Panamá tratará a los cubanos en tránsito igual que al resto de indocumentados

 

EFE| El Gobierno de Panamá tratará a los cubanos que se encuentran cruzando el país en su camino hacia Estados Unidos de la misma manera que al resto de migrantes indocumentados, indicó hoy a Acan-Efe el director del Servicio Nacional de Migración, Javier Carrillo. "A cualquier extranjero que entra ilegalmente en el país, se le aplica la ley. Ellos (los cubanos) entraron ilegalmente en Panamá, están aquí de manera irregular", explicó Carrillo.

EE.UU y Cuba anunciaron ayer un acuerdo migratorio que elimina con efecto inmediato la política "pies secos/pies mojados", que se adoptó en 1995 y que daba a los cubanos la posibilidad de obtener la residencia permanente un año después de llegar a EE.UU, incluso si lo hacían ilegalmente, siempre que no fueran interceptados en el mar. Antes de la derogación de la política "pies secos/pies mojados", Panamá hacía la vista gorda y dejaba que los cubanos cruzaran el país, pero con los cambios migratorios adoptados por EE.UU. la situación "ha cambiado", reconoció el funcionario.

"No vamos a hacer ningún operativo especial contra ellos, ni vamos a ir al albergue a buscarles. Pero si un agente les pide papeles en la calle y no los tienen, vamos a aplicar las mismas normas que aplicamos con todos los extranjeros irregulares", entre las que se encuentra la deportación, añadió Carrillo. Actualmente, las autoridades locales calculan que los cubanos que están atravesando Panamá no superan los 200, la mitad de los cuales se encuentran en un albergue situado en la capital panameña y gestionado por la organización religiosa Cáritas.

La medida anunciada el jueves era una larga demanda del Gobierno de la isla, que busca frenar el éxodo de cubanos de los últimos años, agudizado a raíz del deshielo diplomático y que hace un año provocó una crisis humanitaria en Centroamérica. Miles de isleños se quedaron entonces varados en Panamá y Costa Rica, porque Nicaragua les cerró la frontera alegando razones de seguridad nacional, y la situación llegó a ser crítica.

Según Carrillo, el país centroamericano recibió en 2016 más de 27.000 migrantes irregulares, la mayor parte de ellos cubanos, aunque también haitianos, africanos y asiáticos. En medio de la crisis migratoria, los cancilleres de 9 países latinoamericanos, lugares de tránsito de los migrantes, enviaron una carta al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en la que pidieron a EE.UU. revisar su política migratoria con relación a Cuba.

El nuevo acuerdo también puso fin a un programa de alivio migratorio que permitía solicitar asilo a profesionales médicos cubanos que abandonaran sus misiones internacionales o que cursaran estudios en el exterior, iniciado en 2006 y conocido como "Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos" (CMPPP).

ImprimirCorreo electrónico