Precariedad y opacidad, los problemas de los periodistas panameños

La seguridad física de los periodistas que trabajan en Panamá no corre peligro, como sí ocurre en otros países de la región, pero los informadores se enfrentan a otros problemas como la precarización laboral o la opacidad informativa, coincidieron hoy varios expertos en declaraciones a Acan-Efe.

"No estamos como en México o Colombia, donde mueren periodistas por el simple hecho de ejercer la profesión. Aquí, en Panamá, nuestra profesión esta enmarcada en otro problema: el acceso a la información", indicó la presidenta del Colegio Nacional de Periodistas, Blanca Gómez, consultada en ocasión del Día Internacional para poner fin a la Impunidad en los Crímenes contra Periodistas, que se celebra mañana miércoles.

La ONU, que estableció este día en 2013 en conmemoración del asesinato de dos periodistas franceses en Malí, calcula que durante la última década más de 800 informadores han sido asesinados simplemente por informar y solo el 10 % de estos crímenes ha concluido en condena.

El oscurantismo y las trabas para conseguir información fiable y rigurosa, según Gómez, es especialmente "preocupante" en el sector público, aunque el sector privado y las organizaciones sociales tampoco se libran.

A pesar de que el actual Gobierno se ha esforzado en mejorar la transparencia, sigue siendo habitual que en una rueda de prensa se oculten datos o que haya funcionarios que "ataquen" a los periodistas que cuestionan sus actuaciones, precisó la presidenta del gremio.

"Hay muchos funcionarios que todavía no entienden que la transparencia debe ser parte del ejercicio diario de sus funciones y que tienen que rendir cuentas a la sociedad y a la prensa", denunció Gómez.

En Panamá, un país de menos de 4 millones de habitantes, ejercen la profesión más de 2.200 periodistas. En los últimos 25 años, ha habido diversos ataques contra informadores, tanto físicos como en las redes sociales, pero solo dos muertes conocidas.

Para el secretario general del Sindicato de Periodistas de Panamá, Filemón Medina, la precariedad laboral es también una forma de violencia contra los periodistas.

"La violencia no involucra solo la pérdida de la vida o la agresión física. La estabilidad laboral, los bajos salarios o el no pago de las prestaciones también son formas de violencia", apuntó Medina.

Según el sindicalista, la mayoría de los periodistas del país cobran el sueldo mínimo estipulado para esta profesión, 610 dólares al mes, cuando deberían percibir mensualmente "al menos" 1.500 dólares, ya que cuentan con un título universitario y, en muchos casos, con estudios de posgrado.

Además, añadió, apenas existen contratos fijos y "por lo general, los periodistas panameños no firman ningún documento escrito y su relación laboral con el medio se establece en la mayoría de los casos a través de un contrato verbal".

"Últimamente se ha puesto de moda en los medios de comunicación contratar a periodistas bajo la categoría de 'proveedor informativo' (los denominados "freelance") para que el empresario pueda eludir su responsabilidad con la seguridad social y el pago de las nóminas", denunció Medina.

Foto: Agencia de Noticias Panamá

Etiquetas: Último Minuto

ImprimirCorreo electrónico