LOGOML

En Panamá, ¿no quieren ser negros?

“Yo conozco mis derechos”, decía el chico mientras la estilista lo peinaba, “la próxima vez que mi jefa me presione para cortar mis trenzas le diré que no tengo nada que discutir con ella, que me remita a su superior”, molesto refutaba el joven mientras trenzaban su cabello.

La estilista también, algo molesta, contaba una anécdota en que en un trabajo la encargada del local le decía que sus trenzas eran sinónimo de “cochinada” y que debía alisarse el cabello.

“Por eso cuando viene la gente blanca y chola, para el mes de la etnia negra a pedirme que les teja el cabellos les digo que no... son hipócritas, durante todo el año nos discriminan y vienen hacer su papel”, agregó la estilista. Esto me hizo reflexionar sobre sí, realmente, se ha erradicado la discriminación hacia la raza negra.

Pese a que en nuestro país mayo es atribuido al mes de la etnia negra, aún persisten las denuncias de racismo por la forma en que habla, viste o peina su cabello el negro. Muchos de los subalternos son obligados en algunas empresas a cambiar sus raíces para imitar la que es etiquetada como la raza superior blanca.

Me pregunto, ¿qué pasa en un país dónde más de la mitad de la población es negra? Pese a que las últimas cifras Instituto Nacional de Estadísticas y Censo, estima la raza en sólo un 14.9%, dijo en su momento el líder afropanameño Alberto Barrow en una entrevista con EFE. ¿Será que en Panamá no quieren ser negros?

Las entidades del Estado no se salvan de estos casos y, aunque son furtivos, ocurren. Recientemente, una funcionaria negra denunció ser objeto de discriminación en la propia Defensoría del Pueblo, entidad que se supone que debería defenderla. Incluso, en los propios libros de historia de nuestra nación omiten gran parte de la participación que tuvieron los negros en la construcción tanto del ferrocarril como del Canal de Panamá. Hay lugares inclusive en que prohíben la entrada de negros y, si entras, te miran por encima de los hombros.

¿Existe o no el racismo? ¿Qué hacemos para que esta situación sea erradicada? La verdad es que nada. Hay ocasiones en que tristemente las personas de color discriminan a su propia gente. “Te prohíbo que salgas con ese negro, hay que mejorar la raza”, dicen algunos ignorantes.

Lucy Garcés Évila
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*La autora es periodista en Metro Libre.

ImprimirCorreo electrónico