Ante la crisis,Constituyente es la opción más efectiva

Panamá atraviesa una crisis política considerada la más grave en toda la vida republicana de este país. La Institucionalidad está peligrosamente debilitada y el Estado de Derecho ha colapsado. La separación constitucional entre los Órganos del Estado ha desaparecido en virtud de una desmedida injerencia presidencial en los otros dos poderes instituidos, dejándolos en total dependencia y evidente genuflexión.

El ex Consejero Presidencial y hasta hace poco presidente del partido Panameñista, Ramón Fonseca Mora, confesó públicamente que presidente Juan C. Varela eligió a Magistrado Ayú Prado para presidente de la Corte Suprema en virtud de que es un individuo “manejable”. Esto desnuda lo que se sospechaba, que todos los fallos de la Corte se hacen a complacencia del Presidente de la República.

Luego elige al nuevo magistrado del Tribunal Electoral, Juncá, para mantener su control en esa entidad. Como si no faltara más, la Asamblea Nacional aprueba, al parecer sin tener los votos reglamentarios, el proyecto de ley 245, que parece ser una especie de ganzúa diseñada por los diputados, solicitada por el Ejecutivo y entregada al Ministerio Público para que pueda romper y abrir la puertas de la impunidad y permitir escape del castigo legal a los amigos y adláteres del gobierno actual.

Sin duda, todo esto amerita una reconstrucción integral del Estado, pero de forma pacífica y democrática. Es sólo es posible mediante una impostergable Constituyente, que logre consensuar nuevas reglas del juego que permitan alcanzar el “Bien Común” para todos.

Cristóbal Silva
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*El autor es ingeniero.

ImprimirCorreo electrónico