Escrito por el

En el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Primera Dama de la República de Panamá, Lorena Castillo de Varela, promovió la eliminación del matrimonio infantil, el matrimonio temprano y forzado,y porque se asegure que todas las niñas estén capacitadas para tomar decisiones informadas sobre su salud sexual y reproductiva.

Durante su intervención, como conferencista en el evento convocado por la Comisión Interamericana de Mujeres de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Castillo de Varela expresó que se hace necesario asegurar que la educación sexual integral esté disponible y que los servicios estén libres de discriminación y estigma cuando las niñas buscan información y servicios de salud sexual reproductiva.

“Necesitamos políticas para asegurar que las niñas tengan las mismas oportunidades económicas, servicios integrales para el VIH, la salud sexual y reproductiva, incluyendo prevención, tamizaje y tratamiento para el cáncer cervical”, enfatizó Castillo de Varela en este evento que tiene entre sus objetivos formular recomendaciones legislativas, políticas y programáticas preliminares, con base en las buenas prácticas y las lecciones aprendidas existentes, para iniciar una respuesta conjunta, integral y efectiva.

En 2015, Panamá aprobó la Ley 30 que modifica y deroga disposiciones del Código de la Familia, con el cual se prohíbe a los menores de 18 años contraer matrimonio.Con esta norma se modificaron artículos del Código de la Familia y del Menor que establecían edades mínimas, según sexo, para contraer matrimonio: 14 años para las niñas, y 16 años para los varones.

Realidad en la región y en el mundo

En el evento que contó con la participación del Secretario General Adjunto y Secretario General Encargado de la Organización de Estados Americanos (OEA) Néstor Méndez, la Primera Dama dijo que en la actualidad una de cada tres niñas en América Latina se casará antes de los 18 años y que según los datos a nivel mundial, a diario 41 mil niñas se ven obligadas a contraer matrimonio temprano. De acuerdo con estas cifras, cada año más de 14 millones de niñas se casan antes de cumplir 18 años.

“Para estas chicas, sus esperanzas y sus sueños terminan antes de que puedan comenzar a vivir como adultos independientes”, expresó la también Embajadora Especial de ONUSIDA para América Latina y portavoz del movimiento Cero Discriminación, tras agregar que al ser madres a temprana edad, las niñas a menudo sufren complicaciones y muchas mueren debido a embarazos tempranos e involuntarios y violencia de pareja.

Manifestó que el matrimonio infantil es un factor de riesgo para la violencia de pareja y las niñas menores de 18 años que contraen matrimonio tienen más probabilidades de experimentar violencia dentro del matrimonio que las mujeres que se casan en edades más adultas.

La también portavoz global del movimiento Cero Discriminación sostuvo que con excepción de Colombia, los países de América Latina y el Caribe que cuentan con información sobre la violencia de pareja, registran que las niñas de 15 a 19 años experimentan mayores niveles de violencia de pareja que las mujeres adultas.

Recordó que en 2012, el Fondo para la Infancia de Naciones Unidas (UNICEF) informó que 120 millones de niñas de todo el mundo han sufrido violaciones u otros actos sexuales forzados en algún momento de sus vidas.

Castillo de Varela dijo que la violencia contra las mujeres y las niñas es una epidemia mundial, un abuso de los derechos humanos y una causa y consecuencia del VIH.

La Primera Dama remarcó que en las regiones de alta prevalencia del VIH, los estudios han demostrado que las mujeres que han experimentado violencia de pareja, tienen 1.5 veces más probabilidades de infectarse con el VIH que otras mujeres.

Precisamente, Castillo de Varela como Embajadora Especial de ONUSIDA para América Latina, ha impulsado la igualdad de género, el empoderamiento y autonomía de las mujeres para avanzar en la lucha contra el VIH/SIDA y evitar que la enfermedad se siga propagando.

En el evento en el que se lanzó el nuevo informe de la CIM: “Informe hemisférico sobre violencia sexual y embarazo infantil en los Estados Parte de la Convención de Belém do Pará”, participaron entre otros, la Subsecretaria Adjunta de Asuntos Globales Canadá; Sarah Fountain Smith, la Coordinadora Principal para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, USAID; Susan Markham, la Directora Ejecutiva Adjunta, Girls not Brides [Niñas no Novias]; Heather Hamilton y la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) Carmen Moreno.

La Primera Dama estuvo acompañada por la Directora Ejecutiva y de Proyectos del Despacho ; Ana María De León, por la Directora de Relaciones Públicas y Comunicaciones Melisa Velarde, por el Embajador de Panamá en Washington; Emanuel González Revilla y por el Embajador Representante Permanente de Panamá ante la OEA; Jesús Sierra.