Hablemos de promesas y de mentiras

Todo candidato electo llega al poder en medio de las expectativas que logró despertar durante la campaña electoral en la que, con promesas y juramentos, convencieron a los que por muchas razones todavía confían en que los políticos son gente seria, al menos en su mayoría.

Una vez, hace algunos procesos electorales, analizaba esta situación y señalaba que en definitiva el gran problema de los panameños es que les encanta el cuento y que, lógicamente, si un candidato no utilizaba este elemento, aunque fueran mentiras, difícilmente podría lograr su objetivo. Obviamente esto está mal.

No descarto que existan dosis de honestidad y de buenas intenciones. Los que en verdad están comprometidos con el desarrollo del país y su gente. Sin embargo, para que eso ocurra habría que decir verdades. Por ejemplo, que todo es posible en la medida que el pueblo esté dispuesto a esforzarse y hacer sacrificios. Que en esta vida nada es gratis.

Que hay que trabajar. Dejar de pensar que los gobiernos están para servirse de él y que los que sean electos para administrarlo tienen que afectar intereses creados, exigir que todos, en el sector público y en el privado, tengan que trabajar de verdad.

No es cuestión de dádivas, de regalar dinero, de patrocinar el menor esfuerzo, que tarde o temprano el presidente electo tiene la varita mágica para resolver los problemas, sin importar su magnitud. En fin, decir la verdad, dejar en claro que nada es posible sin dosis de sacrificio.

Por supuesto que a nadie le gusta escuchar y menos hablar de esto. En el fondo todos sabemos que un país, por grande que sea, no avanza sin que cada individuo esté dispuesto a hacer su parte. Por eso es que cuando termina “la luna de miel” entre el electorado y los que llegaron a la silla presidencial, se comienza a observar el desgaste entre las promesas y lo cumplido. La “burbuja” se rompe.

Los sueños se convierten en una pesadilla. Los “regalos” no alcanzaron para todos y viene la decepción.

Es una pena que esto ocurra, pero siempre pecamos de ingenuos, porque en el fondo todos sabemos que es imposible garantizar agua potable en cada residencia y rancho que hay en el país. Igual que es imposible acabar con la delincuencia y la ola de violencia.

Que no habrá funcionarios corruptos. Que la justicia no es tan ciega y que a los poderosos no les interesa otra cosa que tener más poder. Así de simple.

Euclides M. Corro R.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
*El autor es periodista.

Imprimir Correo electrónico

Más en opinión

En los zapatos ajenos

-Yalena Ortiz


La realidad de la sociedad es cada día más trágica. La violencia se ha vuelto algo común, muchos buscan culpables, responsables de un delito que nos corresponde a...

Errores infantiles inaceptables

-Euclides M. Corro R.


El gobierno de Juan C. Varela inauguró recientemente obras que sin lugar a dudas mejoran en su imagen y contenido, la “Calzada” de Amador. Algunos dirán que este...

WhatsApp, religiosidad y complejos monárquicos

-Eduardo Reyes Vargas

La herramienta del WhatsApp es usada con frecuencias para expresar la” religiosidad” de sus emisores (cristianos o católicos). Ya sean enviando imágenes o videos. Cada día más creciente.

Me parece...

Tranques agobiantes de nunca acabar

-Thaylin Jiménez

Cada vez resulta más agobiante para las personas trasladarse de un lugar a otro por los tranques incontrolables que a diario se producen en diferentes vías del país.

Buscando una...

La responsabilidad social empresarial

-Roberto Rollón

 

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se define, de acuerdo a la teoría conocida, como la inversión social voluntaria que hace el empresariado con la sociedad...

Vacunas, herramienta de costo efectividad en Panamá

-Miguel Mayo


A través de los años se han dado cambios cíclicos y periódicos en la incidencia de las Enfermedades Inmunoprevenibles, tales como el sarampión, la tosferina o la expansión...

La Empresa Privada y La 4ta. Revolución Industrial

-Néstor Altuve


En los próximos días, específicamente del 26 al 28 de abril, se estará llevando a cabo en Panamá el principal evento anual de la Asociación Panameña de...

Llegó la hora de hacernos escuchar

-Jorge Luis Prosperi

Aunque los panameños fuimos a las urnas y elegimos a los que nos deberían representar, la historia reciente nos ha demostrado que nuevamente nos equivocamos. Las acciones de los...