Escrito por el

Dentro de dos días celebramos otro Día del Pediodista y, como cada año, volveremos a ser la mejor profesión del mundo, los sacrificados, los más inteligentes y demás hierbas aromáticas. Cada año ocurre, pero quienes nos forjamos en estas lides, debemos mejorar para no caer en ese juego de creernos esos cantos de sirena y tampoco pretendernos superiores a los demás, pero si reconocer que muchas de las falencias de esta labor está en lo poco que invertimos en ser autodidactas. La universidad no lo da todo.

Igualmente, si seguimos en la oscuridad de la ignorancia, es decir, si no nos preparamos a conciencia para tratar determinado tema, no redactamos correctamente o lo hacemos con errores ortográficos, ¿cómo vamos a defender nuestro trabajo profesional? Quiero explicar con esto que en algunos canales de televisión, emisoras y medios impresos hay quienes, sin haber pasado un día en una facultad para formarse como reporteros o haberse leído un buen libro, porque dependemos de la lectura para engrosar nuestro léxico, buscan ejercer de periodistas.

De esta forma, algunos camarógrafos se han hecho reporteros, igual fotógrafos o hasta secretarias. ¿Será que desempeñan mejor labor que alguien que estudió en una universidad? Hay abogados, nutricionistas, médicos, meteorólogos y un montón de etcéteras que ocupan y se ocupan de un trabajo que debe ser nuestro.
Por eso insisto en que debemos ser autodidactas, tener en la lectura a nuestra mejor aliada porque me ha tocado leer, oir o ver en televisión cualquier cantidad de ‘horrores’ ortográficos, muletillas eternas y términos o nombres de lugares inventados porque se desconoce cómo se escribe o se llama determinado sitio.

Otra cosa, hace poco, para ser más preciso el 27 de octubre, el Consejo Nacional de Periodismo instaló su ‘Comité de Ética’, el cual quedó presidido por Atenógenes Rodríguez. Si es un órgano de autoregulación, en ética informativa sobre la labor que efectúan los medios de comunicación y, por ende, los periodistas, ¿por qué en dicho grupo de cinco miembros hay un abogado y una empresaria? O sea, ¿podría alguien explicar por qué la labor periodística la inspecciona quien no tiene que ver con el gremio? ¿Habrá algún periodista en el Tribunal de Honor del Colegio de Abogados? Creo que no. ¿Hasta cuándo el irrespeto? El periodismo para los periodistas.
*El autor es editor en Metro Libre.