor es abogado.

ImprimirCorreo electrónico

La educación a distancia, otra ventana para aprender

Para nuestros abuelos era impensable la idea de estudiar en un lugar diferente a un salón de clases. A inicios de la República, los estudiantes asistían a la escuela durante la semana, en donde la nota característica era permanecer en el aula por un par de horas, tomar apuntes del tablero y contar con un ábaco al realizar las operaciones matemáticas. Incluso para quienes podían costearse estudios universitarios, las clases tenían esa característica de presencial.

El tiempo ha pasado y con este las formas de transmitir los aprendizajes, aquellos instrumentos que aportan los conocimientos vitales para desenvolvernos en la vida con mejores competencias. La educación a distancia es una realidad que llegó rompiendo barreras en tiempos y espacios.

Una enseñanza que no requiere de la presencia de los alumnos en el lugar de estudio. Son diversas las bondades que aporta un aula virtual a quien decide optar por este tipo de enseñanza.

Entre estas destacan la flexibilidad en el horario para estudiar, la incorporación de herramientas tecnológicas para el manejo de la información, la capacidad de autorregular el aprendizaje y el acceso al conocimiento a las personas con discapacidad. Algunos estudiantes que han optado por esta educación la describen como el oasis para adquirir nuevos conocimientos debido a que el acceso a la información es ilimitado. Una vez inician el estudio de determinada materia, el navegar a través del Internet les permite conocer las realidades de su país y compararlas con otras latitudes situadas a miles de kilómetros. Como toda oportunidad está cargada de desafíos y retos.

El principal radica en la brecha digital que separa a quienes tienen acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a tan solo un “click”, y a aquellos estudiantes que no gozan en sus comunidades de servicios básicos como agua potable y carreteras apropiadas para el tránsito. Los gobernantes deben proveer de diversas oportunidades para que la educación, derecho universal de todo ciudadano sea garantizada.

Esto es una necesidad imperante dado que cada día al abrirse el telón, observamos una educación panameña con actores sin aprenderse el discurso, lo que ocasiona que para algunos, esa obra de teatro sea simplemente aburrida y sin interés. Requerimos de hombres y mujeres entregados para lograr de una vez por todas, aplausos llenos de orgullo por los resultados obtenidos en el escenario de la vida.

Micaela Melgar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*Autora es periodista.

ImprimirCorreo electrónico

El futuro de las reformas electorales 1


La Asamblea Nacional de Diputados está a la espera de imprimirle el segundo debate al proyecto de Ley 292 de reformas al Código Electoral. Algunos puntos relevantes de la nueva normativa.
1. Se consagra el voto adelantado. Los panameños residentes en el extranjero podrán ejercer el sufragio desde el país en donde residan, pero solo para cargos a nivel nacional, mediante el voto adelantado.
2. El Tribunal Electoral podrá decretar medidas cautelares dentro de los procesos internos de los partidos políticos.
3. Las decisiones relativas a las alianzas se tomarán de conformidad con su estatuto y si estos no lo contemplan, por acuerdo del Directorio Nacional o la Convención Nacional, pero mediante votación secreta.
4. Se reduce del 4% al 2%, el número de votos emitidos en las elecciones generales necesarios para que no se extinga un partido político.
5. Se establece un financiamiento electoral previo a las elecciones, equivalentes al 60% del total del financiamiento público, en donde el 2% será para todos los candidatos de libre postulación que hayan sido reconocidos por el Tribunal Electoral y el 98% para los partidos políticos.
6. Los candidatos están obligados a presentar mensualmente al Tribunal Electoral, mediante declaración jurada, un informe de los gastos incurridos con el financiamiento privado. Dicha información será de acceso público a través de la página web del Tribunal Electoral.
7. Se establece un tope al financiamiento privado de B/. 5.00 (cinco balboas), por cada elector según el Padrón Electoral preliminar de la circunscripción electoral que corresponda. Este monto podrá aumentar atendiendo a criterios como vías de acceso territorial, distancia entre poblados y población electoral.
8. Las radioemisoras y televisoras otorgarán a todos los candidatos, un beneficio único, igual y lineal de veinte por ciento sobre las tarifas de compras regulares publicadas por cada medio al 31 de diciembre del año anterior a su aplicación.
9. Si se realizan actos de campañas, violando la ley electoral, se sancionará al medio con multa diaria de 10 veces el valor comercial de la respectiva propaganda.

Ernesto Cedeño Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es abogado.

ImprimirCorreo electrónico

Mochileros adentro y cigarros afuera, dos cosas no tan buenas en el Metro

A horas pico, tanto en la mañana como en las tardes, se observa a un gran porcentaje de panameños tratando de entrar a los vagones del Metro, allí la empujadera no se deja esperar, unos porque quieren salir y otros por la impaciencia para entrar. Y es que no hay manera de que se entienda que el que va saliendo debe tener prioridad para que así el de afuera pueda ingresar. Eso es a menudo.

Pero el panameño también ya a estas alturas, que el Metro no es para turistear, ahí que andar “vivo” y rápido, tanto en la salida y entrada. Aquí es donde entran los mochileros a los cuales voy a referirme, no como apodo ratero ni nada de eso, sino por las mochilas que cargan sobre sus espaldas. Y es que quienes cargan mochilas (estudiantes, obreros entre otros) no reparan en que las demás personas están en su mismo sitio y por lo menos quisieran ir un poco más cómodos. Se ve a diario que los mochileros no descargan sus bolsas ni la ponen delante, que también los ayudaría a cuidar sus pertenencias. Nada de eso, al contrario entran a los vagones, ahí se van de pie y pase quien pase tiene que golpearse con las mochilas o estas estorban a otros que están a su lado o detrás. Ocupan espacio, todo porque no se la quitan. El Metro es una ayuda enorme a todos, pero los mochileros deben saber que el espacio no es solo de ellos.

Por otra parte, lo que se ve a diario fuera de la estación del Metro es aún peor. Los parajes o alrededores de varias estaciones se están convirtiendo en sitios para fumadores públicos, algo prohibido por Ley.
La estación de 5 de Mayo es una prueba de ello, el olor a cigarros es común en el área que va de una estación a otra (zona paga), ya que las mallas del alambre ciclón sirven de recostaderos públicos para lanzar sus boconadas de humo, sin importar los cientos de transeúntes que por allí caminan a diario. Mochileros y fumadores un mal que afecta dentro del Metro como fuera de él y hay que prestarle atención en aras de la salud social de todos.

Crispin Chavarria
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

ImprimirCorreo electrónico

Notas sobre Violeta Green, segunda parte

Violeta Green ocupó mucho la pantalla para aquel entonces, al igual que otros artistas afropanameños (Bárbara Wilson, Many Bolaños, David Watts, Felix Wilkins). Podría nombrar aquí a muchos, pero muchos más, todos muy buenos. Se hacía buena televisión. Productores cubanos, que ya venían con una vasta experiencia de su país, contribuyeron a forjar una televisión nacional robusta, en términos de programas artísticos. Violeta Green fue una de las joyas televisivas de esa época. Violeta Green fue una intérprete sumamente versátil. Era muy buena con las tamboreras. Los boleros eran de su completo dominio.

El calipso, ni hablar. Ella misma se describía como una perfeccionista. Cuenta, con voz propia, que la única ocasión en toda su vida que grabó un disco lo deshechó, porque no terminó por gustarle como se oía. Ella misma, Violeta Green, señala que tiempo después se arrempintió de ello, pues le parecía que muchas de las cosas que venía escuchando, grabadas por otros artistas nacionales, no estaban a la altura de lo que ella había echado al cesto. Violeta era muy exigente con ella misma.

La improvisación, con la voz, mientras interpretaba una pieza de jazz, fue una nota característica de Violeta Green. Nadie en Panamá como ella lo hizo mejor. Ella Fitzgerald, la Dama del Jazz estadosunidense, fue una imagen emblemática para Violeta; la imitaba muchísimo, desde luego con el toque del Tambo Jazz panameño. Violeta Green valoraba tanto su voz al punto que llegó a decir que "era un don que Dios le había dado, y que solo se le iría con la muerte". Y así fue, efectivamente.

Violeta Green

Alberto S. Barrow N.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*Director del Observatorio Panamá Afro.

ImprimirCorreo electrónico

Es el momento para trabajar

Las fiestas de fin de año han pasado, el verano ha hecho su entrada con mucha fuerza y me parece que es el momento ideal para que el Gobierno aproveche esta etapa climática, que más allá de servir para que las personas disfruten de las playas, ríos, piscinas y por supuesto, los Carnavales que se avecinan el próximo mes de febrero, también se tenga como objetivo reparar el mal estado de las calles en todo el territorio a nivel nacional.

Las quejas constantes del pueblo panameño por este mal de nunca acabar simplemente se dan para que superemos la etapa de la mediocridad. La clave está en que se hagan las cosas, pero que se hagan bien. He podido observar como el Ministerio de Obras Públicas (MOP) suele enviar a sus trabajadores a determinado sitio con la finalidad de arreglar la carretera y en vez de culminar el trabajo en la vía, también quiere ejecutar de forma simultánea la misma labor en otro sector, descuidando el primero.

Se entiende que se busca atender todas las avenidas que se encuentran deterioradas, pero esto tampoco debe significar el descuido de las otras. Más allá de otras problemáticas que azotan al país, la Alcaldía de Panamá, el Municipio de San Miguelito, el MOP y otras autoridades deben unir fuerzas y trabajar en conjunto por el bien de las calles de nuestro país

. No puede ser posible que tanto los peatones como los conductores tengan dificultades para transitar con mucha tranquilidad, estando expuestos a sufrir accidentes o desperfectos mecánicos, debido a la gran cantidad de huecos ocasionados en su gran mayoría por el continuo paso de caminos de carga. La vía principal de Cabra, Pacora, es un gran ejemplo de estado de abandono. Ya son varios meses que no se ha visto ningún movimiento para su acondicionamiento.

Ambos paños están llenos de huecos y los conductores deben maniobrar para evitar destruir las llantas de sus vehículos. En el área de San José, San Miguelito, llegando al Centro Comercial Los Andes, el paño izquierdo de la carretera está en mal estado y lleva más de un mes en esa situación.

Qué decir del sector de Villa Zaita, donde varias calles fueron removidas para sus reparaciones y hasta el momento continúa la misma problemática, mientras los autos deben transitar en estas condiciones.

Quizás para la mayoría de los ciudadanos estas situaciones les parezcan normales y hasta irremediables.

*el autor es periodista en Metro Libre.

ImprimirCorreo electrónico

Notas sobre Violeta

Aun cuando el nombre de Violeta Green llegó a ser sinónimo de Colón, esta talentosa artista panameña no era originaria de dicha provincia. Ella nació y se crió en calle 17 Ave.Central, en ciudad de Panamá. Fue a vivir a Colón en 1973, ya de adulta, pero era capitalina. Pienso que se la identificaba como colonense, porque esa provincia siempre fue una gran cantera de artistas excepcionales, y Violeta Green lo era sin duda. Panamá siempre fue una plaza importantísima para los artistas en América Latina.

Se decía, muchas décadas atrás, que quien triunfaba en Panamá alcanzaba el éxito en cualquier país de la región. En ese sentido, nuestro país era un hervidero por donde pasaban artistas de todas partes y de todos los géneros, inclusive, de Estados Unidos. En la década de 1960, el ambiente artístico en el país era boyante. Violeta Green provenía de una familia de músicos. Su madre era pianista: su padre saxofonista y clarinetista. Tuvo un hermano que alcanzó ser uno de los mejores bateristas que ha producido el país.

Ella inicia en el canto a la edad de 7 años. Profesionalmente, comenzó su carrera a los 18 años, a mediados de la década de 1950. Sus pininos los hace en los afamados "Floor Shows", eventos artisticos que convocaban, en una misma noche y un mismo escenario, a varios intérpretes de nuestro patio. Eran eventos de concurrencia muy popular. Hay que destacar que Violeta Green no inició su carrera musical con el jazz. La canción popular, de géneros variados, fue su punto de arranque. Literalmente, ella cantó de todo, cuando comenzó.

Al jazz incursiona en 1962-1963 con el gran maestro Víctor Boa. Con Boa hizo buena parte de su carrera en dicho género. Otro maestro, el inmensurablemente grande, Clarence Martin, arreglista y bajista, fue parte del desarrollo musical de Violeta Green. Las primeras presentaciones de Violeta Green con Víctor Boa, creador del Tambo Jazz, se dieron en el Club Maxim's, que estaba ubicado en la vía España. El Club Le Marron, en Río Abajo, fue otro escenario en el cual Violeta Green ocupó espacio. Por décadas, Panamá tuvo un gran auge jazzístico. La historia del jazz en Panamá no se puede relatar sin la obligada referencia a Violeta Green.

Para la época, inicio de la década del 60, la televisión recién llegaba a Panamá. Y, aun en su estadio primario, las producciones nacionales eran de muy buena calidad. Los programas "en vivo" eran ampliamente vistos por los primeros televidentes que tuvo el país.

*Director del Observatorio Panamá Afro.

ImprimirCorreo electrónico

Un valiente paso adelante

Como un valiente paso adelante y de gran valor moral y patriótico debe reconocerse la decisión del presidente Juan C. Varela de poner fin a una de las mayores amenazas a la identidad cultural del país cuando eliminó la propuesta Dirección Nacional de Género y Desarrollo Humano que había logrado establecerse en el Ministerio de Educación. Al eliminar esa oficina, el presidente cumplió con sus promesas pro vida y familia y su deber como responsable del bien común; un sabio concepto mencionado frecuentemente en sus mensajes.

Varela eliminaba un creciente temor que minaba la confianza en su gobierno por importantes sectores de la sociedad civil activos en la defensa y promoción de valores éticos, morales y cívicos; una sociedad formada por grupos escolares de padres, defensoras de la vida humana desde el embarazo; asociaciones defensoras del matrimonio y la familia, la patria potestad, y a una educación sexual científica sin sesgos ideológicos. La amenaza a estos valores es universal, como lo es el silencio y la manipulación a la que es sometido el tema por los medios en todas partes del mundo. Y es que no importa lo que diga y cómo lo diga el documento que creaba la oficina de género eliminada.

Esta sola palabra, Género, lo dice todo La ideología afirma, por ejemplo, que "no existe un hombre natural o una mujer natural, que no hay conjunción de características o de una conducta exclusiva de un sólo sexo" Éste no importa, sino el género, que cada quien escoge. Se señalan 123 géneros, empezando por los conocidos LGBT…y +. De allí todas los disparates conocidos.

Felizmente, abunda la documentación clara y veraz sobre el tema. Que un alto funcionario gubernamental desconozca la verdad de la ideología de género es muestra de mediocridad. Aplicarla en el trabajo es grave irresponsabilidad. Hablar de la ideología de género es hablar de la “mayor amenaza” la civilización, según el doctocardenal Robert Sarah.

No estamos hablando de nimiedades, sino de una ideología anticristiana y antinatural adoptada por la ONU en 1995, en Beijing, China, y desde entonces, oficializa, se impone mediante engaños, como se ha hecho en nuestro país. La ideología de género alimenta lo que san Juan Pablo II llamó “la cultura de la muerte”. Un gran paso adelante dio el presidente. Pero, es necesario dar otros para eliminar esa amenaza antes que su veneno nos elimine.
*El autor es periodista

ImprimirCorreo electrónico

¡Siento vergüenza!

Los que me conocen saben que soy una persona bastante positiva, agradecida de la vida y que no soy de escribir, pero no puedo evitar en ocasiones contagiarme de ese sentimiento de fastidio e impotencia que ahoga a nuestra sociedad. En especial al recibir mi comprobante de pago quincenal, y ver mis deducciones, en forma de impuestos, que supuestamente se utilizan para beneficio de mi querido Panamá.

La idea de estos tributos es que se destinen a financiar obras y proyectos, con la finalidad de asegurar la igualdad, la equidad y la redistribución de la riqueza, pero lastimosamente no estamos ni cerca de eso. Lo que me lleva a preguntarme; ¿Cuántas personas podrían hacer mejor uso de esas aportaciones para su bienestar y el de sus familias? Tal vez para pagar un seguro privado, mediante el cual reciban una atención digna y humanizada, conseguir medicamentos de calidad, o brindar una mejor educación a sus hijos, solo por mencionar algunos ejemplos.

Hoy se palpa, en diferentes estratos, un cansancio y desencanto al ver cómo pasan gobernantes tras gobernantes sin que haya un cambio real. Señores, entiendan que nunca vamos a superar eso con dádivas, con paternalismo, con salidas de emergencia improvisadas, que no resuelven las infinitas necesidades. Al contrario, año con año, todo empeora, porque las personas no cambian de actitud, aunque se le regalen cosas. Se incentiva el crecimiento de un segmento de población que cree merecerlo todo y el gobierno debe resolverle siempre.

Los resultados de cada 5 años, al celebrarse las elecciones, se fundamentan en el uso de nuestros dineros para seguir cultivando esta insana práctica. Los políticos siguen alimentando una especie parasitaria con tal de alcanzar el poder. Lo correcto es sacar a las personas de la marginación social, con educación, y evolucionen hacia mejores condiciones.

Siento vergüenza cuando elegimos seudo líderes incapaces de cumplir sus promesas de campaña. Siento vergüenza de ver tanto escándalo donde se involucra a empresarios, políticos y autoridades. Siento vergüenza de cómo se juega con la dignidad del pueblo, un ejemplo, el caso de la venta de los jamones, que contrasta con la necesidad de la población y da cuenta de la mala planificación.

Este nuevo año, que el juega vivo no siga aguantando que el gobierno y/o aspirantes a gobernar nos engañen con falsas promesas o compren con dádivas. Como dice el presidente, puede ser un problema de percepción. Esta es la mía, ¿Cuál es la tuya?

Alejandro Hernández Patiño
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*El autor es ingeniero industrial.

ImprimirCorreo electrónico

La famosa “lista Clinton”

Desde el comienzo, hace ya 49 años, mi historia como periodista estuvo vinculada a La Estrella de Panamá y por tanto, debo reconocer que existe un lazo de afecto muy especial, fortalecido más tarde, muchos años después, cuando formé parte de su cuerpo de redactores. Eran los tiempos de Fito Duque como director. Y más reciente, fui jefe de redacción de El Siglo, ocupando con el tiempo el cargo de director de la edición dominical, gracias a la confianza de Jaime Padilla Veliz

. De allí también guardo recuerdos y experiencias muy especiales. Hago este preámbulo porque mi opinión tiene que ver con ese cariño que tengo por ambos medios, y porque además considero que todo lo que viene ocurriendo a estas dos empresas no es otra cosa que toda una patraña con intenciones muy oscuras que el tiempo las revelará.

No conozco a Waked, pero si a una gran mayoría de los colegas que laboran en esta empresa editora y realmente me apena el trago amargo que deben estar viviendo ante la amenaza aún latente, de que estos medios sean cerrados por culpa de una denominada “lista Clinton”, que no es otra cosa que un mecanismo aberrante de intimidación. Aunque no hay nada contra estos medios, salvo la “percepción” contra su dueño de un supuesto delito que ni siquiera han podido puntualizar, la continuidad de los mismos se mantiene amenazada y estoy seguro que dentro de seis meses volveremos a vivir la incertidumbre de hace unos días. Pero en el fondo lo que me provoca mayor rechazo es la actitud dócil de este gobierno de aceptar como buena una “lista” que todos sabemos cuáles son sus objetivos, y que al final solo servirá para que así como las otras empresas del señor Waked, pasen a manos probablemente de “personas amigas”.

Eloy Alfaro, abogado y exembajador de Panamá en Washington, dijo hace poco que “la dependencia de Estados Unidos, que es cada vez mayor, le ha permitido a esa nación y a otros países como Francia, maltratar a Panamá". Otro jurista, Adolfo Linares, a pesar de su simpatía por el gobierno de Varela y de su condición de integrante del partido en el poder, igual mostró preocupación por “la política exterior de vasallo que hoy marca a la nación panameña”. Lo que hoy sucede con La Estrella y El Siglo, debe ponernos en alerta a todos los panameños. Guardar silencio es tanto como ser cómplice de una canallada.

*El autor es periodista.

ImprimirCorreo electrónico

Antidemocráticos

En Panamá ha existido y quizás hoy en menor intensidad, la intolerancia a las ideas. Me refiero cuando pienso diferente a ti. En materia ideológica por años algunos se han dedicado a engañar y confundir a los ciudadanos carentes de educación política. Unos ó unas mas, y otros menos, calificaban de comunistas, ñangaras etc. a todo aquel que solo pregonaba la defensa de una democracia real, participativa y representativa.

El contexto nacional político partidista oscilaba entre los liberales, social demócratas, social cristianos y comunistas. Respetamos a cada uno de esos militantes. Sin embargo era doloroso como se acallaba ante la opinión pública a quienes sin ser marxistas, pregonaban la real democracia. Esa democracia justa para todos y no para pocos. No la farsa democrática.

Ello conllevó a detener proyectos sociales que beneficiaban a las mayorías sin afectar el capital privado. Tal ceguera pagada o no , evitó transformaciones en muchas áreas de nuestra sociedad. Avanzar por una real democracia era vendido como de origen “rojillo”. Algunos fueron instrumentos utilizados, sin darse cuenta. Hoy cavilan. El tiempo ha pasado. Hay una mejor convivencia mundial para todas las ideas.

Panamá no ha escapado a ello. Aún hay resabios nacionales y mundiales. El Papa Francisco y otros, víctima contemporánea de ello. Solo duele haber vivido esas épocas en que los antidemócratas verdaderos solo aspiraban a mantener un estatus quo para las minorías, a las que muchos de ellos ni siquiera pertenecían.
Lanzar un reclamo contra una injusta transgresión de gobiernos de USA, no a sus pueblos, los llevaba a producir inmediatamente un personaje estigmatizado con todos esos calificativos útiles para eliminarlos del contexto ciudadano y cualquiera opción política. Se mandaba al ostracismo.

Muchos no les intereso y avanzaron, sin importarles las voces agoreras de los anti demócratas. La reciente reacción de varios sectores de nuestra sociedad en contra del querer acallar parcial o permanentemente a La Estrella de Panamá y El Siglo, indica que defender la democracia y autodeterminación de una nación no es posesión exclusiva de los marxistas. Lo es de ciudadanos patriotas no importa su ideología. Las pérdidas de visas a USA la han sufrido quienes según ellos (USA) han violentado sus leyes sin necesariamente ser los afectados ni siquiera centroizquierdistas. Qué ironía.

Favor lean la actual Constitución, con sus debilidades, y díganme si realmente se cumple. De cumplirse en la mayoría de sus artículos todas esas tendencias ideológicas hubiesen fenecido hace décadas. Se ha conspirado contra el perfeccionamiento de una democracia auténtica para todos.

* El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico

La encrucijada de la Caja del Seguro Social

El  profesor  Estivenson Girón renunció al cargo de  director de la Caja de Seguro Social (CSS). Dimisión hecha realidad desde el 1 de enero.   Tal vez con esto, muchos panameños estarán contentos, tal vez otros no, otros ni les interesara. Pero entonces, se fue ¿y? Adiós, me voy para mi casa. No lo creo. Girón y los demás miembros de su equipo [que prácticamente renunciaron también] deben darnos explicaciones de los casi 2 años y dos meses que estuvieron allí.

De cómo y porque dejaron que se desmejoraran los servicios de salud, de su inoperancia en la administración, la lenta reactivación de los trabajos de la Ciudad Hospitalaria, del abuso de autoridad y de los fondos de la entidad, bueno necesitaría un periódico entero para decir las bellezas que pasaron.   Algunos dirán que destilo veneno, que tal vez soy un resentido, que solo hablo mal del Seguro, de sus funcionarios y de su exdirector Girón, pero alguien tiene que decirles las verdades a estos señores y señoras. Y si se molestan, pueden hacer algo que debieron hacer hace tiempo: renunciar.

Lastimosamente veo como la CSS se hunde hasta el más profundo abismo. Hay funcionarios, tanto médicos, enfermeras, auxiliares, administrativos y demás que no entienden que el asegurado y sus beneficiados no van a las instalaciones de salud a pedir un favor, van porque están en-fer-mos y buscan una atención expedita, amable y sincera, pero reciben maltratados, insultos o simplemente son ignorados. Humanizándonos, ¡ja! que chiste, ni el propio Girón se creía esa farsa y dudo,  que el subdirector, ahora director encargado, también lo crea.

 Él es el continuismo de Girón, la mentira, la incoherencia, ineptitud, el "voy a ver qué voy hacer", es lo que predominó en su gestión y él lo acompañó.    El Seguro sigue igual a cómo lo encontró. Perdón, está peor. Tal vez necesitamos a una persona sin vicios, alguien enfocado en trabajar, y alguien que no sea un pelele amiguete del poder y ahora tenemos la oportunidad de oro para encontrar a esa persona, ahora que se abrirá un concurso para buscarle un reemplazo a Girón, que  vivió en la CSS en un cubito de cristal obnubilado de la realidad.  

Nos toca a los buenos panameños verificar bien esa selección. Pero eso sí, Girón  y su combo deben rendir cuentas.

*El autor es editor de Metro Libre.

ImprimirCorreo electrónico

Control de salud a los 40 años de edad

A partir de los 40 años de edad, hay un aumento significativo de la probabilidad de sufrir de una serie de enfermedades, que no necesariamente pueden producir síntomas en forma temprana por lo que se hace imperativo una cita de control, aunque no tenga síntomas, para hacer las investigaciones clínicas respectivas en su búsqueda o descarte.

En esta cita hay exámenes y pruebas pertinentes a ambos sexos y otras particulares de cada uno. En la cita de control de los 40 años se debe hacer una historia clínica y examen físico completos, preguntando por antecedentes familiares y personales, con toma de presión arterial y evaluación del fondo de ojo. 
Además, debe incluir exámenes de laboratorio básicos como hemograma (henoglobina), glicemia (azúcar en sangre), prueba de colesterol y triglicéridos y un examen general de orina. Todos los adultos deben ponerse la vacuna anti gripal una vez al año y alguna otra que sea recomendada por su médico. Debe indicarse un ultrasonido abdominal para evaluar la arteria aorta abdominal a partir de los 50 años.

Para la prevención del cáncer de colon, a partir de los 50 años (si no hay antecedentes familiares de cáncer), debe indicarse una colonoscopia o al menos estudios de sangre oculta en heces.

Aparte de estos, hay exámenes particulares de acuerdo al sexo de la persona, - masculino: debe incluir un examen rectal completo y PSA (examen de sangre). - femenino: evaluación ginecológica completa, con toma de muestra para citología cervical (papanicolau) y mamografia. Deben ser evaluadas por la posibilidad de osteoporosis a partir de los 55 años.

Es importante volver a destacar que la mayoría de estas enfermedades que se pueden encontrar en una cita medica, pueden no presentar síntomas a sus inicios, por lo que no es necesario esperar tenerlos para ir al médico. Todos debemos ir al médico a los 40 años de edad a ser evaluados, aunque no presentemos síntomas.

Prevenir es la clave de mantener el estado de salud.

*El autor es ministro de Salud de Panamá.

ImprimirCorreo electrónico

La pregunta del fariseo

Fragmento del texto: Existe una tradición milenaria que proclama “amarás al prójimo como a ti mismo”. Aunque ya hay textos hindúes y budistas que la expresaron centenares de años antes. En la parábola del Buen Samaritano está la respuesta al fariseo que pretendía zafarse de toda responsabilidad con quienes no fueran “los suyos”.
Tanto en la tradición judía como en el calvinismo, que va a dar origen al capitalismo deshumanizado, el concepto de pueblo, familia, relación tiene algo de contractual y de mutuo beneficio: te doy esto para que me des aquello o no te hago esto para que no me lo hagas tú. Ahí tiene su origen el individualismo que se va a confundir con la Ilustración que separa religión y cultura, reduciendo aquella a una ideología. Se pueden distinguir pero no separar, pues lo religioso es una dimensión del hombre en busca de sentido. La religión confiere a la cultura su sentido último mientras que la cultura presta a la religión su lenguaje para que pueda expresarse en un contexto cultural. Todo lenguaje está determinado culturalmente y toda cultura está informada por una visión última de la realidad.

De ahí que ninguna religión pueda tener el monopolio de lo religioso, de la dimensión trascendente del ser humano y de su expresión por medio de ritos, culto o celebraciones para acercar lo humano a su más plenaria dimensión. La sabiduría está en aceptar y en respetar las diversas tradiciones religiosas como fenómenos que expresan diferentes expresiones de religiosidad siempre que no vulneren los derechos fundamentales de los seres humanos. No es de recibo admitir la pretensión que hacen algunos seguidores del hinduismo, del budismo, del judaísmo, del cristianismo o del Islam de que la suya es el culmen de las demás religiones. Todas las religiones arrancan de un sentimiento ante lo misterioso humano primordial, sin embargo, cada tradición religiosa tiene fronteras determinadas con sus límites geográficos e históricos.

La pretensión de universalidad y el concepto de misión han llevado a desarraigos y a explotaciones inhumanas e injustas. De la misma manera que los pueblos poderosos han pretendido “civilizar” a quienes consideraron “salvajes” porque vivían en las selvas.

José Carlos García Fajardo
@GarciaFajardoJC

* El autor es director del Centro de Colaboraciones Solidarias

ImprimirCorreo electrónico

El Diputado y su función

La función principal de un diputado panameño es la de expedir leyes, pero que sean necesarias para el cumplimiento de los fines del Estado y acorde con las funciones de cada organismo público al momento de su creación. (Artículo 159 constitucional).

Dentro de la demanda de inconstitucionalidad que interpuse contra el Decreto N° 441-2016-DMySC de 25 de octubre de 2016, de la Contraloría General de la República, por el cual se aprueba el documento titulado “Requisitos y Controles para otorgar Apoyos en la Asamblea Nacional de Panamá (Donativos y Subsidios)”, publicada en la Gaceta Oficial N° 28151-A de 25 de octubre de 2016, la procuradora general de la Nación, con la Vista N° 36 opina que es inconstitucional lo demandado por el suscrito.
La Procuradora dice: “La naturaleza jurídica de dicho Órgano del Estado panameño (Asamblea Nacional), según se extrae del contenido y estudio de las normas constitucionales relativas a su existencia, revelan que no está destinada a tal actividad, sino más bien hacia la labor legislativa (expedir leyes judiciales); judicial, cuando le corresponda juzgar al Presidente de la República o a los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia; y administrativa (artículo 161). Más aún, le está vedado inmiscuirse por medio de resoluciones en asuntos que son de la privativa competencia de otros Órganos del Estado (numeral 2 del artículo 163 de la Constitución Política).

No es procedente que:
Todos los diputados tengan la posibilidad de apoyar a las personas como antes se hacía con las llamadas partidas circuitales, con la finalidad de catapultarse en los futuros comicios.
Cada miembro de la Asamblea Nacional tenga derecho a nombrar personal por contratos, hasta por 30 mil dólares mensuales. Aseveración hecha por el presidente de la Asamblea Nacional. Nadie los procesa por supuestos delitos electorales. Algunos diputados no asistan a sus sesiones, pero no se les descuenta el sueldo por eso. Los ciudadanos decentes tenemos hoy la oportunidad de mandarles a nuestros políticos, este mensaje alto y claro: “Los Diputados están para legislar y no para servirse del Estado”.

Ernesto Cedeño Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es abogado

ImprimirCorreo electrónico

Y todos fueron felices

Así solían terminar esos cuentos que desde pequeños nos relataban o leían. Ese mundo fantástico de bondad y maldad en algunos de ellos, donde la segunda caía vencida por la primera. Hoy día leemos con cierto estupor que la pobreza y pobreza extrema han disminuido en el mundo.

Lo dudamos. Y que el mundo es mejor. Sí ….pero para quienes?. Lo único que pregunto es si un individuo gana menos de un dólar o tres dólares por día y hoy gana cinco dólares ya por eso quizás queda excluido de esas frías estadísticas?. La experiencia cotidiana y en nuestro Panamá, es que la pobreza sigue vigente a pesar de esas cifras alentadoras. No creíbles. Creo que como humanidad no estamos sensibilizados aún para ser solidario con el prójimo más golpeado económicamente. Sigue una indolencia creciente. Muy a pesar de los llamados mundiales de hombres como el Papa Francisco.

Lo peor es que el nuevo actor de esos cuentos es la corrupción, que sigue robando vida, salud, trabajo, educación etc. a los más pobres y cuidado! , a las capas medias. Ante una impunidad ,compañera indisoluble de la corrupción, nuestros gobiernos actúan con cierta timidez. No sé sí es porque: hoy por ti…mañana por mí. La democracia no es tal si los poderes ejecutivo, judicial y legislativo están súper interdependientes unos de otros, bajo la utopía de la famosa “armoníca” colaboración entre ellos. Un abogado en estos días dijo en una entrevista que Panamá había logrado post invasión democracia y libertad pero aún faltaba la justicia.

Qué país es democrático y libre si la justicia tambalea. Me pregunto. Es bueno leer en su totalidad el artículo publicado en El País de España del Lcdo Luis Almagro, Secretario General de la OEA, denominado: “En 2017,por más democracia y más derechos”. Digno de leer y aplicar en la vida ciudadana. Nos faltará acaso el cerebro de los hermanos de Finlandia, Suiza o Suecia? Somos ciudadanos que para todo, lo importante ,es la cultura del relajo? Hasta pronto.

Eduardo A Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico

Deténgalos ya, señor presidente


Acabamos de recordar con sentimientos de Patria herida el 20 de diciembre, aniversario 27 de la agresión militar norteamericana que derrocó a la dictadura militar. Dicha agresión se sufre en el recuerdo. Pero, en nuestros días hay una nueva agresión, dirigida por la internacional LGBT+ , atendida servilmente por espoliques criollos. Una agresión de varios años que se ha intensificado durante la presidencia de Juan C. Varela. Es la agresiva campaña por derechos especiales para minorías de conductas sexuales antinaturales.

Varela fortaleció la postura pro-vida y familia durante su campaña presidencial. Obtuvo reconocimiento mundial por su pública declaración favorable a los valores éticos y morales a la vida y la familia como objetivos del bien común. Pero, al parecer, todo quedó en palabras bonitas. En este mes último del año, nuestro país decepcionó al votar, en las Naciones Unidas a favor del nombramiento de una figura mundial fiscalizadora que sancionaría a los países denunciados por los grupos LGBT+, como violadores de los derechos de esa minoría. ¡Toda una vergonzosa lesión a la soberanía del país.

La agencia fiscalizadora y su personal ha sido denominados “Gestapo Gay”, aludiendo al nombre de la criminal policía secreta del régimen de la Alemania Nazi, del siglo pasado. El voto panameño, uno de los ocho que marcaron la diferencia a favor de la insensatez, fue manejado por la Cancillería, en manos de Isabel de Saint Malo. La canciller pertenecía, entonces, al círculo político de los “ilustres desconocidos”. Pero ya no. Su acción fue condenada por las plataformas españolas de impacto mundial y defensoras de la familia y de la vida humana: Actuall, CitizenGo y Hazteorir.org, con más de cien mil personas en todo el mundo. Pero, no todo está perdido ni podrido en Panamá.

Y no está perdido todo, porque el “lamentable” error y el “incumplimiento” de la palabra empeñada (como calificaron el voto panameño los organismos internacionales mencionados), fue corregido en algo, al negarse Panamá a aprobar, con su abstención, en la segunda votación, la nefasta Gestapo Gay. Esta abstención libera a Panamá del compromiso, según los expertos en derecho internacional. Corresponde a Varela establecer la política exterior frente al negativo Nuevo Orden Mundial promovido por las izquierdas y el presidente Barack Obama.

Miguel A Espino Perigault
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es periodista.

ImprimirCorreo electrónico

Tiros al aire


La acepción “un tiro al aire” es la de una persona de poco juicio. Y son ellas precisamente las que acostumbran celebrar algún acontecimiento disparando al aire, tradición muy arraigada en países latinoamericanos, y muy cuestionada, también, por cobrar la vida de víctimas inocentes.

El resultado de estas acciones ha hecho que varias naciones lo tipifiquen como un delito de gravedad, con pena de cárcel de 1 a 5 años, así no cause daño. Pero, los ciudadanos no parecen entender el peligro que representa. La noche del 24 de diciembre, en el techo de mi casa impactó una de esas balas locas. Gracias a Dios, sin mayores consecuencias que las de arreglar el techo y el cielo raso. Cayó sobre la cama de uno de mis hijos. De haber sido otra la trayectoria del proyectil y estar él allí, otra habría sido la historia. No sé cuáles son las implicaciones legales en Panamá, ni a dónde acudir para hacer la denuncia. Hago un llamado al uso responsable de las armas y se aplique una sanción ejemplar por la potencial agresión y daños a terceros, en particular, en las zonas urbanas.

Es allí donde la probabilidad de impacto sobre alguien o algo aumenta de forma notable. Investigando en Google, hallé lo siguiente: “si disparas un arma de fuego al aire, la bala viajará hasta 1,6 km hacia lo alto (dependiendo del ángulo de disparo y de la potencia del arma). Una vez que alcanza su apogeo, la bala caerá.

La resistencia al aire limita la velocidad, pero, las balas se diseñan para ser altamente aerodinámicas, de modo que la velocidad es bastante letal si llega impactar contra una persona”. Destaco que, al retornar, la bala puede adquirir una velocidad de entre 160 o más de 500 Km/h., en el primer caso provocar un chichón, en el segundo, matar. Todo dependerá de la fuerza del disparo, el peso del proyectil, el apogeo o altura que alcance y las condiciones ambientales, donde el aire jugará un papel importante. No puedo entender que las personas sean tan ajenas o insensibles a los daños, a la vida o la propiedad de otros. No es cosa de juegos, las balas no se desintegran en el aire, como suben, bajan; nadie conoce su trayectoria, aún a cientos de kilómetros de su lugar de origen.
La ONU se ha pronunciado al respecto pidiendo la prohibición de esta costumbre, cuyo estudio, entre sus principales conclusiones arroja que, de las víctimas de balas perdidas, 53% sufrieron lesiones y 47% resultaron muertas. ¿No es suficiente para emprender acciones?

María Teresa Patiño Amo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*La autora es comunicadora social.

ImprimirCorreo electrónico

Efectos de la declaratoria de inconstitucionalidad de la ley 22

En sentencia de fecha de 18 de abril de 2016, el Pleno de la Corte declaró inconstitucionales, artículos de la ley de contratación pública de Panamá (Ley 22 de 2006).

Se declararon inconstitucionales los artículos 20, 22 (parágrafo), 28 y 29 de la Ley 48 de 2011 (hoy artículos 58, 62, 92 in fine y 93), de la ley de contratación pública.
La sentencia no se ha ejecutado hoy, por que la Corte tiene que resolver una aclaración de sentencia que el gobierno le solicitó y esto ha demorado todo. La PLENO de la Corte está en mora en este tema. Fundamento de la corte en la sentencia. La ley contempla que la entidad licitante podrá, antes de recibir propuestas, cancelar la convocatoria del acto público sin mayor fundamentación.

Esta última frase, en la que se hace referencia a la cancelación de la convocatoria sin mayor fundamentación, es a todas luces contraria al deber de motivación del acto administrativo que tienen las autoridades públicas en resguardo de la garantía del debido proceso legal. El siguiente cargo de violación guarda relación con la atribución que se hace al Ministro de la Presidencia o a favor de quien el delegue, para exceptuar del proceso de licitación pública las contrataciones relativas a la adquisición de suministros, servicios u obras relacionadas con funciones que no le son propias, como son la seguridad ciudadana y del Estado. Desde esta perspectiva es claro, entonces, que la excepción consagrada, crea un privilegio desproporcionado e incoherente con los principios de mayor beneficio del interés público y plena justicia en la adjudicación, en virtud de que establece como único límite a la contratación, que la adquisición sea menor de tres millones de balboas, suma que resulta de tal amplitud que aleja de toda valoración objetiva y razonable la elección del contratista.

Como quiera que las decisiones de la Corte proferidas en materia de inconstitucionalidad, son finales, definitivas y obligatorias, la Asamblea Nacional no debe reproducir lo declarado inconstitucional por la Corte y en tal sentido, no puede salir a la vida jurídica el Artículo 50 del Proyecto de Ley 305, (introduce el nuevo Artículo 66-A de la Ley 22 de 2006) que pretende modificar la ley de contratación pública y que no ha sido vetado por el Poder Ejecutivo, en donde reproduce prácticamente todo lo tachado por la Corte e introduce una opción de contratación libre adicional y es la posibilidad de contratar de a dedo, los servicios legales cuyo monto no exceda la suma de tres millones de balboas, para atender demandas ante tribunales extranjeros.

Ernestro Cedeño Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es abogado.

ImprimirCorreo electrónico

El desastre de los registros sanitarios

Tengo diecisiete años de tomar Lopresor de 100 mg. Cada año, cuando se agota el medicamento, el distribuidor tramita un nuevo registro sanitario. Entonces comienza la pesadilla. Este es un medicamento que no tiene genérico, por lo tanto no hay ese paliativo.

Solo tengo medicamento para 10 días. No es gusto iniciar el año con esta sensación de inseguridad. ¡Qué sucede con los funcionarios que otorgan el registro sanitario a los medicamentos! ¿Por qué la demora? Acaso carecen de sensibilidad, o es que simplemente son incompetentes. He reflexionado sobre el tema y lamentablemente cuando piensas mal, aciertas. He llegado a la conclusión que, detrás de esta demora, se esconde un oscuro negociado, puede que me equivoqué, puede que no.

El medicamento ha incrementado su costo un 100% y eso me hace pensar que hay intereses oscuros… ¿Qué es más importante la estabilidad de un paciente o los oscuros negocios de los distribuidores de medicamentos? Este es un monstruo de mil cabezas que ningún gobierno se ha atrevido a enfrentar. Lo que estos inescrupulosos no saben es que esta deuda de lesa humanidad la pagarán. Llámelo karma o castigo divino. El que comercia con la salud de un pueblo, jamás queda impune, ya que, esa actitud irresponsable condena a los enfermos a agravarse o a morir.

En varias ocasiones he puesto un anuncio urgente en redes sociales y he hallado personas que lo han buscado de farmacia en farmacia. En una ocasión fue Amarilis, colaboradora de la Farmacia Botánica, la que me facilitó el Lopresor. Hace unos años, Juan, un joven atento y solidario, llamó a más de 60 farmacias hasta encontrarlo, años después se enamoró de mi sobrina María Elena y pronto se van a casar.

En otra ocasión mi hermano Juan Carlos los consiguió en Costa Rica. Esta situación ha sido una verdadera odisea. He podido llamar a esas personas para que resuelva mi problema. Pero no se trata de un caso personal. Si no de muchos pacientes que deben vivir ese viacrucis cada vez que se agota el medicamento. Ellos tal vez no tengan las facilidades de comunicación que yo tengo como escritora y promotora de la lectura.

En este país los pacientes estamos a la deriva, rodeados de tiburones que, además de navegar con nuestra enfermedad, lo hacemos con el estrés de no conseguir la medicina que controla nuestra enfermedad. Al Ministerio de Salud le corresponde resolver el problema de los medicamentos y este caso es solo una arista de la infinidad de este problema: baja calidad, bajo inventario, incluso en farmacias privadas, genéricos que no tienen la equivalencia del original…

Rose Marie Tapia R.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*La autora es escritora.

ImprimirCorreo electrónico

Censo de salud preventiva


El Censo de Salud Preventiva es una iniciativa nunca antes vista en otro país, ideada por esta administración. Se trata de evaluar a todas las personas mayores de 40 años y tomarles el peso, la presión arterial y exámenes de sangre básicos. Con estos datos se trata de descubrir si las personas sufren de alguna enfermedad que no sepan o que aunque no tengan síntomas, pudieran estar sufriendo. Las enfermedades que se buscan son básicamente hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad, dislipidemia (alteración de las grasas en sangre) y falla renal. Más de la mitad de las muertes en Panamá se deben a alguno de estos males o complicaciones de ellos.

La importancia de esta estrategia de salud preventiva es poder hacer el diagnóstico de algunas enfermedades que no necesariamente dan síntomas en forma temprana y poder empezar el tratamiento adecuado y así evitar las complicaciones de estas.
Estas personas que son diagnosticadas con algunas de estas enfermedades, se les abre un expediente que queda en el centro de salud de su área geográfica y entra en el programa de seguimiento y control.

Hasta el momento, se han vendado unas 100 mil personas y hemos encontrado que en la población >40 años el 35% sufre de hipertensión arterial; 12.6% de diabetes Mellitus, un 35.8% de dislipidemia y el 30.6% padece por el sobrepeso/obesidad.
En nuestra sociedad hay muchas personas con discapacidad por haber presentado alguna complicación de estas enfermedades por haber sido tratada tempranamente. Es por esto, que esta política de Estado, tendrá un gran impacto en nuestra sociedad.

Esto conlleva retos importantes en el abastecimiento y distribución de medicamentos, los cuales se han previsto y tomado las medidas pertinentes.
Los resultados que estamos obteniendo son realmente alarmantes y urge que la población tome en cuenta estos datos y empiecen a cuidar su salud para tener más y mejor calidad de vida.

Miguel Mayo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

*El autor es ministro de Salud de Panamá.

ImprimirCorreo electrónico

Ayuda para el que lo necesita


Existe una línea muy fina entre la creación por parte del gobierno en la tarea de crear programas de protección financieros a ciertos grupos calificados de “vulnerables” y la certeza que esa ayuda cumpla su objetivo y no se convierta al final en un simple afán politiquero electoral.

En atención a lo anterior, vale entonces preguntarse hasta dónde esta actitud debe prolongarse sin que se cumpla con la elemental evaluación de estos aportes cada cierto tiempo para garantizar la efectividad de los mismos. Es imposible mantener una inversión de esta naturaleza si los resultados no son positivos.

En Panamá, el Estado destina entre mil cuatrocientos y mil seiscientos millones de dólares cada año en programas subvencionados que van desde el tanque de gas, transporte, factura eléctrica, becas escolares, 120 para los 65, etcétera, como si fuéramos uno de los países más ricos del mundo.

El más elemental de los principios administrativos tiene que medir inversión versus resultados, de modo tal que al final se puedan concluir en lo positivo o negativo de la medida; o dicho en otra forma, si realmente se justifica mantener las mismas o si hay que eliminarlas. Aunque ello represente un alto costo político.

Estamos hablando de la buena utilización de recursos que provienen de todos los que tenemos sobre nuestros hombros las cargas impositivas. Para cualquier gobierno lo más fácil es regalar lo que no sale de los bolsillos del promotor de estos programas. Por ello les importa muy poco con los resultados.

Aquí se patrocina el costo de los tanquecitos de gas con el cuento que es para ayudar a los pobres y aunque esto en parte sea una realidad, existen otros que no re quieren de esta ayuda y que sin embargo se aprovechan de ella. El transporte es otro de los sistemas beneficiados y se paga lo mismo que en tiempos que el salario mínimo era la mitad del que existe hoy día.
Por supuesto que estoy a favor de que exista una redistribución de la riqueza más justa. Eso sí, que no se interprete que debemos aceptar que los amantes del juega vivo se quieran esconder en el marco de una solidaridad que los debe excluir.
Los 120 para los 65 están bien intencionados. Pero, ¿podemos decir que todos los que reciben esta ayuda realmente la requieren o la merecen? O simplemente estamos promoviendo a la condición de parásitos a gente que por vergüenza ni siquiera deben aceptar este dinero.
Ojalá algún día llegue un gobierno que se llene de valor y no peque de cobarde a la hora de remediar estas deficiencias. Tan solo eso estoy demandando.

Euclides M. Corro R.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es periodista

ImprimirCorreo electrónico

Monopolio

Necesitamos un zar anticorrupción. En Venezuela el cono monetario, previa identificación de mafias quienes venden la denominación de billetes de 100, y el gobierno socialista anuncia entonces un cambio de timón en la política monetaria, nos preguntamos si ¿su desastroso escenario es la consecuencia de la vanidad de las revoluciones? O la falta de buena fe de quienes toman decisiones por el Ejecutivo digamos Aristóbulo Izturis quien ha defendido y justificado el control de cambio como una medida política no económica? ¿Quién detenta el monopolio de la verdad? Tragedia. Termina la Navidad, Banksy un colectivo de artistas ingleses nos deja a un Jesucristo en la cruz lleno de regalos en ambas manos clavadas por nuestros pecados, de omisión. Defendemos las ideologías en Venezuela como vehículo fundado en la doctrina que abracemos y respetemos. Pese a desaciertos en las políticas monetarias adecuadas con la realidad y con nuestro tiempo. Las ideologías sugieren el respeto de los pactos, sobre todo el contrato social cuando se obtiene el poder y se gobierna a través de la política. Los socialistas pasan por un limbo ideológico, atrapados entre valores, la ética y la corrupción. Aún no tenemos un billete de $100 trillones como Zimbabwe, pero tendríamos semejanzas que pueden o no coincidir con el valor efectivo. ¡Erario venezolano!

Para Otto Lenel, nacido un 13 de diciembre de 1849, jurista judeo-alemán e historiador, mejor conocido por la reconstrucción del texto fundamental de derecho romano ‘Edictum perpetuum’ de los pretores romanos todo pacto debe ser de buena fe. Para Lenel los acuerdos llevan implícitos formas y conductas que “conviene observar, justamente y sin defraudación, entre personas honestas”. Ha sido esta referencia a la ausencia de defraudación, la que da el carácter de buena fe a la acción. Sea ideológica o monetaria. Este gobierno es autor del monopolio de las ideas y no crea políticas públicas monetarias de progreso. Jóvenes desempleados muestran paquetes de billetes como en un juego de Monopolio. El marrón una denominación que se nos va. Monopolio de las ideologías mal entendidas y que nos conducen por alejarnos de la verdad a la miseria. Razón tenía Cabrujas. Los venezolanos somos admiradores de los mitos, porque no entendemos nuestra historia. O más bien como el inicio del amante de Lady Chatterley. Cada inicio de siglo trae su zozobra. Hay que seguir viviendo a pesar de todos los firmamentos que se hayan desplomado. Es una tragedia jugar al Monopolio, se robaron $350 mil millones en Venezuela. Feliz 2017.

Ricardo Corro Paolini
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*El autor es abogado.

ImprimirCorreo electrónico

"Coltan", de Alberto Vázquez Figueroa

Tema ardiente es el del coltan, mineral estratégico e imprescindible en la industria aeroespacial, armas inteligentes, telefonía móvil y digital. La “desgracia” del Congo es poseer el 80% de las reservas mundiales. Por eso, y por sus reservas de diamantes, de oro, de petróleo y de maderas nunca ha podido estar en paz. No les conviene a los grandes intereses financieros, que han animado las guerras desde sus estados vecinos. Antes, padeció la terrible colonización de Bélgica después de que el aventurero Stanley la hubiera conquistado a sangre y fuego. Levantaron a los katangueños para mantener a la provincia más rica en reservas minerales fuera del Estado del Congo recién creado. Y Vázquez Figueroa coge el toro por los cuernos desde la primera página de esta novela trepidante.

Con las nuevas técnicas novelísticas, capítulos de dos o tres páginas, acción y relatos yuxtapuestos arranca con esta carta impresionante dirigida al Consejo de Administración de una Compañía, que no era otra que la siniestra Halliburton comandada por el entonces vicepresidente de Estados Unidos Cheney y por la familia Bush: “A la vista de que el Gobierno de EEUU piensa retirarse de Irak dejando tras de sí un rastro de muerte y destrucción que ha arrasado el país, hemos decidido que la empresa culpable de tan cruel y nefasto desastre –de la que ustedes son los principales dirigentes y accionistas- reintegre los beneficios que ha obtenido de una bárbara e injustificada agresión. Nos consta que no es posible resucitar a los muertos, pero sí lo es reparar los daños causados, y por ello exigimos que devuelvan dichos beneficios, que hemos calculado en cien mil millones de dólares.

De no aceptar nuestra justa demanda, cada dos semanas uno de ustedes será ejecutado; no importa lo que aleguen en su defensa, dónde se oculten o cómo intenten protegerse. La mejor prueba de que hablamos en serio reside en el hecho de que el cadáver del único miembro del Consejo de Administración que falta a la cita, Richard Marzan, se encuentra en el interior de una de las tinajas del jardín de su casa, a orillas del río. Si deciden colaborar les enviaremos una lista de los hospitales, escuelas, edificios, puentes y carreteras que deberán construir inmediatamente. De no ser así, antes de que finalice el verano tan sólo dos de ustedes habrán sobrevivido, pero por muy poco tiempo.

José Carlos García Fajardo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


*Profesor de la UCM.

ImprimirCorreo electrónico

El rey Herodes, privatizaciones y otras

Herodes, el famoso asesino de niños, es recordado cada 28 de Diciembre fecha a la que se le denomina el día de los Santos Inocentes. Esa historia aterradora que vivieron esos niños por la ambición de un señor que algo de psicópata debió tener, se repite hoy día.

Las muertes de niños en el mundo como consecuencias de guerras, violencia o pobrezas aún siguen escandalosas. Solo hay discursos hermosos y retórica demagógica pero todo sigue igual. Las disminuciones de esas muertes son pequeñas y existen nuevos ascensos en algunas naciones hermanas. Herodes debe ser desterrado del cerebro de muchas personas que por egoísmo e idolatrías al dinero ocasionan esta situación mundial. Ojala haya más solidaridad con esas criaturas inocentes víctimas de la indolencia.

En otro temas me entero que una empresa privatizada entrego al gobierno unos 10 millones como consecuencia de dividendos que me imagino tiene derecho el estado como codueño. La pregunta es? Cuanto obtenía el gobierno para obras sociales cuando fuimos dueños de esas empresas? De seguro los dividendos eran mayores y servían para mejorar la salud y educación de esta nación. Recordemos la cantidad de infraestructuras en escuelas, centros de salud etc. que se levantaron cuando fuimos dueños de la totalidad de esas entidades públicas y hoy día en manos mayoritarias de personas alejadas de la realidad nacional. Con fugas de nuestros dineros. Quienes aún defienden esas privatizaciones creemos han cavilado sobre ese error. ¿Medios Herodes? Finalmente… hay críticas diarias sobre la atención deshumanizada que prestan algunos servidores públicos en áreas tan vitales como la atención a la salud y la enfermedad. Sus causas son múltiples. Hay desmotivación, hay ausencia de liderazgo en algunos casos en su gerencia , hay indolencia y desdén creciente pero también hay un elemento distractor que muchas veces lo es al ser utilizado el celular. Sin contar muertes y accidentes que ocasiona. Cuántas veces hemos sido testigo del pésimo servicio de un servidor público o privado que mal utilizando el celular nos hace esperar en una gestión y escuchamos que los temas que comunican por esos aparatitos son superfluos. Por qué en algunas instituciones se prohíbe el uso del mismo al usuario del servicio y al proveedor y no puede hacerse ello en nuestras instituciones, sobre todo que atienden gestiones muy importantes para quienes pagan impuestos a la nación. Un Decreto Ejecutivo es necesario que los reglamente antes que surjan reacciones violentas del ciudadano que se sienta mal atendido. Hay algunas donde la ausencia de ese aparato mal utilizado se traduce en una excelente atención. Donde no hay disciplina impera el caos y el germen de la autodestrucción.

Eduardo Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico

Un análisis de la posición del Ejecutivo en el caso Odebrecht

Lo bueno, lo malo y lo feo, sobre el comunicado del Ejecutivo en el caso del Grupo Odebrecht.

Lo bueno.
Condena los hechos de corrupción, a través del pago de sobornos en Panamá, por parte del Grupo Odebrecht.
Procura garantizarse un pago en concepto de compensación, en favor del Estado. Se anuncia que se adoptaran medidas provisionales de importancia, contra el Grupo Odebrecht, como por ejemplo, el buscar el desistimiento de algunos procesos de precalificación.

Lo malo.
No pretende inhabilitar a la empresa, para las futuras contrataciones con el Estado.

Lo feo.
La presente administración se blinda de futuras investigaciones sobre las obras en ejecución con el Grupo Odebrecht, ya que exige informes de cada entidad: “sobre su cumplimiento de los términos contratados, el cual deberá ser avalado por la Contraloría General de la República (CGR)”. O sea, la CGR expedirá una especie de finiquito de las obras y las cuentas, que haría difícil que en el día de mañana, se cuestionen los contratos ejecutados en el ámbito procesal.
Sobre el finiquito, la Corte ha dicho lo que sigue: “Aceptar una investigación por parte de la Contraloría General de la República sobre un finiquito otorgado por ella misma, conllevaría al desconocimiento de aquella función constitucional privativa de dicho ente público de fenecer las cuentas de los funcionarios públicos, establecida en el numeral 3 del artículo 280 de la constitución. Por tanto, resulta de importancia recordar que determinada cuenta luego de ser examinada a satisfacción se le debe dar por terminada o concluida, es decir, se fenece la cuenta. La seguridad jurídica que este proceso representa, debe ser preservado, máxime cuando proviene de una facultad constitucional. Aunado a ello, debe resaltarse que al expedirse un finiquito, se está emitiendo una especie de certificación o constancia que las cuentas se encuentran a satisfacción”. (Sentencia del Pleno de la Corte Suprema de Justicia de 27 de octubre de 2010).
Se entromete en las funciones independientes del Órgano Judicial, cuando lo insta a actuar con firmeza y celeridad.

Ernesto Cedeño Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*El autor es abogado.

ImprimirCorreo electrónico

Otra ventana para aprender

Para nuestros abuelos era impensable la idea de estudiar en un lugar diferente a un salón de clases. A inicios de la República, los estudiantes asistían a la escuela durante la semana, en que la nota característica era permanecer en el aula por un par de horas, tomar apuntes del tablero y contar con un ábaco al realizar las operaciones matemáticas. Incluso, para quienes podían costearse estudios universitarios, las clases tenían esa característica de presencial. El tiempo ha pasado y con este las formas de transmitir los aprendizajes, aquellos instrumentos que aportan los conocimientos vitales para desenvolvernos en la vida con mejores competencias.

La educación a distancia es una realidad que llegó rompiendo barreras en tiempos y espacios. Una enseñanza que no requiere de la presencia de los estudiantes en el lugar de estudio. Son diversas las bondades que aporta un aula virtual a quien decide optar por este tipo de enseñanza. Entre estas destacan la flexibilidad en el horario para estudiar, la incorporación de herramientas tecnológicas para el manejo de la información, la capacidad de autorregular el aprendizaje y el acceso al conocimiento a las personas con discapacidad. Algunos estudiantes que han optado por la educación a distancia la describen como el oasis para adquirir nuevos conocimientos debido a que el acceso a la información es ilimitado. Una vez inician el estudio de determinada materia, el navegar a través del Internet les permite conocer las realidades de su país y compararlas con otras latitudes a miles de kilómetros.

Como toda oportunidad está cargada de desafíos y retos. El principal radica en la brecha digital que separa a quienes tienen acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a tan solo un ‘click’, y a aquellos estudiantes que no gozan en sus comunidades de servicios básicos como agua potable y carreteras apropiadas para el tránsito. Como Nación próspera, los gobernantes deben proveer de diversas oportunidades para que la educación, derecho universal de todo ciudadano, sea garantizada. Esto es una necesidad imperante dado que cada día al abrirse el telón, observamos una educación panameña con actores sin aprenderse el discurso, lo que ocasiona que, para algunos, esa obra de teatro sea simplemente aburrida y sin interés. Requerimos de hombres y mujeres entregados para lograr de una vez por todas, aplausos llenos de orgullo por los resultados obtenidos en el escenario de la vida.

Micaela Melgar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*La autora es periodista.

 

ImprimirCorreo electrónico

La vida te puede cambiar en segundos

Cuando veo el apetito insaciable de políticos, empresarios y personas corruptas por el dinero, me pregunto ¿para qué tanta avaricia?, si en un segundo les puede cambiar la vida. No hay dinero que compre la salud, el amor, la honorabilidad o felicidad y armonía en el hogar. Sin pensarlo, sin planearlo, ni esperarlo, un segundo cambia el curso de nuestra existencia. Situaciones fortuitas o las decisiones que tomemos determinan la fortuna o la desgracia, el éxito o el fracaso.

En la Nochebuena disponiéndome a salir a cenar en familia, di un paso en falso y terminé en el hospital operada a consecuencia de las fracturas. Un segundo, cambió mis planes y por fortuna no fue peor. Este hecho, otros muy cercanos y aquellos que relatan los medios de comunicación, dan lecciones para aprender y comprender la importancia de vivir el presente, valorar lo que se tiene y diferenciar lo pasajero e intrascendente de lo que es esencial e importante.

Si hacemos un inventario de lo que tenemos y hemos vivido, hallaremos ejemplos de más, para concluir que cada segundo cuenta. El día tiene 86,400 segundos, y uno solo puede borrar una historia y comenzar otra. Cada uno cuenta para marcar el destino de nuestra vida, esa que sigue corriendo porque el cronómetro no para.

Estimado lector, le invito a mirar a su alrededor, fijarse en lo que tiene, lo que puede hacer y de lo que se está perdiendo. La vida es tan maravillosa, pero pasamos distraídos por las ocupaciones, pendiente de la agenda y el reloj, concluyendo que no nos alcanza el tiempo. Sí alcanza, para desconectarse y disfrutar de la maravillosa oportunidad de abrir los ojos cada mañana. El mejor momento es ahora. El ayer ya pasó, el mañana no sabemos si lo logremos alcanzar; la vida tiene su ‘deadline’, su límite de tiempo. De modo que no hay que desaprovecharla soñando, planeando o viviendo la de otros. Pasamos haciendo un mapa de ruta que a veces ni empezamos a recorrer, la muestra son los propósitos de cada año nuevo. Tenerlo todo es lo que definimos como éxito. Comemos ansias, cuando podemos deducir sabiamente, como el cantante y compositor Bob Dylan, que “un hombre tiene éxito cuando se levanta por la mañana, y se acuesta en la noche, y en medio del día hace lo que le gusta”.

María Teresa Patiño Amor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

ImprimirCorreo electrónico

El gran fracaso escolar

Todos somos conscientes de la gravedad del sistema escolar en Panamá que año tras año se traduce en un mayor porcentaje de deficiencias, sin que se logre siquiera un atisbo de solución o que al menos todos los factores involucrados tomen conciencia sobre la importancia de provocar un cambio de 180 grados.

Por demás, ya está trillado aquello de que a todos nos compete hacer algo, ya sea al gobierno, a educadores, a padres de familia, a la empresa privada, a los medios de comunicación, etc. Sobran los estudios por expertos y todos coinciden sobre la necesidad de enfrentar cuanto antes la problemática.

Sin embargo, al final todo queda en un limbo de impotencia y muy poco de hacer lo correcto. Es decir, no hay avances efectivos. Vivimos una especie de “tira y falla”. Este año hemos llegado al record de fracasos escolares con más de cincuenta mil. La cifra causa espanto... pero es igual, seguimos con los brazos cruzados.

Vivimos quejándonos de que los padres de familia tienen ahora menos tiempo para ayudar a sus hijos en las tareas, que las redes sociales están deformando la calidad de la enseñanza, que el gobierno se la pasa por las ramas sin aterrizar en soluciones concretas, que los medios tampoco contribuyen y lo más grave, que los educadores no están dando la talla.

¿De qué vale todo lo anterior? Incluso cuestionar hasta dónde y en qué forma ha contribuido la aplicación de las “becas universales” en reducir la deserción y los resultados en el nivel de la educación en Panamá. Más allá de los beneficios electoreros de los políticos, me temo que solo estamos promoviendo una nueva clase de parásitos para el país.

Todos sabemos dónde radica el mayor problema. Hace falta un ministerio revestido de verdadera autoridad para producir los cambios que el sistema requiere, pero dando el ejemplo. Solo así podremos exigirle a la clase docente una actitud más decente frente a su responsabilidad como agentes de cambio.

Pero seguimos inmersos en un “círculo vicioso”. Hay que actuar con firmeza. Nada de paños tibios. Es necesario acabar con las protestas magisteriales que únicamente persiguen beneficios salariales, si a cambio no existe el compromiso de este sector de mejorar su calidad profesional. Seguimos con el lamento. La OEA nos coloca entre los peores, mientras que la Asociación de Profesores de Panamá se limita a decir que el bajo rendimiento escolar ‘es un reflejo de la sociedad panameña'. Así las cosas, seguiremos dando tumbos sin ver en el horizonte la más leve esperanza.

*El autor es periodista profesional

ImprimirCorreo electrónico

Pueblos marionetas, ¿lo somos?

Buen día. Una marioneta o un títere es una figurilla o muñeco de trapo, madera o cualquier otro material, usado para representar obras de teatro, lo manipula una persona o varias.

Son y han sido figuras apreciadas desde la niñez y hasta la adultez. Sobre todo si la capacidad de su presentación es de alta calidad.

Las marionetas o títeres hacen lo que sus manejadores desean.

Nuestros pueblos, y no es cosa nueva, pues muchos autores han escrito sobre el tema mantienen costumbres y hábitos propios de los títeres o marionetas.

Los hábiles gobernantes, medios de comunicación, poderes factuales, etcétera, son los grandes manejadores de nuestros pueblos marionetas. Se imponen hábitos y costumbres sin una base científica y la ausencia de una raíz autóctona.

Pero durante fiestas patrias nos jactamos de ser patriotas.

El reciente expendio de jamones, pasado por Hallowen, Black Friday y otras como suntuosas graduaciones de secundaria que originan gastos muchas veces innecesarios en poblaciones con escasez del dinero, son ejemplos de comportamientos titiritescos. Y qué decir del árbol de pino de Navidad. Lleno de resina y a veces potente alérgeno.

No se reflexiona si ese gasto sería más aprovechable en nuestro futuro, para una buena educación u otras inversiones racionales.

Como un teatro con un guión foráneo, nos comportamos como meras marionetas.

Igual cuando seleccionamos gobernantes. No reflexión. Nos manipulan con el clientelismo y danzamos felices como marionetas. Toca a cada uno pensar y repensar su rol en este escenario de nuestro país.

Hasta pronto.
*El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico

Indignación por contratos oscuros

Conforme a los medios de comunicación, la constructora brasileña Odebrecht pagó millones de dólares en sobornos en países de Latinoamérica y África, incluyendo a Panamá, según documentos publicados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Según el documento oficial, dicen los medios, los pagos a funcionarios corruptos e intermediarios se realizaron entre 2010 y 2014, durante la administración del anterior presidente y con los contratos obtenidos la empresa logró $175 millones de beneficios.

Siendo este el horizonte, Panamá no debiera contratar con la empresa en mención, hasta que el Ministerio Público de Panamá esclarezca esta situación, conforme a las leyes de nuestra República. Además, debiera dejar suspendidos los contratos en ejecución con esta empresa en mi opinión.

Conforme a la Ley 15 de 2005, que aprueba la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, Panamá no debería mantener una relación contractual con personas naturales o jurídicas con cuestionamientos sobre corrupción, en el ámbito local e internacional.

Veamos. Artículo 34 Ibídem. Consecuencias de los actos de corrupción.

Con la debida consideración de los derechos adquiridos de buena fe por terceros, cada Estado parte, de conformidad con los principios fundamentales de su derecho interno, adoptará medidas para eliminar las consecuencias de los actos de corrupción.

En este contexto, los Estados parte podrán considerar la corrupción un factor pertinente en procedimientos jurídicos encaminados a anular o dejar sin efecto un contrato o a revocar una concesión u otro instrumento semejante o adoptar cualquier otra medida correctiva.

Por su parte, nuestro Ministerio Público debe hacer llegar a los expedientes, las pruebas que corroboran el señalamiento foráneo, para hacer comparecer ante la justicia criolla, a los ex funcionarios o particulares que, en principio, participaron de las supuestas coimas.

*Doctor en derecho.

ImprimirCorreo electrónico

Teletón y valores nacionales

Hola. A pesar de percepciones claro oscuras de nuestras Teletones, la actividad anual suma opiniones más favorables que negativas. En alguna forma sustituyen las responsabilidades de nuestros gobiernos en materia de atención a la salud y a nuestros discapacitados. Realmente es una obra de un pueblo. Directa o indirectamente contribuye a cada meta anual. Nuestros discapacitados tienen diferentes orígenes en sus enfermedades.

Toca a nuestra sociedad fortalecer políticas de prevención para que cada día más sean menos los niños, jóvenes y adultos con limitaciones mentales o físicas en su vida. Quizás algunas con bases genéticas sean menos controlables, pero cada día se descubren factores que pueden desencadenar las enfermedades genéticas que debemos evitar. Sobre eso la epigenética nos proporciona más conocimientos.

Conocidos son los efectos del tabaco, alcohol, las deficiencias nutricionales, drogas ilícitas en ocasionar estas situaciones lamentables. Qué decir de la violencia y traumas. Son evitables. Prevenibles. En esta última Teletón, más allá de la conocida angustia para llegar a la cifra meta, observamos con orgullo de panameños la calidad de nuestros artistas que allí aportaron sus capacidades. No envidiables a ningún otro país. Nuestro respeto a invitados especiales. En esta forma ayudamos a nuestros artistas y fortalecemos nuestra identidad. No sentirnos opacados por otros países aunque sean poderosos en sus economías o fuerzas militares. Con tecnologías de adoctrinamiento mediático de primera. Compremos sus discos, que este dinero quede en Panamá. Lo nuestro, es lo nuestro. Más orgullo nacional y menos baja autoestima. Imitemos a Steve Biko, baluarte de la independencia de Suráfrica. Su arma: incrementar la autoestima de sus hermanos negros. Nuestros presentadores y presentadoras, muy bien. Felicidades.

Me atrevo a ser un poco atrevido y sugerir que en próximas Teletones participen sacerdotes católicos, pastores evangélicos, maestros musulmanes, rabinos, etcétera para que como país plurireligioso se dejen escuchar de sus lecturas muy breves distintos libros sagrados, la Biblia, el Talmud, el Torá, el Corán y otros, ese amor al prójimo que todos contienen en sus lecturas.
Religiosos como presentadores fugaces con un corto mensaje de amor y solidaridad. Mi respeto a agnósticos y ateos. Felicitaciones y éxitos futuros a nuestra Teletón y a su máximo organizador Club 20-30. Buen día.


*El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico

Una pesadilla navideña

Al fin llegaba a la cita que dos semanas atrás había pedido.

Espere una hora y me llamaron. La asistente hizo una convocatoria para entrar al consultorio con tono altanero. Cero cortesía.
Me empezaba a acomodar en la silla, y fui interrumpido al escuchar al galeno.

-“¿Qué viene usted a hacer aquí”?-

“Dr., tengo una tos de tres semanas, es seca con fiebre y no me alivio”. Dije con respeto.

-“Realmente no es nada grave. Así que tómese estas medicinas y, si no mejora, vaya al cuarto de urgencia”- Cerró el diálogo y mis esperanzas de mejorar.

Me dirigí a la farmacia, otra fila y presente mi solicitud de medicinas.

-“Siéntese y espere”- respuesta fría y desafiante. Ahora todo es computadora”- dijo la recepcionista.

Tres horas después, de las dos medicinas ordenadas, me entregaron una. Decía “paracetamol para la fiebre”.

El facultativo me había ordenado un hemograma y un examen de orina. Así que acudí a buscar fecha de atención en el laboratorio.

-“Lo lamento”- No hay reactivos -Venga el otro año”- terminó expresando otra servidora pública mientras chateaba y comía una empanadita.

Con esos “éxitos en mi tour” por la Policlínica me retiré a casa con mi Paracetamol y un papelito que decía que no había la otra medicina y que regresara.

Indagué en otras policlínicas y no había el “antitusivo”. Nombre que me aprendí de tanto preguntar. Lo compré

Lo he tomado e igual la paracetamol. Hoy después de tres días, se me interna en hospital con una neumonía.

Desperté… con gran ansiedad. Era solo un sueño. No creo y pienso que eso suceda en nuestra Caja del Seguro Social. Verdad?

Esta historia parece ficticia…

Felicito a ese personal de salud que si se han humanizado a lo largo de muchos años a pesar de decepciones con sus jefes o gerentes. Feliz Navidad y Próspero año 2017.

Hay todavía buenos servidores públicos con mística y responsabilidad.

Buenos días a todos.

*El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico

¿Qué nos pasa?

¿Que nos pasa?, porque a pesar de todos los avances tecnológicos e inventos que nacen con el propósito de facilitarnos la comunicación, es cuando menos hablamos con los que amamos y ni siquiera podemos mirarnos varios minutos a la cara. A pesar de todas las redes sociales y formas de mantenernos en contacto, ya no visitamos a nadie y la generación que estamos criando lo recibe como el mejor ejemplo.

¿Qué nos pasa?, porque mientras más acceso a información tenemos, desconocemos la verdad de lo que acontece a nuestro alrededor y preferimos creer la primera mentira que leemos o escuchamos. Que, a pesar de tener más herramientas educativas al alcance, nuestros hijos fracasan más en el sistema educativo. ¿Que nos pasa?, porque trabajamos tanto por darle lo mejor a nuestras familias y cuando creemos que lo tenemos, ya la hemos perdido. Que a pesar de ser lo que más amamos, le dedicamos el menor tiempo, ya ni a la mesa nos sentamos para cenar y dar gracias a Dios, cada uno come por su cuenta y donde sea. ¿Que nos pasa?, porque de pequeños nuestros padres nos corrigieron con vara y castigo, pero somos tan permisibles con nuestros hijos y cuando queremos arreglar el daño ya el muchacho está preso o muerto. ¿Que nos pasa? porque ya las parejas no cocinan juntos, no limpian juntos y comparten los quehaceres del hogar, sino que la pareja es solo para compartir la cama y ante cualquier problema cada uno por su lado, sin importar el impacto que en los hijos.

¿Qué nos pasa?, que desde hace tiempo vivimos aislados, no decimos buenos días, ni buenas noches a donde vamos, ni menos se lo exigimos a nuestros hijos. Los vecinos pasaron a la historia, solo son personas que viven en el mismo lugar que yo, lo vemos como chusmas, triste de dónde sacamos tanto orgullo que nos envenena. ¿Qué nos pasa?, porque somos los primeros en condenar el error o el pecado de otros y exigimos justicia, pero cuánto mentimos, jugamos al juega vivo y qué decir de lo que hacemos cuando creemos que nadie nos mira, violamos las normas y engañamos tanto como podamos. Sabiendo que el licor y el cigarrillo hacen daño y abusamos de su consumo.

¿Qué nos pasa?, porque a pesar que hay algo que nos habla a la conciencia seguimos ignorándolo como si nunca perderemos la vida. Pero aún hay esperanza, aún confío en una generación que vuelva su corazón a Dios, el único que nos puede llevar al camino del respeto, al trabajo honrado y al amor. Este es un tiempo propicio para reflexionar y decidir un mejor futuro para nosotros, la familia y Panamá

*El autor es periodista.

ImprimirCorreo electrónico

Junto a los muertos, enterramos la historia

El 20 de diciembre representa una herida sin sanar, tras 27 años de haber sido abierta a punta de bombazos. Inexplicablemente, ningún gobierno ha declarado este día como duelo nacional, pese a la muerte de inocentes y algunos valientes que vieron amenazada la soberanía, o lucharon ¡por la causa que fuera! La cifra de desaparecidos fluctúa, de acuerdo con el bando que la divulgue.

Nadie asimila el cruento ataque so pretexto de capturar a un hombre. Apresar a Noriega era tarea fácil para los gringos quienes, sin embargo, desplegaron su armamento y su fuerza, en una noche que nos marcó. Amparados, además, por el Tratado de Neutralidad, que a confesión del firmante Omar Torrijos, mantiene a Panamá “bajo el paraguas del Pentágono”. O sea, a merced de la posibilidad unilateral de una intervención estadounidense.

La invasión fue un golpe bajo de quienes se creen policías del mundo. Una pelea desigual de poderosos e imbatibles contra indefensos y pobres. A fin de cuentas, así operan los imperios, ejerciendo dominio sobre otros, por medio de la fuerza militar, económica y/o política. Lo vemos en el caso Waked al que, sin juicio ni pruebas, empujan a la quiebra. Ningún funcionario se ha parado firme para conservar las fuentes de empleo del empresario y al diario más antiguo del país, La Estrella, o condenar las desafortunadas declaraciones del embajador de EEUU. La historia registra poderosos imperios que invariablemente cayeron.

Este -que ha hecho desangrar al mundo en nombre de la libertad y la democracia- no será la excepción. Correrá la misma suerte, aunque el proceso tarde. Su debilitamiento se evidencia en las elecciones presidenciales, donde un personaje insospechado sale victorioso. Un habilidoso que aprovechó el desgaste de los partidos tradicionales. Y ni hablar del 11 de septiembre que supuso una probadita de lo que siembran por el mundo.

Muchos concluyen que fuimos campo experimental para que los gringos probaran sus instrumentos de muerte. Una aberración, como la de las farmacéuticas que, dicen, utilizan de conejillos de indias a vecinos de rincones remotos, que de tan pobres parecen no importar. Relatos de la invasión abundan. Falta interés por contar la historia, que ni siquiera se registra de manera oficial. No sé si han obligado a los gobiernos a enterrar los hechos como a los muertos, pero hoy más que nunca necesitamos hacer memoria y elevar la dignidad del pueblo al que no han reconocido ni resarcido su pérdida.

María Teresa Patiño Amor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*La autora es comunicadora social.

ImprimirCorreo electrónico

Carta de fin de año

Cada año se torna más difícil abordar el remate de las actividades relevantes acaecidas en el país; los balances, rendición de cuentas y los deseos para el año que viene, con la esperanza de que se mejore lo andado, que se revelen las buenas nuevas en el alba del nuevo año. En fin, renovar fuerzas y esperanzas.

Al gobierno, al presidente de la República, sus ministros, directores de instituciones, alcaldes, representantes de corregimientos, les pido que el año venidero trabajen. Que rindan cuentas, que sean responsables con la nación que los ha distinguido, entre millones de panameños, para que guíen y administren la cosa pública.

Que la justicia deje ese contoneo, devaneo, ese zigzagueo desorientador que deriva en la duda, en la sospecha, que actúe con rapidez y rigor. Que deje caer la espada de ‘La Justicia’ sobre los que han infringido las leyes, las normas de convivencia. Que envíe de una buena vez el mensaje alto y claro de que, en Panamá, el crimen no paga.

A los diputados de la República, de una buena vez dedíquense a sus responsabilidades. A construir un andamiaje legal moderno, futurista, con miras de llevar a la nación por el mejor sendero de la política nacional. Dejen ese proselitismo, esa política decadente, disminuida, inmunda, que los ha llevado a la compra de conciencias para poder elegirse.

Una solicitud especial a la Policía Nacional, que dicho sea de paso ha realizado un buen trabajo dentro de sus posibilidades, que evite de una buena vez el aje, la agresión, la amenaza, la intimidación para con el que han jurado proteger y servir; el ciudadano. Lo vemos cada día en los medios de comunicación social con esa expresión de amenaza y castigo, en vez de colaboración, ayuda y servicio que debe caracterizarles.

Al panameño de a pie, a la gente común como yo, exigir cada día este y otros deseos para que nuestro país alcance el bienestar social anhelado, con riqueza, equidad y justicia social, sin distingo de ninguna clase.
Que el año 2017 seamos mejores ciudadanos y exijamos que el de al lado, también lo sea. Dios bendiga a esta patria con la esperanza de que leguemos un mejor país a hijos y nietos. Feliz Navidad y que el año venidero les sea pródigo, abundante, generoso.

Melquiades Valencia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es periodista

ImprimirCorreo electrónico

La degradación de la política en Panamá

Es triste y lamentable ver cómo la política criolla en Panamá, sufre una degradación, en que los términos integridad, civismo, honestidad, transparencia y nacionalismo se han hecho obsoletos. Las instituciones públicas año tras año, han sido manejadas por algunos grupos de políticos trepadores o mercenarios, indignos e inmorales apátridas, incapaces y ciegos ante la cruda realidad que viven los panameños y extranjeros en el suelo patrio, que atraviesan por múltiples problemas sociales, el alto costo de la canasta básica, falta de empleo, la inseguridad, el mal servicio de transporte, la canalla situación de los agricultores que producen los alimentos en el país, la desatención a los centros educativos y el NO pago a tiempo de los docentes del país, la construcción de nuevas carreteras en Darién y el resto del país, el mal mantenimiento a las carreteras y caminos de penetración en diferentes áreas, pésimo servicio de los hospitales y centros de salud que incluye a la Caja del Seguro Social, el desabastecimiento de medicamentos e insumos. Y así pregonan su slogan ‘humanizándonos’, ¿para atender a quien? Si hay una gran población de asegurados, jubilados y pensionados cansados de esperar una mejor atención en cuanto a cita médica, laboratorios y cirugías, (esta situación pone en peligro la vida humana).

A los juega vivo, que con su coraza de política corrupta, egocéntrica, que cabalga en su miseria absoluta, en busca de sacar provecho de las arcas del Estado, en beneficio de los minúsculos grupos selectivos que incrementan la degradación de la gestión política en la administración del país. Profundizando con gran peligro los desenlaces sociales que nadie desea.

De seguro que la sociedad panameña, tendrá que exigir con más ahínco a todos los candidatos que pretendan ocupar los puestos desde presidente hasta representante, sobre su perfil y ejecutorias públicas y si trabaja en empresa privada, investigar su estatus económico y procedencia, cumplimiento de propuestas claras. Porque la sociedad añora con gran esperanza el restablecimiento de la dignidad en la clase política, por una verdadera justicia social, y urge una equidad humana entre todos los panameños.


*Relacionista público e investigador social.

ImprimirCorreo electrónico

Un gobernante equivocado

Lisímaco Jacinto López invita a debatir sobre la conveniente constituyente originaria para Panamá, y por eso le escribo. Más allá de su utilidad coyuntural deberíamos en primer lugar, buscar un candidato a gobernante que sea fiel a Dios y a su pueblo como Moisés, que genere leyes. O, como Samuel, que tenga intimidad con la verdad. Un gobernante como David que sea capaz de medirse en todas las batallas.

Como Salomón capaz de conducir a su pueblo en tiempos de bienestar y de progreso. Un gobernante como Nehemías que reconstruya a Panamá. O, como Judas Macabeo, para que acabe y luche contra la injusticia, la pasividad y la corrupción. En segundo lugar, los académicos como la profesora Anayansi Turner, quien conoce muy bien de amparos y garantías constitucionales nos explica en su obra sobre la Constitución de 1946, ponderada como la mejor de América Latina, en su momento que es muy distinto a un golpe de Estado.

Para Evans Loo, abogado y quizás el que va más claro en el debate por diferenciar golpe de Estado y constituyente. Para Loo: “El poder constituyente es un poder originario y único, que no puede encontrar fundamento fuera de sí; su naturaleza jurídica se deriva del derecho natural, un poder incondicionado, no posee límites formales o materiales. Un golpe de Estado es la toma del poder político, de un modo repentino por parte de un grupo de poder, vulnerando la legitimidad institucional”. Fin de la cita. En tercer lugar, Lisímaco todo tiene un tempo como para los griegos, y un ritmo útil para unir a los individuos humanos en una identidad colectiva compartida, donde los miembros del grupo anteponen los intereses del grupo por encima de sus intereses y seguridad individuales. Por lo del tempo, nos dice Alejandro Gamero, en su estudio sobre el tiempo relativo “se llama Kairos y se representa como un joven con los pies alados, completamente calvo, salvo por un mechón de pelo y con una balanza desequilibrada en su mano izquierda.

El significado literal de su nombre es el de ‘momento adecuado u oportuno’ y representa al tiempo en el que sucede algo importante, el tiempo de grandes acontecimientos. En principio puede parecer un Dios benigno, pero la balanza desequilibrada nos indica que es caprichoso que, a veces, nos favorece y otras nos perjudica”. Y no creo que sea el tempo preciso para una constituyente, del universo político y empresarial panameño puede salir un gobernante más que una constituyente Lisímaco.


*El autor es abogado.

ImprimirCorreo electrónico

Salvajismo y sociedad

“Foro que salvara al mundo del salvajismo”. Es el título de un medio de comunicación que recoge las opiniones de tres preocupados ciudadanos sobre lo que ellos catalogan de salvajismo en el siglo 21. Salvajismo se define como “modo de ser o de obrar propio de los animales o personas salvajes”.

Conjugando el titular y la definición de salvajismo a todas luces las expectativas del foro son atractivas.

Sin embargo el salvajismo está presente desde hace muchas décadas a tal punto que nuestros papás han hablado del capitalismo salvaje. Quizás sea una actitud de bárbaros y salvajes.

Definitivamente el comportamiento minoritario de algunos ciudadanos o corporaciones que obran en la oscuridad de políticas nacionales e internacionales son calificadas como tal… salvajes.

El hombre destructor del hombre, caso poco frecuente entre especies vivas, sigue creciendo.

El abuso del poder de las grandes potencias sobre países pequeños e indefensos es lo usual.

Se montan guerras con muertes de miles de inocentes y se detienen al gusto de los poderosos.

Se mantienen inequidades con fallecimientos prematuros y nada sucede. Se confeccionan listas con nombres de presidentes desprestigiados en su país por sus propios ciudadanos, para coaccionar a nacionses pequeñas.

No estaremos jamás de acuerdo con evasiones de impuestos, paraísos fiscales, corrupción y otros delitos que mantienen al mundo en una mayoría de pobreza y exterminio lento.

Y mucho menos que a nombre de la privacidad de pocos se maltrate la vida de millones.

Ya veremos que puede traer de bueno e interesante ese Fórum y que no quede en solo sueños y candideces.

*El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico

La ironía del imperio

El intercambio de acusaciones entre los dos candidatos a la presidencia de los EE.UU. en la pasada campaña electoral, más allá del resultado, nos hace pensar sobre lo irónico de hablar de intervencionismo y espionaje. Fue tanto como mencionar soga en casa del ahorcado. Advierto, estoy muy lejos de simpatizar con la gente del kremlin, pero tampoco puedo decir que soy un devoto admirador de la política estadounidense. Por fortuna he visitado varios estados de USA e igual tuve la oportunidad de estar en varias ciudades del entonces bloque soviético. Nadie me puede echar cuentos al respecto.

Infantil por no usar otro calificativo que la exsecretaria de Estado estadounidense en su fallida campaña por lograr la presidencia de su país, acusara a Rusia de “interferir” en su democracia e, incluso, de que esta acción “ponía en riesgo la seguridad nacional”. Aquí estamos los panameños todavía, un día como hoy hace 26 años, exigiendo explicaciones de una invasión estadounidense que tenía como único objetivo cambiar las estructuras de poder en Panamá. Para ello se valieron de sus poderosas armas para acabar con la vida de miles de ciudadanos.

Y así como Panamá, son muchos los otros países del mundo que han conocido de ese “amor a la fuerza” impuesto por Estados Unidos en que, obviamente, primero están sus muy particulares intereses. Por ello considero irónico que en medio de su reciente campaña electoral se hayan atrevido a hablar sin rubor alguno, de intervencionismo y de espionaje. Por ello, en la historia intervencionista de los grandes Estados contra el resto del mundo, ellos se reservan, y por mucha distancia, un nada glorioso primer lugar.

Tampoco se puede ocultar su supremacía ante el resto de las naciones, de su política de espionaje y ciberespionaje. Sin que sea una irreverencia a nuestras enseñanzas bíblicas, después de Dios, es probable que no haya “hoja que se mueva en el mundo en que ellos no estén soplando”. Ojalá que hoy, 20 de diciembre, los panameños nos empinemos sobre nuestras naturales diferencias, para exigir que se haga justicia con nuestro país y nuestros muertos. Que en esa actitud histórica el gobierno actual se dignifique y no se limite a los acostumbrados discursos viciados de retórica. Es hora de reclamar por el exagerado abuso de poder demostrado entonces por el imperio.

Que no nos quedemos esperando una vez más el acto valiente que ninguno de los gobiernos posteriores a la invasión, ha tenido. ¡Ojala...!


*El autor es periodista.

ImprimirCorreo electrónico

En el mundo de los aletargados

El parque automotriz de Panamá se sitúa en un millón 221 mil 999 vehículos inscritos, de acuerdo con la Dirección Nacional del Registro Único de Vehículos Motorizados (RUVM) de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), hasta el 9 de noviembre de 2016.

El informe del RUVM de la ATTT destaca que el parque vehicular en la provincia de Panamá y Panamá Oeste llegó a 925 mil 143 automóviles inscritos, lo que corresponde a un 75.7% del total nacional y es lógico que en los “tranques” sean el pan nuestro de cada día.

El pésimo servicio de transporte público que tienen las provincias de Panamá y Panamá Oeste contribuye en gran medida a que los panameños se endeuden o gasten sus ahorros en un auto que pueda hacer su trayecto más placentero desde y hacia el hogar.

Aunque el Metro de Panamá ha contribuido a desahogar el congestionamiento de las calles durante todo el año, alcanzado en octubre de este año un récord diario de pasajeros, con 283 mil 623 usuarios, no es la solución, debido a que solo alivia el sentir de un pequeño grupo de personas que, por lo general, debe tomar un segundo tipo de transporte para llegar a su destino.

El mal estado de las calles, las inundaciones y los malos hábitos de los conductores tampoco hace de ese trayecto el más relajado de la jornada. Los niveles de estrés a los que cada día nos vemos obligados enfrentar por esta situación no contribuyen a tener una sociedad más feliz o con una actitud positiva ante esta situación.

Esperemos que para el 2017 las autoridades, conductores y ciudadanos contribuyan a mejorar la vida de aquellos que no tienen escoltas o sin prioridades de paso, para hacer una sociedad más productiva.


*La autora es periodista en Metro Libre.

ImprimirCorreo electrónico

Materia pendiente

El año acabó, pero los problemas culturales en el país continúan. Buscando información en la web me encontré con noticias de 1999 en que, Rafael Ruiloba (director del Instituto Nacional de Cultura, en esos años) aseguraba que esta institución estaba en proceso de extinción, lo lamentable es que 17 años después la situación no mejora.

En agosto vimos a diversos músicos protestando frente al Teatro Nacional con el fin de llamar la atención de las autoridades por el abandono en que se encuentra esta obra y las escuelas que forman parte de la entidad; el resultado: nada.

A la fecha, es poco el cambio que se puede notar, aunque no hay que negar que los funcionarios intentan cubrir, sin éxito, todas las demandas y cada semana hay una variedad de eventos culturales en que las personas pueden apreciar el talento de nuestros jóvenes.

¿De quién es la culpa que la institución esté así? Es una pregunta que quedará como una película de terror, en suspenso, ya que todos los años se va deteriorando y toma fuerza esa lapidaria frase que repiten con frecuencia: “la cenicienta del presupuesto”, debido al poco dinero que le destinan para cubrir las necesidades básicas como entidad.

Intelectuales que estén dispuestos a apoyar no hacen falta. En una ocasión conversé con Danilo Pérez y me decía que para solucionar todos los problemas culturales se debe sentar a la sociedad civil con el gobierno y definir un plan de acción estatal, que no cambie cada cinco años.


*La autora es periodista en Metro Libre.

ImprimirCorreo electrónico

Burnout y Comunicación

Buen día. “El burnout laboral, también denominado síndrome del quemado o síndrome de quemarse en el trabajo, es un trastorno emocional de creación reciente que está vinculado con el ámbito laboral, el estrés causado por el trabajo y el estilo de vida del empleado. Este síndrome puede tener consecuencias muy graves, tanto a nivel físico como psicológico”. Hemos tomado esta sencilla definición de una página amiga del Internet.

Esta situación que provoca un ser exhausto o sea que está muy cansado, débil y sin fuerzas, conlleva muchas veces a cierta conducta indolente. Los ámbitos laborales panameños en el área de la salud están llenos de sobre-trabajo, escasez de recursos humanos etcétera, agregando factores extramuros como los tranques e inseguridades que intensifican esta situación.

Es común en ciertas profesiones como medicina, enfermería, educadores y otras.
Quizás ello explique algunas conductas de ausentes normas de urbanidad en nuestra relación con pacientes. En otros casos es simple incultura. Dentro de esa criticada falta de comunicación eficaz con el paciente se observa muy a menudo que nuestros usuarios desconocen las medicinas, procedimientos o cirugías a que han sido sometidos. Unas veces por falta de motivación del paciente, o temor de preguntar al facultativo. En este siglo 21 el derecho del paciente es conocer sobre su salud y enfermedad.

Un hecho cotidiano es que acuden a cuartos de urgencias. Le aplican soluciones parenterales y otros fármacos y salen sin saber qué recibieron. En ocasiones desconocen las hipótesis diagnósticas que se elaboraron ante sus síntomas y signos. Y peor ni el nombre del facultativo encargado del caso. En el seguimiento de estos casos se hace un tanto dificultosa la tarea. De ambos lados es necesaria más comunicación. De nosotros los médicos y del paciente. Nada de temores. Esa relación debe estar llena de empatía y compresión frente al que sufre. Una alianza de médicos–paciente. No enemigos. De lo contrario las críticas a las profesiones de la salud serán cada día mayores desluciendo a cada una.

A los católicos y no católicos los insto a leer la exhortación apostólica postsinodal ‘AMORIS Laetitia’ del Santo Padre Francisco y en especial el capitulo séptimo, todo un documento lleno de sabiduría y con raíces sobre la tierra. Se puede leer por internet y gratis. Quizás nos ayude en este tema y otros en medio de la crisis de sociedad en que vivimos. Hasta luego.


*El autor es médico.

ImprimirCorreo electrónico