Un Defensor del Pueblo sin voz ni brillo

Más relación con la población, beligerancia y protagonismo en los problemas que afectan a la ciudadanía, se le exige al actual Defensor del Pueblo, Alfredo Castillero Hoyos, pues miembros de la sociedad civil alegan que esta entidad se ha convertido en un ente decorativo.

Para Donaldo Sousa, presidente de la Federación de Profesionales, la figura del Defensor “no defiende a nadie y menos al Pueblo. Es decorativo, además sus normas no le permite hacer nada”. En tanto, Ricardo Miranda, dirigente de la Juventud Ngäbe, dijo que “él debería defendernos a todos los panameños, pero el pueblo no lo conoce”.

De la misma forma, Carlos Lee, de Alianza Ciudadana Pro Justicia, opinó que “la comunidad quiere ver a la Defensoría a la cabeza de las luchas por reivindicar el Estado de Derecho, mucho más productiva, y reaccionando ante las reclamaciones ciudadanas”.

Reinelda C. Álvarez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @ReineldaAlvarez
Instagram: @ReineldaAlvarezO

ImprimirCorreo electrónico