Panamá no baja la guardia sobre el zika porque el virus "llegó para quedarse"

EFE | Las autoridades sanitarias de Panamá reconocieron hoy que no se puede bajar la alerta con respecto al zika porque, aunque la incidencia del virus es "menor" que hace unos meses, se siguen detectando "nuevos casos".

"Es una enfermedad que llegó para quedarse. Somos un área endémica. Todavía hay muchos países que mantienen las alertas para venir a nuestros países porque (el virus) persiste en un nivel bajo, pero persiste, al igual que el dengue", dijo en declaraciones a los medios el viceministro de Salud de Panamá, Eric Ulloa.

Desde que se detectó el primer caso de zika en Panamá, en diciembre de 2015 en la comarca indígena Guna Yala, limítrofe con Colombia, se han registrado un total de 443 contagios (28 de ellos de ellos en mujeres embarazadas), 8 casos y 3 muertes por microcefalia en recién nacidos, recordó Ulloa.

El Gobierno de Panamá anunció la semana pasada que empezará a distribuir en los próximos días entre mujeres embarazadas de todo el país 5.000 kits "anti-zika", que contienen repelentes, preservativos y material informativo y que fueron proporcionados por la Organización Panamericana de Mercadeo Social (PASMO, por sus siglas en inglés).

El virus es transmitido por el mosquito Aedes aegypti, que también contagia el dengue y el chikunguña, aunque en otros países hay también indicios de trasmisión por vía sexual.

El zika se identificó por primera vez en 1947 en los bosques de Zika en Uganda (África) y fue detectado en América Latina en 2014 por las autoridades de Chile, que confirmaron el primer caso en la isla de Pascua.

ImprimirCorreo electrónico