¿El panameño no lee?

Es una famosa frase que muchos toman como estandarte o escudo para justificar la forma de actuar de los nacionales.  Desde escritores hasta gobernantes toman como real esta premisa, pero se tiene que analizar.

Empecemos por lo que hace el mundo literario por acrecentar el número de lectores. Solo en septiembre, para la feria del libro, se escuchan promociones o algún tipo de incentivos para los lectores. Un  buen libro, de acuerdo al género, está entre $20 y $30. Se pueden justificar los títulos nacionales cuyo valor es de 10 balboas en adelante por los costos y esfuerzos que implica la impresión en una de las pocas editoriales.

Pero los precios elevados no contribuyen a la democratización de la cultura, ¿o es que solo los ricos pueden comprar un libro? En cuanto a las políticas gubernamentales, como es común dejan mucho que desear, tanto subsidios e incentivos para las grandes industrias; y no he tenido el placer de leer alguna que hable de abaratar los insumos en la elaboración o incrementar el emprendimiento, nuevos espacios para la adquisición.

Y no me van a decir que las personas "de a pie" no están interesadas en la lectura; porque la abandonada política de colocar libros en las estaciones del metro tuvo mucho éxito, al punto que solo quedaron las repisas repletas de libros en inglés.

De que vale el interés, de que vale las ganas, si al final de la jornada no se tiene el dinero para creer con la cultura, viajar con la lectura y descubrir nuevos caminos con la lectura y los pudientes no ayudan  porque prefieren que sigamos ignorantes. Señores, el panameño sí lee, el problema es el sistema que nos quiere hablando como si acabáramos de salir de la selva. *La autora es periodista.

Imprimir Correo electrónico

Más en opinión

En los zapatos ajenos

-Yalena Ortiz


La realidad de la sociedad es cada día más trágica. La violencia se ha vuelto algo común, muchos buscan culpables, responsables de un delito que nos corresponde a...

Errores infantiles inaceptables

-Euclides M. Corro R.


El gobierno de Juan C. Varela inauguró recientemente obras que sin lugar a dudas mejoran en su imagen y contenido, la “Calzada” de Amador. Algunos dirán que este...

WhatsApp, religiosidad y complejos monárquicos

-Eduardo Reyes Vargas

La herramienta del WhatsApp es usada con frecuencias para expresar la” religiosidad” de sus emisores (cristianos o católicos). Ya sean enviando imágenes o videos. Cada día más creciente.

Me parece...

Tranques agobiantes de nunca acabar

-Thaylin Jiménez

Cada vez resulta más agobiante para las personas trasladarse de un lugar a otro por los tranques incontrolables que a diario se producen en diferentes vías del país.

Buscando una...

La responsabilidad social empresarial

-Roberto Rollón

 

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se define, de acuerdo a la teoría conocida, como la inversión social voluntaria que hace el empresariado con la sociedad...

Vacunas, herramienta de costo efectividad en Panamá

-Miguel Mayo


A través de los años se han dado cambios cíclicos y periódicos en la incidencia de las Enfermedades Inmunoprevenibles, tales como el sarampión, la tosferina o la expansión...

La Empresa Privada y La 4ta. Revolución Industrial

-Néstor Altuve


En los próximos días, específicamente del 26 al 28 de abril, se estará llevando a cabo en Panamá el principal evento anual de la Asociación Panameña de...

Llegó la hora de hacernos escuchar

-Jorge Luis Prosperi

Aunque los panameños fuimos a las urnas y elegimos a los que nos deberían representar, la historia reciente nos ha demostrado que nuevamente nos equivocamos. Las acciones de los...