El doctor Oz y demás

Buen día. Nunca estaremos en contra que la población conozca más sobre su salud y las enfermedades. Además de los tratamientos idóneos para sus malestares.

En nuestros diferentes medios de comunicación se proyectan “expertos” en materia de medicina que pretenden hacer docencia a nuestro pueblo.

Si esas enseñanzas están basadas en estudios serios y no en pseudoestudios o falacias, enhorabuena. Pero de ocurrir lo último solo se confunde a la población y esos es dañino. Uno de esos personajes el doctor Oz. Que es muy comentado por pacientes y otras personas en Panamá. El colega no radicado en nuestro terruño, ha sido cuestionado en su país y en otras naciones porque algunos de sus consejos no tienen la evidencia científica. Así lo informan algunos medios internacionales, como la revista ‘British Medical Journal’.

Algunas medicinas complementarias si llenan este requisito, pero otras no. Al igual que el famoso doctor Oz, existen personas no idóneas dando consejos que sustentan en la verdad científica. Todo ello es muy peligroso. Realmente no sabemos cuántas hospitalizaciones, descompensaciones de enfermedades o muertes surjan por seguir indicaciones no veraces. Creo que hay un vacío de la academia médica, de las asociaciones y de instituciones garantes de la salud que deben aclarar cuando una mentira se intenta vender como una verdad.

Una debilidad de nuestra atención como médicos, y resaltada a nivel mundial, pues ocurre en muchas naciones, es la ausencia de una verdadera comunicación médico-paciente. Da margen a que los “brujos” y demás estén explotando a los ciudadanos. El profundizar la ignorancia o el desconocimiento sobre salud y enfermedad en nuestra población no es ético. Esperemos que en el transcurrir del tiempo surjan las verdades médicas sustentadas en estudios que cumplen todo el rigor de la investigación y vayan en esa forma alejando a nuestros ciudadanos de la pseudociencias.

Ni el Dr. Oz ni los pseudo científicos me preocupan en mi práctica médica diaria, pues la educación continuada y persistente me permite alumbrar, como otros colegas, las penumbras y oscuridades que a veces provocan en forma irresponsable. Queda en su libre albedrío seguir viéndolos o escucharlos.

Hasta pronto.

*El autor es médico.

Imprimir Correo electrónico

Más en opinión

WhatsApp, religiosidad y complejos monárquicos

-Eduardo Reyes Vargas

La herramienta del WhatsApp es usada con frecuencias para expresar la” religiosidad” de sus emisores (cristianos o católicos). Ya sean enviando imágenes o videos. Cada día más creciente.

Me parece...

Tranques agobiantes de nunca acabar

-Thaylin Jiménez

Cada vez resulta más agobiante para las personas trasladarse de un lugar a otro por los tranques incontrolables que a diario se producen en diferentes vías del país.

Buscando una...

La responsabilidad social empresarial

-Roberto Rollón

 

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se define, de acuerdo a la teoría conocida, como la inversión social voluntaria que hace el empresariado con la sociedad...

Vacunas, herramienta de costo efectividad en Panamá

-Miguel Mayo


A través de los años se han dado cambios cíclicos y periódicos en la incidencia de las Enfermedades Inmunoprevenibles, tales como el sarampión, la tosferina o la expansión...

La Empresa Privada y La 4ta. Revolución Industrial

-Néstor Altuve


En los próximos días, específicamente del 26 al 28 de abril, se estará llevando a cabo en Panamá el principal evento anual de la Asociación Panameña de...

Llegó la hora de hacernos escuchar

-Jorge Luis Prosperi

Aunque los panameños fuimos a las urnas y elegimos a los que nos deberían representar, la historia reciente nos ha demostrado que nuevamente nos equivocamos. Las acciones de los...

Híbridos políticos

-Eduardo Reyes Vargas

“Un híbrido  es el organismo vivo animal o vegetal procedente del cruce de dos organismos por la reproducción sexual de razas, especies o subespecies distintas, o de alguna o...

¿El panameño no lee?

-Yalena Ortiz

Es una famosa frase que muchos toman como estandarte o escudo para justificar la forma de actuar de los nacionales.  Desde escritores hasta gobernantes toman como real esta premisa...